Entradas

OPINIÓN: Regresan los ataques a jueces y periodistas

¿La Justicia acorrala a algunos líderes progresistas de América Latina porque son progresistas o porque son corruptos? ¿Los medios periodísticos son meros instrumentos de esa estrategia y de poderosos intereses que nada tienen que ver con la información y la opinión? Leer más

OPINIÓN: El Gato y el Tío, flor de estadistas

Como aperitivo de lo que podría venir, ya estamos viendo lo divertido que resulta Tío Alberto tratando de demostrar que él pertenece a Occidente mientras la Vice, el hijo de la Vice y los amigos del hijo de la Vice son todos hinchas del ISIS. Leer más

El Financial Times dice que fue el Papa Francisco quien alentó la reconciliación de Alberto Fernández con Cristina Kirchner

Según el Financial Times, «el momento decisivo en las cuatro décadas de carrera del hombre que muchos creen será el próximo presidente de Argentina tuvo lugar a comienzos de 2018, cuando tuvo un encuentro privado con el papa Francisco».

Leer más

En Mendoza, Cristina apoyando a Anabel Fernandez Sagasti: «Sorry, hoy con la comida estamos igual que Venezuela»

La exmandataria Cristina Kirchner comparó hoy la situación alimentaria de la Argentina con la crisis en Venezuela, donde un cuarto de la población está en «necesidad de urgente ayuda humanitaria», según un reciente informe de la ONU. «Sorry, pero hoy con la comida estamos igual que Venezuela», dijo la precandidata a vicepresidenta por el Frente de Todos desde Mendoza. Leer más

Interpol detuvo a dos abogados que manejaron U$S 30 millones del ex secretario de los Kirchner

En un nuevo avance de la «Operación Tango», Interpol detuvo a los abogados, una norteamericano y otro canadiense, vinculados con el destino oculto de parte de los 70 millones de dólares que el ex secretario privado de los Kirchner, Daniel Muñoz, y su viuda Carolina Pochetti sacaron de los Estados Unidos e invirtieron en un proyecto hotelero en las islas británicas Turks and Caicos. Leer más

OPINIÓN: Presidente delegado, anomalía institucional

Cuando el líder y el candidato no coinciden en una misma persona, alperonismo le cuesta mucho ordenarse. Siembra desorden y contraórdenes hacia adentro y confusión hacia afuera en el espacio más sensible: el electorado. La anomalía institucional que significa que por primera vez en la historia mundial la persona destinada formalmente a secundar a un presidente nomine al candidato al cargo principal no es una rareza inédita en el justicialismo.

Ya en 1973, Juan Domingo Perón había hecho algo parecido al candidatear a presidente a su gris delegado personal, Héctor J. Cámpora. Si bien el odontólogo de San Andrés de Giles ganó con el 49,5% de los votos, la cosa no funcionó, se sostuvo apenas 49 días en el poder y el verdadero dueño de los votos, el viejo general, triunfó unos meses más tarde con un porcentaje bastante más alto (62%) al clarificarse la propuesta.

Algo parecido sucedió en 2015, pero el experimento en ese caso fracasó de movida. La presidenta Cristina Kirchner consintió sin muchas ganas que el candidato presidencial de su fuerza fuese Daniel Scioli. Pero ya entonces comenzó a juguetear con el cargo del vice y nominó a un hombre de su extrema confianza, Carlos Zannini, su garante para impedir cualquier desvío. La propuesta nuevamente era confusa e intrigante. Corrían alocadas versiones sobre conspiraciones que auguraban el desplazamiento de Scioli si pretendía cortarse solo. En las PASO y en la primera vuelta ganó Scioli, pero para el ballottage, una mayoría ajustada lo pensó mejor y ganó Mauricio Macri.

Alberto Fernández -que volvió a tener una agarrada fuerte con un connotado periodista cordobés en la semana que pasó- viene expresando públicamente disidencias con respecto a varias acciones del gobierno anterior, y Cristina Kirchner calla y no las retruca (y si lo hace, no trasciende). ¿Será una mera estrategia para pescar votantes incautos por fuera del redil K? Probablemente.

Ariel Sribman Mittelman, profesor de Ciencia Política en la Universitat de Girona, se pregunta en una reciente columna en el diario El País, de España, qué ocurriría si ganan y comienzan a chocar. «Con toda certeza -puntualiza- se pondrá de manifiesto una gran anomalía: que la vicepresidenta tendría más poder que el presidente», quien «vería artificialmente jibarizado su poder». Remata que «Cristina abona una idea muy arraigada en la política argentina: que quienes ocupan las instituciones pueden hacer con ellas y desde ellas lo que quieren».

Ahora, analicemos la hipótesis del eventual triunfo: Alberto es elegido presidente, Cristina no dice ni mu desde el Congreso y lo deja hacer. Aun así, a cada decisión que el primero tome, y pueda ocasionar controversias en el seno del ultrakirchnerismo, todo el periodismo, en automático acto reflejo, girará su mirada hacia la jefatura del Senado en busca de la reacción de la viuda de Kirchner. Será inevitable.

Como la líder natural del espacio funciona hasta el momento en modo atemperado en su cómodo formato de presentación de su libro (siempre con el mismo periodista itinerante, Marcelo Figueras, anteayer, por ejemplo, desde Mar del Plata), el rígido verticalismo unipersonal tan característico desde siempre en la historia del peronismo no se viene expresando en toda su intensidad, sino que, por el contrario, se yuxtaponen líneas variadas, y hasta divergentes, comenzando con el discurso del candidato delegado que suele sonar más amplio, siempre y cuando no se le cruce ningún periodista que lo saque de las casillas (en este sentido, vale repetirlo una vez más, supera con creces a sus jefes Néstor y Cristina Kirchner, que, por lo menos, nunca intentaron hacerse los buenitos).

Luego, en paralelo, la multiprocesada senadora y el candidato a gobernador bonaerense Axel Kicillof proponen visiones más dogmáticas. Cada uno de los tres cuenta con sus propios equipos de comunicación que funcionan en vasos comunicantes entre sí.

Los «cristinistas» no discuten la nominación al cargo máximo de Alberto Fernández y se cuadran ante la decisión de su jefa por más que aquel en declaraciones y algunos spots reivindique como mucho mejor la etapa «nestorista», como si una y otra fuesen tan diferentes y no se hubiera echado en esa primera etapa los sólidos cimientos de lo que sería el hegemonismo autoritario encarnado por la autora de Sinceramente.

Santiago Cafiero, hijo de Juan Pablo y nieto de Antonio, gran contrafigura del presidente Raúl Alfonsín, que tuvo un intento fallido de establecer un peronismo republicano, coordina el equipo de Alberto Fernández. En dicho staff revista Juan Pablo Biondi, como jefe de prensa; Juan Manuel Olmos, que suma su experiencia en la ciudad, y el Chino Navarro, para cuestiones de política territorial. Juan Courel (exsecretario de Comunicación bonaerense de la era Scioli) asesora con su expertise en la materia con perfil bajo.

La idea es hacer una campaña de contrastes -hoy empiezan a salir nuevos spots- que apunte más al futuro y esquive mejor aquellos temas del pasado que no les son convenientes. Buscar ser menos agresivos es un objetivo a conquistar que no siempre logran. Es que lo esencial -siento disentir con El Principito-, tarde o temprano, si se mira con atención, termina haciéndose bien visible a los ojos.

Para Clarín/Pablo Sivén

OPINIÓN: Deslealtad en Argentina

La decisión de Cristina Fernández de optar a la vicepresidencia eligiendo a un presidente supone un trastorno institucional. Leer más

OPINIÓN: El riesgo de resucitar a Néstor Kirchner

Durán Barba opina que hay un 25% de voto casi inaccesible para Mauricio Macri. El porcentaje ascendería a 45% parea Cristina.

Leer más

OPINIÓN: La grieta entre Alberto y los ultra K

Fernández cree que Sergio Massa lo ayudará a poner moderación. Pero La Cámpora se impuso en el armado de las listas.
Leer más

OPINIÓN: Tejen acuerdos entre macristas y peronistas

Miguel Ángel Pichetto , el único político que habla de las cosas que no se nombran, anunció que él (¿su espacio también?) votará por Mauricio Macri si hubiera una segunda vuelta entre el actual presidente y la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Leer más