Un parque nacional abrió un sorteo para matar a 12 bisontes y se anotaron 45.040 personas

Es en los Estados Unidos. Se elegirán a 25 cazadores. Los funcionarios aclararon que este “sacrificio controlado” se debe al impacto negativo que tienen estos animales en el lugar.

El Parque Nacional del Gran Cañon en los Estados Unidos lanzó, por primera vez en su historia, un sorteo para participar en el sacrificio controlado de 12 bisontes que se realizará en septiembre. La respuesta de los cazadores fue instantánea y muy numerosa: hubo 45.040 inscriptos en el evento.

Kaitlyn Thomas, portavoz del Servicio de Parques Nacionales, informó que se seleccionarán a 25 personas a través de una lotería y de los ganadores se elegirán a las personas que presenten solicitudes completas, precisas y calificadas. Entre los requisitos para ser candidatos estaban tener un buen estado físico, aprobar una prueba de puntería y estar “dispuestos a sacar los cuerpos de los animales sin asistencia”.

Bisontes pastando en el Parque Nacional Gran Teton en Wyoming. (Foto: AFP)

La manada de bisontes de House Rock está conformada por aproximadamente 400 a 600 bisontes. Las autoridades del parque planean reducirla a no más de 200 ejemplares en los próximos años. Los animales que sobrevivan a la cacería serán relocalizados fuera del parque, siendo destinados a cacerías estatales.

Según los funcionarios, que hablan de sacrificio en vez de cacería, el motivo de su decisión se basa en las preocupaciones de los impactos ecológicos por las estampidas a través de los densos bosques, el pastoreo excesivo y la permanencia de la manada en el Parque Nacional.

“A lo largo de los años estos bisontes comenzaron a congregarse alrededor de fuentes de agua naturales y cambiaron sus comportamientos migratorios para permanecer dentro de los límites del parque durante períodos más largos durante el año”, aseguraron las autoridades en un comunicado.

Bisontes en un parque en Montana que se dedica a su reproducción. (Foto: AP)

Según los funcionarios del parque es incorrecto hablar de una caza porque en este caso no habrá una persecución justa, es decir, será más parecido a un sacrificio. La caza está prohibida dentro de los parques nacionales, pero la agencia estatal tiene autoridad para matar animales que dañan los recursos, utilizando personal del parque o voluntarios.

Quienes sean seleccionados tendrán una agotadora tarea por delante: no podrán utilizar vehículos motorizado o animales de ganado para transportar al bisonte y tendrán que hacerse cargo de llevarse el cadáver. A cambio del traslado, podrán llevarse hasta un animal, incluida la cabeza, el cuero y la carne.

El Departamento de Caza y Pesca proporcionará al voluntario el permiso necesario para poseer y transportar el cadáver del Parque Nacional del Gran Cañón. “No habrá desperdicio de carne de caza, y no habrá desperdicio de dólares de impuestos para contratar tiradores pagados”, subrayaba el encargado de la comisión de Arizona de caza y pesca.

Según cuentan los libros oficiales de historia, los bisontes del Gran Cañón son descendientes de los introducidos en el norte de Arizona a principios del siglo XX por el ganadero Charles ‘Buffalo’ Jones. Algunas fuentes aseguran que en un momento Jones cuidaba a unos 150 búfalos, y se dice que el 15 por ciento de la manada actual son sus descendientes.

En 1902, el presidente Theodore Roosevelt nombró a Jones como el primer guardabosques de Yellowstone, luego del establecimiento oficial del parque en 1872. Como uno de sus primeros actos oficiales, Jones obtuvo tres toros reproductores de la manada de búfalos de Goodnight.

Cartel de peligro que anuncia la presencia de bisontes en una carretera dentro del Parque Nacional Gran Cañon. (Foto: AP)

Los bisontes eran una fuente significativa de recursos para los pueblos originarios de América del Norte. Con su cuero podían realizar materiales y su carne era un bien preciado ya que era su principal fuente de alimento. Los nativos americanos valoraban su relación con el animal y lo consideraban sagrado.

Sin embargo, la caza indiscriminada casi extingue a la especie que se encuentra en Estados Unidos. El Gobierno fomentaba su caza y la población de millones de bistontes se vio reducida a unos cientos de ejemplares. Gracias a las tareas de conservación y reproducción la población actual ronda los 150.000 animales y, en el caso del Parque Nacional del Gran Cañon, su presencia llega al punto de presentar un desafió ecológico que los llevó a tomar la decisión de abrir su primera lotería de caza.

Fuente: TN

Please follow and like us: