,

Luka Doncic, la llave de Dallas Mavericks para una victoria histórica que alimenta el sueño del anillo

Una función para la historia. Y de la mano de una tarea increíble, su equipo llegó a la final de la Conferencia de Oeste de la NBA. Nada podía resultar mejor para el esloveno Luka Doncic que fue la figura excluyente de la paliza que Dallas Mavericks que dio a Phoenix Suns. Y resultó una aplastante victoria por 120-90, una diferencia tan abultada para un séptimo juego de playoffs que no se daba algo así desde hace 74 años.

Doncic mostró tu su repertorio, demostró por qué es una de las estrellas de la NBA y volvió a enviar señales que permiten creer que la conquista de un anillo para los Mavericks es posible. El esloveno cerró una noche con 35 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias en apenas 30 minutos. Y en este escenario un duelo ante Golden State Warriors en la final de la Conferencia Oeste de la NBA es un plato delicioso.

Para dimensionar lo que fue la producción de Doncic vale como referencia saber que se fue al descanso del entretiempo, con 27 puntos, los mismos que todo el equipo de Phoenix. Ningún otro jugador había igualado o superado el total de puntos del equipo rival al descanso en los últimos 25 playoffs. Y terminó el partido con un 12 de 19 en tiros y 6 triples de 11 intentos.

Dallas volverá a una final de Conferencia después de 11 años, ya que la última vez que estuvo en una situación idéntica fue en 2011, cuando conquistaron su único anillo, de la mano del alemán Dirk Nowitzki y tenían como base al actual entrenador del equipo: Jason Kidd. “No sé qué decir. Esta es una victoria increíble, todo el mundo jugó tan duro como pudo. Los Warriors son un equipo de campeonato. Será muy difícil de nuevo”, dijo Doncic tras una jornada histórica.

Luka Doncic tuvo una producción de 35 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias en apenas 30 minutos
Luka Doncic tuvo una producción de 35 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias en apenas 30 minutos Christian Petersen – GETTY IMAGES NORTH AMERICA

Nowitzki estuvo en el estadio de Phoenix y tras el partido fue directo a darle un abrazo a Doncic, un jugador al que cuidó desde su desembarco en la franquicia. “Ver a Dirk nos dio mucha confianza. Cuando ves a Dirk en los asientos a pie de campo, encima fuera de casa, te da mucha confianza. Dirk es Dirk. Todos apreciamos que estuviera aquí. Me estoy divirtiendo, y cuando me divierto es cuando juego mejor. Pero hoy todo el equipo fue increíble, nunca vi una actuación así en un séptimo partido y fuera de casa”, dijo Doncic.

Tan impactante resultó la producción de los Mavericks que construyeron una victoria que quedará para el recuerdo, porque es la primera vez, desde la creación de la NBA, que un equipo, en un séptimo juego apabulla a su rival y le saca 33 puntos de diferencia. El último juego con una disparidad tan grande en un séptimo juego data de 1948 por las semifinales de la BAA en un cruce entre Philadelphia Warriors y St. Louis Bombers, que finalizó con la victoria de los primeros por 85-46.

Spencer Dinwiddie, de Dallas, apoyó la titánica tarea de Doncic y sumó 30 puntos para la victoria ante los Suns
Spencer Dinwiddie, de Dallas, apoyó la titánica tarea de Doncic y sumó 30 puntos para la victoria ante los Suns

Doncic, apoyado por los 30 puntos de Spencer Dinwiddie, en una noche en la que los Mavericks dominaron técnicamente, tácticamente y mentalmente a los Suns, el mejor equipo del año en la temporada regular con un balance de 64 victorias y 18 derrotas. Tan demoledor resultó el trabajo de Dallas que apenas se registraron 11 puntos de Devin Booker (3 de 14) y 10 de Chris Paul (4 de 8), con sólo cuatro asistencias. Fue tan malo lo que hizo Phoenix, que Booker llegó al descanso del partido con un 0 de 7 y Paul, con 0 de 4. Ninguno de los dos acertó en tiros de campo y solo anotaron desde la línea de libres.

Fuente: La Nación

Please follow and like us: