“Las cosas han empeorado”: el diagnóstico del Gobierno en una carta a Rusia y la presión por el componente 2 de la vacuna Sputnik V

En tono de reclamo, una asesora del Presidente Alberto Fernandez le planteó al Fondo Ruso de Inversión la necesidad “urgente” de la Argentina de recibir las unidades acordadas; “Ni siquiera pudimos tener el mínimo”.

La carta de la asesora presidencial al CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa
La carta de la asesora presidencial al CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa

“Como mencioné hoy, nuevamente nos encontramos en una situación muy crítica. Esperábamos que las cosas fueran más sencillas, pero han empeorado”. Ese fue el diagnóstico con el que Cecilia Nicolini, asesora clave de Alberto Fernández en materia de vacunas conta el Covid-19, abrió hace apenas dos semanas la carta que le envió a Anatoly Braverman, la mano derecha de Kirill Dmitriev, el CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, por sus siglas en inglés), institución que financia el desarrollo del fármaco Sputnik V.

La misiva, a la que tuvo acceso LA NACION, plantea la “urgente” necesidad que tiene la Argentina por recibir el componente 2 de la vacuna rusa, indispensable para completar los esquemas de inoculación en aquellas personas que recibieron la primera dosis hace más de 90 días. En tono de reclamo, exige el cumplimiento del contrato firmado para la adquisición del inmunizante producido por el Instituto Gamaleyaal que acusa de no haber entregado ni siquiera el mínimo de las unidades pautadas.

“Todavía estamos esperando una cantidad mínima del componente 2 para completar los tratamientos para las personas con más de 90 días de intervalo. Fuimos muy proactivos para encontrar una solución a las dificultades que tenían con esto, pero ni siquiera pudimos tener el mínimo”, se queja Nicolini en la carta dirigida al RDIF, y exige: “Necesitamos urgentemente al menos 1 millón para vacunar a las personas mayores este fin de semana. Compartimos con usted este requerimiento varias veces”.

La asesora presidencial también reclama el faltante de dosis del componente 1, y advierte que “el contrato corre el riesgo de ser cancelado públicamente”. “Entendemos la escasez y las dificultades de producción de hace algunos meses. Pero ahora, 7 meses después, seguimos muy atrasados, mientras estamos empezando a recibir dosis de otros proveedores de forma regular, con horarios que se cumplen”, manifiesta.

En otro tramo de la misiva, presiona además al organismo ruso por el envío a la Argentina de un protocolo para pediatría. “Todavía no recibimos nada”, asegura, para luego referirse a los avances en relación con la producción local de la Sputnik V.

“Fue un gran paso para todos nosotros. Solo le pedimos que tenga los primeros resultados antes del 9 de julio, ya que es una fecha muy importante para nosotros, el Día de la Independencia (…) Es 7 de julio y todavía no está listo ni lo estará para el 9 de julio, como el Presidente les pidió amablemente. Fue el único y más importante pedido del Presidente Fernández y fue, otra vez, una decepción para él y para el país”, sostiene.

¿Cuándo llegarán más dosis del segundo componente de la Sputnik-V?

Luego de la llegada de 500.000 dosis del segundo componente de la vacuna rusa a la Argentina en la última semana, el Gobierno prevé el arribo de un nuevo lote en los próximos días, aunque no se especificó cuántos inmunizantes serán trasladados en esta oportunidad.

Hasta el momento, llegaron al país a la Argentina 11.868.830 vacunas de Sputnik-V, de las cuales 9.375.670 corresponden al componente 1 y solo 2.493.160 al componente 2.

“Estamos trabajando para que esta semana sigan llegando Sputnik V segundo componente. Siempre entre una dosis y otra hay que esperar al menos ocho semanas. Esperamos que, durante este mes, se pueda empezar a recibir ya de forma sostenida”, expresó a comienzos de esta semana la ministra de Salud, Carla Vizzotti, a su regreso de la gira por Reino Unido.

La carta completa de Cecilia Nicolini al director adjunto del Fondo Ruso de Inversión Directa

Fuente LA NACION
Please follow and like us: