La recaudación fiscal creció 82,1% en junio, impulsada por Bienes Personales y Ganancias

Según informó el Ministerio de Economía, lo recaudado por Ganancias aumentó 109,8% interanual, mientras que lo ingresado por Bienes Personales creció 108,9% en ese mismo lapso, y lo que entró por los tributos asociados a la Seguridad Social se incrementó 83,2%. “Con el nivel de ingresos alcanzado en el mes de junio, se estima una expansión interanual en términos reales por vigésimo segundo mes consecutivo”, afirmaron en la cartera que conduce Martín Guzmán.

Los impuestos con mayor respuesta a la actividad económica (+75%) contribuyeron también a explicar el crecimiento de la recaudación nacional. Dentro de este grupo se encuentran el IVA (+77,8%), el impuesto a los Créditos y Débitos (+90,7%), los Internos Coparticipados (+52,4%) y el impuesto a los Combustibles Líquidos (+32% interanual).

Claro que siempre debe incluirse en el análisis a la inflación, que tuvo un crecimiento interanual en mayo (último dato publicado por el Indec) de 60,7%; con lo que, en el caso específico de algunos de los tributos que componen la recaudación, puede observarse que el aumento real fue prácticamente nulo (por ejemplo, es el caso de los derechos de exportación).

No obstante, Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), afirmó que la recaudación de junio reflejó la intensidad de la recuperación de la actividad económica y el empleo, creciendo un 11% real. “De los últimos siete años, el primer semestre fue el de de mayor recaudación”, subrayó el especialista.

Además, Argañaraz indicó que, en el semestre, la recaudación se anotó un crecimiento real del 6,6%. “Si se consideran los primeros semestres de los últimos siete años, 2022 marca la máxima recaudación, algo que se explica por el alto nivel de lo ingresado en concepto de Ganancias. Esto último tuvo su efecto también en lo recibido por las provincias por coparticipación, que tuvo en junio el máximo nivel de los últimos 13 años en el primer semestre y un alza de 15% real respecto de igual mes de 2021″, enfatizó.

En tanto, Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma, dijo que el dato de la recaudación de junio estuvo en línea con lo esperado. “Ganancias, IVA y seguridad social fueron por lejos lo más fuerte. En IVA juega la inflación y la recuperación del consumo post covid, ya que hay que recordar que comparamos con junio de 2021, donde todavía eran fuerte las restricciones para los servicios, que ahora están a pleno. En Ganancias, en tanto, es obvio el efecto de la inflación y la recuperación”, comentó.

En el caso de los tributos a la seguridad social es insoslayable la influencia de la salida de la pandemia. “En un contexto de salida de las restricciones, ahora muchos de los que no pagaban por estar incluidos en Repro II y por acuerdos de suspensiones por Art. 223 bis Ley contrato de Trabajo [casi la totalidad de los sectores de servicios en junio 2021], ahora sí están pagando cargas y aportes”, explicó Caamaño.

En lo que respecta a los crecimientos reales del IVA, el impuesto al cheque, los tributos relacionados con la seguridad social y Ganancias, Argañaraz precisó que fue de 9,4%, 16,6%, 12% y 28%, respectivamente. “Ganancias está colectando el incremento derivado de la reforma a personas jurídicas del año pasado más la suba de la base imponible pospandemia. Tuvo un gran crecimiento real, lo que, dada su alta ponderación, significó un alto impacto tanto para Nación como para las provincias”, agregó.

Comercio exterior en baja

El contraste, esta vez, estuvo dado por los tributos de comercio exterior, que solo crecieron 25,5% interanual; es decir, que en términos reales tuvieron una caída.

En Economía señalaron que, si bien por el lado de los derechos de importación y tasa estadística se vio un alza en conjunto de 63,9%; por el lado de los derechos de exportación solo hubo un magro aumento de 11,2%, debido, según argumentaron, a “paros de transporte de carga que afectaron la actividad del sector agropecuario exportador”.

En este sentido, Caamaño comentó que los derechos de exportación crecen incluso por detrás de la variación interanual del tipo de cambio oficial. “Eso se debe a la mala cosecha en volumen y a que el esquema de política económica, desde la tasa de interés, la brecha y la incertidumbre, genera incentivos a vender lo más lento posible la producción. Encima, desde mediados de junio los precios externos empezaron a pegar la vuelta de forma más marcada”, destacó el economista.

Según el Iaraf, los derechos de exportación (que en otras oportunidades han impulsado el incremento de la recaudación) sufrieron una baja, en términos reales, de 32%. “Esta caída estuvo influenciada en parte por los problemas de logística que se están dando en el país”, destacó Argañaraz.

Cabe recordar que la recaudación impositiva de mayo había crecido 79,9%, respecto de igual mes del año pasado, apenas por debajo del incremento que se dio en junio e impulsada por cuestiones similares a las de este último mes. En efecto, allí se habían destacado lo ingresado en concepto de impuesto a las ganancias, que había crecido 102,6% interanual, y por los tributos a la seguridad social, que habían aumentado 75,8%, en igual período. En tanto, el alza real de mayo había sido de 12%.

Fuente: La Nación

 

Please follow and like us: