El hermano de Paula Toledo declaró que a la joven “se la llevaron a la fuerza”

El tercer juicio por el asesinato de Paula Toledo, ocurrido el 31 de octubre de 2003, está llegando a instancias finales en cuanto a las declaraciones testimoniales.

Este viernes, el tribunal conformado por los jueces Néstor Murcia, Alejandro Celeste y Esteban Vázquez Soaje escuchó a uno de los hermanos de la víctima, quien dio detalles de la noche previa al asesinato y, al igual que otros testigos, puso el acento en las amenazas recibidas.

“Luego del hecho, a mi mamá le escribían mensajes en el tronco del árbol de su casa, que decían “<vamos a matar a tus hijos>. Le ataron una gata con un alambre y le dejaron el mensaje de <así te vamos a ahorcar>.  Tuvimos que irnos del barrio”, explicó agregando luego que esta misma situación de miedo es compartida por los vecinos.

Sobre la noche previa a la madrugada en la que Paula apareció muerta en una casa abandonada del barrio El Sosneado, detalló: “Fui el último en ver a Paula en la casa. Se la llevaron a la fuerza, porque los collares y las pulseras quedaron rotos en la vereda. Además, ella nunca dejaba la puerta abierta. Un pastor evangélico vio cuando se la llevaron arrastrando, pero no habló porque también está amenazado”.

Ahora, el tribunal espera que el Cuerpo Médico Forense exponga el re examen de todos los informes forenses periciales realizados en su momento; medida que fue solicitada esta misma semana y que, en principio, estaría lista para el día lunes.

Por último, las partes se preparan para la etapa de alegatos de clausura, previos a la decisión del tribunal, lo que podría ocurrir entre martes y miércoles de la semana entrante.

Marcos Graín es el único imputado por el hecho y sobre él pesa la imputación de Abuso sexual con acceso carnal agravado seguido de muerte.

Please follow and like us: