El dólar blue llegó a $195 y Martín Guzmán dice que no habrá devaluación

Pese a que el dólar paralelo y los financieros parecen no tener techo y las medidas oficiales no detienen el aumento de la brecha cambiaria, el ministro de Economía, Martín Guzmán, volvió a asegurar este viernes en distintas entrevistas que el Gobierno no devaluará y que mantendrá “la política cambiaria” del tipo de cambio oficial.

Desde el 15 de septiembre, cuando el Banco Central profundizó el cepo cambiario, los dólares alternativos no paran de subir sin encontrar su techo. Este viernes la cotización del dólar blue cerró a $ 195, con una brecha del 149,5%, mientras que el contado con liquidación bajó a $ 168,83, cayendo 6,8%, en una jornada donde las sociedades de bolsa no operaron por llamados del Gobierno.

Pese a la volatilidad y ruido cambiario, Guzmán reiteró: “Vamos a continuar con el ritmo de depreciación del peso yendo de la mano con la inflación, en un proceso en el que se busca, de forma gradual, ir reduciendo la inflación”.

De todas formas, el ministro admitió que “las expectativas de devaluación indirectamente afectan a la economía” y que, por eso, apuntan a “estabilizar la brecha y luego bajarla”.

“Tenemos una situación de una brecha cambiaria muy elevada, pero también se da una circunstancia en la que tenemos superávit comercial, no hay pago de deuda externa y, a pesar de lo que se dice, hay 41 mil millones de dólares de reserva de los cuales los depósitos encajados serán alrededor de 12 mil millones. Y hay controles de capitales”, explicó Guzmán.

Según el ministro, estos tres motivos (superávit comercial, bajos compromisos de pago de deuda y controles de cambios), son los que hacen pensar al Ministerio de Economía que no habrá una devaluación del tipo de cambio oficial.

Guzmán admitió que la semana no fue fácil. “Nos preocupa la brecha. Genera expectativas de devaluación que no se condicen con las circunstancias que enfrentamos en el frente externo. Esta combinación de superávit comercial, bajos pagos de deuda y controles de cambios, nos permite continuar con la política cambiaria para el tipo de cambio oficial que es el que importa para los precios y la macroeconomía”, insistió.

La semana arrancó con Guzmán anunciando medidas para calmar el dólar contado con liquidación. “El blue es menos importante que el CCL (contado con liqui), dijo ayer este viernes. Los anuncios del lunes fueron precisamente para calmar ese dólar financiero. Luego de dos semanas donde las medidas habían sido principalmente monetarias, tomadas desde el Banco Central (subas en la tasa de pases y en el financiamiento subsidiado y la baja en la tasa de LELIQs), esta vez se incorporaron medidas vinculadas a la operatoria en el mercado bursátil, donde se destacaron la baja en el parking a 3 días, el levantamiento de la prohibición para operar a no residentes y el anuncio de una subasta de bonos hasta US$ 750 millones tendiente a dar salida a parte de los pesos en manos de fondos del exterior.

Estas medidas fueron alentadas por el equipo de Guzmán en detrimento de las que había tomado Miguel Pesce, especialmente con el reforzamiento del cepo el 15 de septiembre, que zanjó una diferencia con Guzmán.

Las medidas del ministro sin embargo no lograron resultado si el objetivo era calmar el dólar contado con liquidación que subió $ 3,5 en la semana.

“Los precios se mueven con el dólar oficial, no con el blue. Eso viene pasando, desde hace 10 meses que lo veo. Veo los datos. La inflación va de la mano con el tipo de cambio oficial. La brecha genera expectativas de que el oficial puede ir a cualquier lado. Devaluar no es una solución, eso lleva a más inflación” amplió Guzmán.

La semana cerró con un aumento del dólar blue de $ 17, al pasar de $ 178 a 195 pesos. También termina con una situación más apremiante para el ministro Guzmán. Cerca del funcionario señalan que el fin de semana pasado recibió un espaldarazo del Presidente para coordinar el manejo de la política económica de cara a la negociación con el Fondo Monetario.

Una de las preocupaciones del organismo es que el Ministerio de Economía y el Banco Central no estén de acuerdo con las medidas o haya diferencias como las que hubo durante la gestión de Macri en la elaboración de un programa, en aquel caso un stand by por 57.000 millones de dólares.

Guzmán fue consultado sobre si, tal como anticipó Clarín, Alberto Fernández le puso un plazo para frenar la escalada del dólar. Y el ministro no lo confirmó ni lo descartó.

“No voy a meterme en las especulaciones. El Presidente marca la línea, trabajamos de una forma totalmente abocada a estabilizar la economía. Y trabajamos bajo su liderazgo. ¿Qué quiere decir plazos? Día a día se trabaja en el sendero de estabilizar la economía y ponerlo en el sendero de la recuperación”, dijo.

Según el titular de la cartera de Hacienda, “hoy en día se da esta situación peculiar en la que hay un frente financiero con las características que muestra muy fuerte inestabilidad, pero al mismo tiempo, la economía real muestra signos de recuperación”.

Guzmán dijo que la grieta política “tiene un costo económico”. “Una sociedad fracturada es una sociedad a la que le cuesta mucho tener una economía tranquila. Eso importa y mucho, por supuesto. Estabilizarnos y ponernos en un ambiente de tranquilidad económica es una tarea colectiva. Estamos todos en lo mismo”, afirmó.

Please follow and like us: