El dilema de Misiones: frontera abierta con Brasil, sí; con Paraguay, no

Con la anunciada reapertura gradual de las fronteras a partir de la semana que viene, la provincia de Misiones enfrenta un dilema inédito en su historia.

Hace todo lo posible por reabrir cuanto antes el puente internacional Tancredo Neves que la vincula con la brasileña Foz de Iguazú, pero al mismo tiempo está casi desesperada por mantener cerrado el puente Roque González de Santa Cruz, que conecta con la paraguaya Encarnación, al menos un buen tiempo más.

Las razones un poco son sanitarias, pero principalmente son económicas. El impacto en la economía, el trabajo y la sociedad de Misiones de esos dos cierres –que ya llevan 18 meses–fue diametralmente opuesto en Iguazú y Posadas.

Misiones se enriqueció como ninguna otra provincia por las fronteras cerradas, pero también soporta la dramática agonía de Puerto Iguazú, que necesita con urgencia el turismo de los brasileños para sobrevivir tras la anémica reactivación que provocó el turismo interno.

No son dos pasos fronterizos cualquiera. El Tancredo Neves, cuya reapertura se anunció para el lunes próximo y desató una ola de festejos en Puerto Iguazú, es el segundo paso fronterizo detrás del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, con 13 millones de personas en 2019.

En tanto, el Roque González de Santa Cruz le sigue, con 12 millones de cruces en el último año prepandemia. Por ahora, el gobierno de Misiones desaconseja a la Casa Rosada su rehabilitación.

Pobreza en Iguazú, prosperidad en Posadas

El cierre de las fronteras que impuso la pandemia, inédito en la historia de esta provincia que tiene el 90% de su territorio limitando con Brasil o con Paraguay, generó dos efectos diametralmente opuestos en ambos extremos de esta pequeña provincia de 1,3 millones de habitantes.

En Iguazú disparó el cierre de locales, restaurantes y hoteles, así como el desempleo y la crisis social. Incluso aumentaron las adicciones entre los adolescentes, como el consumo de crack o de edra, una droga barata que se hace con el residuo de la cocaína, según el Ministerio de Prevención de Adicciones.

Mientras que en Posadas y en buena parte de la provincia pasó todo lo contrario. Fue uno de los motores de un boom económico nunca antes visto y que comprobó la pesada mochila que significa para la prosperidad de Misiones tener un país con menor presión impositiva enfrente.

Acceso al puente internacional Tancredo Neves
Acceso al puente internacional Tancredo Neves

Misiones es considerada la provincia que más creció en 2020 y 2021, si se toma como parámetro la recaudación impositiva de la ex–Dirección General de Rentas, hoy Agencia Tributaria Misiones (ATM).

Desde septiembre de 2020, la ATM aumentó su recaudación de impuestos provinciales más del 100% cada mes comparado con el año anterior, y el boom no parece frenarse. Ninguna otra provincia generó semejante performance recaudatoria.

Pero, además, Misiones recaudó en agosto $5193,5 millones (principalmente Ingresos Brutos), lo cual es tanto como Chaco, Corrientes y Formosa juntas.

El año pasado con sus $31.500 millones de recaudación, Misiones desplazó a Tucumán como el séptimo distrito que más recaudación impositiva genera, solo superada por los más ricos (Buenos Aires, CABA, Córdoba, Santa Fe, Mendoza) y por la “dueña” del gas y del petróleo, Neuquén.

Posadas fue uno de los pocos conglomerados urbanos que bajó sus índices de pobreza en pandemia, que igualmente son altos. De 41,3% en el segundo semestre de 2019, a 37,7% en la segunda parte del año pasado. A nivel nacional la pobreza escaló de 35,5% a 42%.

Todo esto se atribuye al cierre de la frontera con Brasil y Paraguay, que por primera vez en la historia puso a salvo de las asimetrías con esos dos países.

Fuga de divisas

Si los pasos fronterizos estuvieran abiertos, miles de misioneros cruzarían a dejar su dinero en los comercios paraguayos, comprando ropa, alimentos, celulares o cubiertas, uno de los productos más buscados por los argentinos.

También los comercios brasileños drenan la riqueza que hoy circula por supermercados y tiendas argentinas, con sus ofertas, sus productos que no se consiguen y las llamadas lojas tax free: tiendas orientadas al comprador argentino que no cobran el IVA y otros gravámenes.

Pero además la frontera cerrada permitió que dos rubros fuertes de la economía de Misiones como la yerba y la madera, que pasan excelentes momentos, no “derramen” del otro lado de los ríos Paraná y Uruguay.

Es por eso que el gobernador Oscar Herrera Ahuad desaconseja reabrir el puente con Paraguay y busca mantenerlo clausurado un tiempo más. Aunque no lo dice, Herrera Ahuad prefiere que sea todo lo que se pueda.

“Los paraguayos van a venir a atenderse a nuestros centros sanitarios como lo hacen siempre y todavía tenemos que atender muchas operaciones y tratamientos que se postergaron por la pandemia”, dijo el gobernador a LA NACION hace unas semanas, antes de las PASO, cuando le llevó el pedido a Alberto Fernández para que reabra el Tancredo Neves.

El Gobierno está encarando la reapertura de las fronteras con interconsultas con los gobernadores de cada lugar y atendiendo a las situaciones sanitarias de cada caso. Pero como el pedido de Herrera Ahuad no tuvo respuestas, a pesar de los protocolos sanitarios y el hospital de campaña que se dispuso en Iguazú para realizar testeos, el mandatario aprovechó el lunes y apenas saludó al flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur, le volvió a solicitar la reapertura del puente entre Puerto Iguazú y Foz de Iguazú.

Manzur y Herrera Ahuad, ambos médicos, trabajaron mucho juntos cuando el segundo era ministro de Salud de Misiones y el otro ocupaba esa cartera a nivel nacional.

El tucumano le dijo que sí casi de inmediato, pero para no dejar que el tema tuviera ninguna demora, Herrera Ahuad se quedó esa noche en Buenos Aires y el martes selló el acuerdo para la reapertura del Tancredo Neves el próximo lunes 27, incluso cuatro días antes de la fecha estipulada para esas reaperturas fronterizas graduales (el jueves 1° de octubre).

El gesto también le sirve al gobernador para mostrar en su frente interno de cara a las elecciones del 14 de noviembre.

Unos celebran, otros protestan

Desde ayer todo Iguazú está celebrando la inminente y gradual llegada de los turistas brasileños, que prometen arrasar restaurantes y vinotecas (uno de los productos más buscados) con un real que se cambia hoy a $36 cada uno y cuando se había cerrado el paso cotizaba a $15.

“En algunos lugares, incluso, algunos comercios no van a aceptar clientes argentinos, por dejarle el lugar a los brasileños”, comentó a LA NACION, Jorge Antonio, dueño del restaurante Aqua y exgerente del Sheraton Cataratas (hoy Meliá).

Antonio, como muchos otros cuentapropistas, emprendedores y empresarios turísticos, ya había empezado a meditar el cierre definitivo. “Se nos agotaron las reservas financieras hace tiempo y con el turismo interno Iguazú no puede sobrevivir”, señaló.

Mientras en Iguazú todo es alegría, en Posadas los dirigentes empresarios y el gobierno están preocupados. Elevaron una propuesta a la Nación para transformar a Misiones en una suerte de zona aduanera especial que le permita recortar a la mitad el IVA, Ganancias e impuestos laborales.

Finalmente obtuvieron la inclusión en el Presupuesto 2021 del artículo 123, que contemplaba estas exenciones, pero al final el presidente Fernández vetó el potencial beneficio a comienzos de este año, generando un fuerte descontento.

Ahora todos en esta provincia ven que el puente tarde o temprano va a reabrir sin que el gobierno nacional haya comprendido la imperiosa necesidad de fortalecer la competitividad de las economías de frontera. “Ojalá los porteños tuvieran enfrente Miami o Paraguay, a ver qué pasa con la economía de Buenos Aires”, dicen algunos dirigentes por lo bajo.

“Hace unos días nos pidieron que vayamos a votar con todos los protocolos y cuidados sanitarios, y ahora se abre todo. O nos mintieron antes o nos mienten ahora”, dijo Sergio Bresiski, titular de la Cámara de Comercio de Posadas.

“No pudimos sacarle a la Nación ninguna medida o herramienta para paliar las asimetrías regionales, está claro que las fronteras tendrán que abrir tarde o temprano”, señaló Alejandro Haene, titular de la Confederación Económica de Misiones (CEM).

Una buena parte de Misiones quiere que sea lo más tarde posible.

Fuente: La Nación

 

 

Please follow and like us: