,

Ashleigh Barty se quedó con el Abierto de Australia y le puso fin a una maldición de 44 años

Ashleigh Barty le puso a una racha de 44 años sin que una jugadora local se quedara con el Abierto de Australia: la número uno del ranking de la WTA derrotó por 6-3 y 7-6 (7-2) a la estadounidense Danielle Collins (27ª en el escalafón mundial) tras 87 minutos de juego y se apoderó del primer Grand Slam de la temporada.

No fue sencilla la labor para la oceánica, de 25 años, que en el primer set debió remontar un comprometedor break point en el quinto game y en el juego siguiente consiguió romper el servicio de Collins, una de las tenistas más agresivas del certamen (había llegado a la final con 164 tiros ganadores). Ese quiebre y una efectividad de 94% de puntos ganados con su primer saque fueron suficiente para que la oriunda de Ipswich se quedara con la primera manga en 32 minutos.

Sin embargo, la norteamericana de 28 años no se sintió intimidada ni por la desventaja ni por un público que la abucheaba y respaldaba a su adversaria. La jugadora nacida en St. Petersburg consiguió dos quiebres rápidos, construyó una ventaja de 5-1 y parecía que forzaría un tercer capítulo.

Danielle Collins quedó a las puertas de su primer título de Grand Slam. (Foto: Joel Carrett / EFE / EPA)Danielle Collins quedó a las puertas de su primer título de Grand Slam.

Pero Barty, en base a su saque y su revés con slice fue limando la desventaja hasta forzar un tie break, lo que enloqueció al público (para esta instancia se amplió el aforo al 65% de la capacidad del Rod Laver Arena). En ese segmento, la número uno mostró su temple y se quedó con el título. Así, logró su tercer Grand Slam (había ganado Roland Garros en 2019 y Wimbledon en 2021) y se convirtió en la segunda jugadora en actividad (la otra es Serena Williams) en ganar al menos un torneo grande en en césped, polvo de ladrillo y cancha dura.

“Como australiana, lo más importante es poder compartir esto con la gente. Es uno de los públicos más divertidos y me han hecho jugar mi mejor tenis contra una campeona como Danielle. Es un sueño hecho realidad y estoy muy orgullosa de ser australiana”, señaló la campeona tras recibir el trofeo Daphne Akhurst de manos de la leyenda local Evonne Goolagong. Además, la encargada de portar la copa hasta la zona de premiación había sido Chris O’Neill, la última australiana en ganar este título, en 1978.

Ashleigh Barty posa junto a Evonne Goolagong, ganadora de siete títulos de Grand Slam en la década de 1970. (Foto: Simon Baker / AP)Ashleigh Barty posa junto a Evonne Goolagong, ganadora de siete títulos de Grand Slam en la década de 1970.

“Estos últimos años han sido muy duros para todos. Este torneo es una de las experiencias más grandes que he vivido. Estoy muy agradecida de tener mucho amor en mi esquina”, señaló Barty, haciendo referencia a su equipo, que contó con la presencia de sus padres, su hermana y su marido.

Por su parte, Collins destacó el tenis de Barty y se ilusionó con poder tenerlo algún día. “Ella es increíble, la variedad en su juego también. Me gustaría poder implementarlo en algún momento. Estas dos semanas aquí han sido increíbles y estoy viviendo un sueño”, comentó tras caer en su primera final de Grand Slam.

Fuente: Clarín.com

Please follow and like us: