Walt Disney, un innovador brillante que dejó muchas creaciones y varias controversias

Hace 120 años nació Walt Disney, creador de innumerables e inolvidables personajes animados y de los icónicos parques temáticos que llevan su nombre: Disneyland y Disneyworld.

Fue un pionero e innovador conocido en el mundo entero como sinónimo de fantasía infantil. Produjo películas con actores, programas de televisión y hasta llegó a colaborar con la NASA. A lo largo de su vida, por sus creaciones recibió 59 nominaciones a los Premios Óscar y ganó 22 estatuillas.

Nació el 5 de diciembre de 1901 en el barrio de Hermosa, en Chicago, Illinois, Estados Unidos, hijo de Elias y Flora. Tuvo tres hermanos y una hermana. La mujer de su vida fue Lillian Disney, con quien tuvo dos hijas. Diane Disney Miller y Sharon Mae Disney

Cuando Walt tenía cuatro años, se trasladó con su familia a una granja en Marceline, Missouri, cerca de Kansas. Allí desarrolló su amor por el dibujo. Su padre estaba suscrito al diario socialista “The Appeal to Reason, que publicaba caricaturas”. El niño Walt aprendió a dibujar copiando esos dibujos.

La granja quedaba cerca de las vías de la línea ferroviaria Atchison, Topeka y Santa Fe. Desde entonces se hizo fanático de los trenes, algo que se vio reflejado en su obra.

En 1911, se mudó con sus padres a Kansas City. Allí, a través de la familia de un amigo, descubrió el mundo del vodevil, el teatro y el cine. En esos años, con su hermano Roy, fue canillita del Kansas City Star y Kansas City Times. En el secundario hacía caricaturas en el periódico escolar. De esa época datan los primeros dibujos de Walt que se conservan.

Durante la Primera Guerra Mundial quiso entrar al ejército para pelear contra los alemanes, pero todavía era menor de edad. Falsificó su certificado de nacimiento y pudo viajar a Francia como conductor de ambulancias de la Cruz Roja, cuando ya se había firmado el armisticio. Nunca dejó de hacer arte, ya sea decorando las ambulancias o en la correspondencia. A su regreso a Kansas, en 1919, comenzaría una carrera brillante en el mundo de la animación.

El nombre de Walt Disney se transform en sinnimo de fantasa infantil

El nombre de Walt Disney se transformó en sinónimo de fantasía infantil.

Desde el principio fue un innovador y un autodidacta. Su primera producción, en 1921, fueron las “Newman’s Laugh-O-Grams”, que eran cuentos de hadas modernizados.

Luego vino “Alice ‘s Wonderland”, basado en “Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, de Lewis Carroll, que combinaba animación con imágenes reales de la actriz Virginia Davis en el papel de Alicia.

En 1923  se fue a Hollywood y ese mismo año fundó los estudios Disney con a su hermano Roy. Junto con Ub Iwerks crearon “Oswald el conejo afortunado”, pero por problemas con el distribuidor Charles Mintz, no pudieron continuar haciéndolo.

Para reemplazarlo, nació Mickey Mouse, en 1928, una creación de Disney e Iwerks, aunque el crédito y los millones fueron para Walt. Ese año crearon “Steamboat Willie”, el primer dibujo animado sonoro de la historia, de donde surge la icónica imagen de Mickey que aparece al día de hoy, antes y después de cada producción de Disney.

Steamboat Willie

VER VIDEO 

De su encuentro con el músico Carl Stalling nacieron las “Silly Symphonies”, donde el ritmo era el principal protagonista. En esa serie hizo su primera aparición el pato Donald. En esos años empezaron a trabajar con Disney quienes más tarde serían conocidos como los “nine old men” (los nueve hombres viejos), el grupo de experimentados animadores que lo acompañó a lo largo de los años

Un capítulo de esa serie, “Flores y árboles” (1932), hecha a todo color con Technicolor a tres bandas, le hizo ganar su primer premio Oscar. Al año siguiente, “Los tres chanchitos” fue un éxito. Ganó otro Oscar. Disney se dio cuenta de la importancia de contar historias en los dibujos animados.

En “The old mill”, se estrenó un invento de los animadores de Disney: la cámara multiplano, que permite generar la ilusión de profundidad.

Esta fue la llamada “era dorada de Disney”. En 1937, Disney presentó “Blancanieves y los siete enanitos”, el primer largometraje animado en color y con sonido. Este título fue seguido por “Pinocho”, “Fantasía” y “Dumbo”. La continuadora de esa tradición fue la “Cenicienta”, en 1950, seguida por “Alicia en el País de las Maravillas” y “Peter Pan”. Los años que siguieron, Walt se abocó más a los parques temáticos y a otros proyectos, aunque siguió supervisando las creaciones animadas.

Su relación con Argentina

La primera referencia argentina en Disney está en “The gallopin’ gaucho”, de 1928, una de las primeras apariciones de Mickey, en donde el famoso ratón baila el tango y se pelea a espadazos. Pasaría más de una década para que Walt venga a la Argentina.

The Gallopin Gaucho

VER VIDEO 

En 1941 se produjo la huelga de animadores de los estudios Disney, que duró cinco semanas. Comenzó cuando Walt decidió despedir a quienes reclamaban el derecho a organizarse sindicalmente. Al no poder derrotarlos, decidió alejarse de la escena para no estar presente cuando su hermano Roy aceptó las demandas de sus animadores. Aceptó un oportuno ofrecimiento de la Oficina del Coordinador de Asuntos Interamericanos, Nelson Rockefeller, y encabezó una nutrida delegación de viaje por Latinoamérica. El periplo lo trajo hasta la Argentina. El motivo de fondo era intentar acercar a los países latinoamericanos al lado de los aliados en la Segunda Guerra Mundial.

Walt Disney en una de las tantas imgenes de su viaje por la argentina

Walt Disney, en una de las tantas imágenes de su viaje por la argentina.

Además de los motivos geopolíticos, también hubo momentos para lo artístico. Disney tomó contacto con Florencio Molina Campos, que se encontraba precisamente trabajando en Estados Unidos. Finalmente, se conocieron al año siguiente. Fruto de esa colaboración, hicieron dos producciones “El gauchito volador”, personaje que duró tan solo un cortometraje, y en “El Goofy gaucho”, uno de los momentos que forman parte de «Saludos Amigos».

La relación de Walt con la Argentina también se alimenta de mitos. Se trata de creencias que no tienen sustento fáctico pero que están muy extendidas. Una es que “Bambi” está inspirada en el bosque de los Arrayanes. Lo cierto es que Walt nunca estuvo en la Patagonia, lo más cerca fue Mendoza. También hay quienes sostienen que Disneyland fue inspirado por la República de los niños, fundada unos años antes, pero no hay ninguna prueba concreta, más que algunas similitudes entre los dos lugares.

Las controversias

Muchas de las obras de Walt Disney han sido cuestionadas por racistas y misóginas, algunas retiradas de circulación y otras exhibidas en la actualidad con una advertencia que reconoce su impacto perjudicial y que contiene estereotipos que no eran correctos antes ni lo son ahora.

Otra polémica es sobre las verdaderas posiciones políticas de Walt. Un detalle poco conocido es que en 1930 se reunió con el teórico y director revolucionario soviético Serguei Eisenstein, quien años más tarde publicó un libro muy elogioso de la obra de Walt Disney.

Una postal poco conocida el encuentro entre Walt Disney y Serguei Eisestein

Una postal poco conocida: el encuentro entre Walt Disney y Serguei Eisestein.

Cuando las “Silly Symphonies” se presentaron en el Festival de Moscú, el gobierno de la URSS decidió crear el estudio de animación Soyuzmultfilm. Una obra de este estudio, “El caballito jorobado”, de Ivan Ivanov-Vano, considerado “el Disney ruso”, era una de las favoritas de Walt, que se le recomendaba a sus animadores.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los estudios Disney colaboraron decididamente en la propaganda anti nazi. Al terminar la conflagración mundial, y vencidos los alemanes, Disney fue parte de la ola macartista que sufría el país del norte. En 1946 fue uno de los miembros fundadores de la Alianza Cinematográfica para la Preservación de los Ideales Estadounidenses. Al año siguiente, llegó a testificar ante el trístemente célebre Comité de Actividades Antiestadounidenses, donde calificó a antiguos empleados y organizadores sindicales, como “agitadores comunistas”.

Sin embargo, la controversia que genera más intriga y debate es la referida a su muerte. Muchos creen que Walt Disney está congelado. Se trata de una información falsa. Falleció en Burbank, California, el 15 de diciembre de 1966, por un cáncer de pulmón. Su cuerpo fue incinerado dos días después y sus cenizas inhumadas en el cementerio Forest Lawn Memorial Park de Glendale, California, en una ceremonia íntima. No se sabe con exactitud de donde sale la versión de la criogénesis. Lo que sí se sabe es que el genial creador vive a través de sus creaciones.

Télam

Please follow and like us: