Vivió un año en el espacio, volvió y comparó los efectos en su cuerpo con su hermano gemelo

Scott Kelly, ex astronauta de la NASA, estuvo 340 días en la Estación Espacial Internacional. Escribió un libro y habló desde su casa con Infobae sobre sus vivencias de las 4 veces que viajó fuera de la Tierra y las ganas de ir por más: llegar a Marte

Como por ejemplo los devastadores efectos corporales, la tristeza y la soledad que conlleva estar separado de los seres queridos, el total y absoluto aislamiento de todas las comodidades terrestres, los catastróficos riesgos de chocar contra basura espacial y, aún peor, la amenaza angustiante de ser incapaz de ayudar si algo malo ocurre en casa, allá lejos, en la Tierra.

Todos estos relatos, muy detalladamente narrados con la ayuda de varios editores, los contó Kelly, de 54 años, en su biografía «Resistencia: Un año en el espacio», que publicó a fines de 2017 y ahora llega a la Argentina, traducida al español bajo el sello Debate (Penguin Random House). Kelly ostenta un doble récord: es el astronauta de su país que más tiempo consecutivo (340 días) y más tiempo total (520 días) ha estado en el espacio.

Una de las vistas que tenía Kelly durante su estadía en el complejo espacial (NASA)

Una de las vistas que tenía Kelly durante su estadía en el complejo espacial (NASA)

Ese año «resistiendo» en el espacio, fue parte de una original misión que la NASA llevó adelante entre 2015 y 2016, cuando Scott Kelly puso su cuerpo a prueba para una investigación sobre las consecuencias que enfrentan los humanos cuando pasan mucho tiempo fuera de la Tierra, viviendo sin gravedad y con alta radiación.

Mientras tanto, aquí en la Tierra, los médicos seguían la evolución de su hermano gemelo Mark, que también es ex astronauta, para comparar distintos aspectos de salud orgánica y psíquica.

En rigor fueron 340 días fuera de la Tierra, desde el 27 de marzo de 2015 al 1° de marzo de 2016. Pero hay que aclarar que no fue el récord mundial, ya que ese lo ostenta, desde 1995, el ruso Valery Polyakov, con 438 días consecutivos a bordo de la estación espacial Mir.

Pero además de los estudios que le hicieron, la NASA realizó la misión para poder medir con tecnología del Siglo XXI los efectos que el cuerpo atravesaría en un período tan largo, en vistas a una futura expedición a Marte (actualmente, llevaría unos 200 días llegar al planeta rojo, más otros meses de permanencia y otros 200 días en caso de volver).

Además de los experimentos dentro de la nave, Scott debió trabajar en varias caminatas espaciales para realizar las reparaciones necesarias (NASA)

Además de los experimentos dentro de la nave, Scott debió trabajar en varias caminatas espaciales para realizar las reparaciones necesarias (NASA)

Ahora, ya retirado de la actividad espacial pura y con un libro que se vende como pan caliente alrededor del mundo, Scott acepta una entrevista telefónica con Infobae desde su cómoda casa en Houston, Texas, EEUU, para hablar de sus vivencias en el espacio, con más de 400 experimentos efectuados en su última misión compartida con los rusos Guennadi Pádalka y Mijaíl Korinenko durante casi un año.

Fuente: Infobae