Viruela del mono: en siete días aumentaron un 54% los casos

Los casos positivos de viruela símica aumentaron un 54% en siete días en la Argentina. Mientras que el 28 pasado el Ministerio de Salud de la Nación había notificado 24 contagios, esta tarde informó un total de 37.

“Al momento, hay 32 casos confirmados, todos de sexo masculino”, se detalló en el comunicado difundido ayer por el Ministerio de Salud de la Nación. Sin embargo, la cartera que conduce la ministra Carla Vizzotti precisó hoy a LA NACION que el número ascendía a 37.

Un 70,2% de los casos presentan antecedentes de viaje, mientras que el resto “mantuvo contacto con un viajero o caso confirmado. Los síntomas más frecuentes que presentaron fueron exantemas vesiculares, fiebre y dolor muscular”, se detalló en el comunicado.

Además, el Ministerio de Salud confirmó que los casos se encuentran distribuidos de la siguiente manera: 22 en la ciudad Autónoma de Buenos Aires, 8 en la provincia de Buenos Aires, 5 en Córdoba, 1 en Mendoza y 1 en Santa Fe.

Para Ricardo Teijeiro, infectólogo del Hospital Pirovano y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), la situación “no es de riesgo porque no es tan contagiosa como las enfermedades respiratorias”. No obstante, señaló: “Eso no quiere decir que no haya que tomar medidas. Hay que seguir informando a la población y explicar que aquellas personas que vienen de una zona de riesgo o que tuvieron contacto con personas en riesgo se deben aislar”.

Durante el encuentro, se desarrolló un plan de acción para el abordaje coordinado de la viruela símica que “incluye este contacto con los equipos de salud que trabajan en territorio, que son fundamentales para brindar información a la comunidad sobre la prevención y para identificar precozmente cualquier caso sospechoso”, afirmó la titular de la cartera sanitaria.

Según se especificó en el comunicado, el plan “está centrado en fortalecer la vigilancia epidemiológica, descentralizar el diagnóstico de laboratorio, capacitar a los equipos de salud y generar acciones de prevención y comunicación”.

La enfermedad

La viruela símica o viruela del mono es una enfermedad infecciosa que se transmite por contacto estrecho con una persona o animal infectado, o con material contaminado por el virus.

Constituye una infección endémica principalmente en África central y occidental, a menudo cerca de selvas tropicales, aunque su presencia está aumentando en las zonas urbanas. Actualmente se encuentra en plena expansión fuera del continente africano.

Según la OMS, el cuadro clínico de la viruela símica se asemeja al de la viruela, aunque es menos contagiosa y causa una enfermedad menos grave. Los síntomas más frecuentes son fiebre, dolor de cabeza, muscular o de espalda, inflamación de ganglios y cansancio. Entre uno y cinco días después, se agrega erupción en la piel, que pasa por distintos estadios hasta formar una costra que luego se cae. Las personas infectadas contagian hasta que se hayan caído todas las costras, por eso deben permanecer aisladas hasta ese momento.

En el actual brote en países no endémicos, la mayoría de los pacientes presenta lesiones en diferentes partes del cuerpo, incluyendo genitales y el área perigenital, lo que indica que la transmisión probablemente ocurra a través del contacto físico cercano: cara a cara, piel con piel, boca a boca y contacto sexual.

La detección de los síntomas es clave dado que con la viruela del mono, a diferencia del Covid, la infección solo se desarrolla si estos aparecen.

En este sentido, durante el encuentro, la directora nacional de Epidemiología e Información Estratégica, Analía Rearte compartió información sobre esta enfermedad y las vías de transmisión interhumana, siendo la más frecuente en este brote el contacto estrecho con lesiones cutáneas o mucosas de una persona enferma, especialmente contacto estrecho sexual.

Además, la especialista mencionó cuales son las actividades consideradas de alto riesgo como contacto sexual (con o sin preservativo) con personas con viruela símica como así también con lesiones de piel, costras o fluidos; asistencia a eventos en los que haya contacto sexual con múltiples personas, besar o acariciar a sintomáticos o casos confirmados; compartir la cama, sábanas, toallas o elementos de uso personal; compartir bebidas y mate con personas infectadas.

Fuente: La Nación

Please follow and like us: