Vecinos de Villa 25 de Mayo satisfechos por la posibilidad de remediación de pasivos y siguen pidiendo la reapertura de Sierra Pintada

Este miércoles se realizó la histórica y tan esperada Audiencia Pública para la remediación de los pasivos que se mantienen en Sierra Pintada desde antes de su cierre que operó en 1997.

La audiencia convocó a más de 500 personas, entre ellas funcionarios del Ejecutivo provincial, nacional, de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), de universidades públicas (UNCuyo y UTN), representantes de organizaciones ambientalistas, representantes de cámaras empresariales y de productores, profesionales de la salud (que se desempeñan en la Fuesmen -Fundación de la Escuela de Medicina Nuclear donde se realizan los tratamientos oncológicos-, y también representantes de organizaciones pro-mineras.

Entre estos últimos estuvo Pablo Navarro, productor, vecino de Villa 25 de Mayo quien ha presidido por años la Comisión pro-apertura de la mina Sierra Pintada.

En la oportunidad, Navarro destacó la trascendencia que tiene la realización de la Audiencia Pública, el penúltimo paso para la remediación de los pasivos (desechos que quedaron de la explotación en la década del ´90), pero sobre todo, hizo hincapié en la necesidad de que comience la explotación: “Es inconcebible que habiendo la mina más grande de Sudamérica, estemos importando el uranio de afuera para proveer a nuestras centrales nucleares de Argentina. La energía nucleoeléctrica es del del 10 por ciento”, dijo y explicó que “cada vez que se enciende una lamparita, es en base a la energía nucleoeléctrica”.

Cabe destacar que tanto los funcionarios de la CNEA, como de Ambiente de la provincia, han expresado taxativamente que la Nación ni la Provincia propician una reapertura de la mina y así se lo manifestamos al vecino quien adujo: “Exacto, pero paso por paso, yo como argentino veo que necesitamos de esa energía y que la estamos comprando afuera cuando tenemos más de 5.000 toneladas de uranio para extraer”.

Navarro sentenció que “sin energía no hay desarrollo industrial” y que si “queremos un país que crezca, teniendo la riqueza a un paso, en Sierra Pintada, debemos producirla con  los debidos controles que ejercen la Secretaría de Ambiente, el Ente Regulatorio Nuclear y la CNEA”.

En cuanto a los temores u oposición por las posibilidades de contaminación y antagonismo con la producción agropecuaria que manifiestan muchos sanrafaelinos y también alvearenses, ejemplificó con el desarrollo económico que tiene Chile. “Creo que no se hablado o explicado lo suficiente sobre las necesidades y cualidades de este tipo de energía: en Chile, donde está la mina El Teniente (NR: la mayor mina subterránea de cobre del mundo con más de 4.500 metros de túneles), están los mejores vinos y está el cobre. Entonces es compatible la agricultura con la minería, lo que debe haber es controlesPero ahora, que hay un proyecto concreto de remediar el agua de las lagunas y el contenido de los tambores, creo que los sanrafaelinos debemos comenzar a pensar de otra manera, para adelante…”.

Sobre las posibilidades impacto ambiental, recordó que los resultados de los análisis realizados al agua del río por las universidades, dieron por debajo de los valores permitidos.

Dijo que “por ahora habrá que esperar, pero hay que estar pensando en el futuro porque los argentinos necesitamos energía para que vengan inversiones, que se instalen nuevas industrias”.

Enumeró además de la aplicación del uranio en la energía nucleoeléctrica, la que se utiliza en los tratamientos oncológicos, el tratamiento para la confusión hormonal de la Mosca del Mediterráneo (que se exporta a otros países), y la carreras de grado en Física Nuclear y las tareas de investigación en el Instituto Balseiro de San Carlos de Bariloche que tienen prestigio internacional.