Una delegación de legisladores de Donald Trump se reunió con Mauricio Macri y con Sergio Massa

La delegación estadounidense la encabezó el embajador Edwin Prado. A qué vinieron.

Símbolo de la nuevos tiempos políticos, una comitiva de legisladores republicanos que responden a Donald Trump se reunieron con Mauricio Macri y, horas después y a pedido de Alberto Fernández, con Sergio Massa.

La delegación estadounidense, encabezada por el embajador Edwin Prado, visitó primero al Presidente en la residencia de Olivos y compartió un almuerzo con el futuro presidente de Diputados y el ex embajador Jorge Argüello, que según los trascendidos, podría regresar a los Estados Unidos.

Entre la comitiva, sobresalió la presencia de Stephen Scalise, el jefe de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes. El diputado por el Estado de Louisiana es considerado “látigo” del mandatario estadounidense en el Congreso y fue herido de bala en un tiroteo en Virginia, en 2017.

También fueron de la partida los legisladores Demver Riggleman (Virginia), Michael Rogers (Alabama), Daniel Newhouse (Washington), Larry Bucshon (Indiana), Frank Lucas (Oklahoma), Michael Waltz (Florida), Jennifer González-Colòn (Puerto Rico), Guy Reschenthaler (Pensilvania), y Amata Radewagen (Samoa Americana).

Macri solo estuvo acompañado por el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo. El canciller Jorge Faurie, en cambio, viajó a Brasilia para participar de la reunión del Grupo de Lima.

“Destacaron fuertemente el liderazgo del Presidente en materia de seguridad global”, relataron en Olivos.

Sergio Massa y Jorge Arguello, flanqueados por Stephen Scalise y el embajador Edwin Prado.

Sergio Massa y Jorge Arguello, flanqueados por Stephen Scalise y el embajador Edwin Prado.

En el Gobierno primó el hermetismo, pero destacaron que se revisaron los avances en la lucha contra la corrupción, la situación en Venezuela y el cambio climático. El Presidente hizo un balance de su gestión y de la relación bilateral de su administración con la de Estados Unidos.

Más tarde, la delegación estadounidense se reunió con Massa y Argüello en el Club Americano, próximo al Teatro Colón. Alberto Fernández les había pedido a los dirigentes que fueran anfitriones.

Esta vez, hablaron del futuro. El presidente electo le había pedido al líder del Frente Renovador que se hiciera cargo.

El ex intendente de Tigre y el ex embajador dialogaron a solas con Prado y Chris Andino, consejero político de Washington, que hace días permanece en Buenos Aires.

A la hora del almuerzo, Scalise ocupó una de las cabeceras de la gran mesa rectangular. Entre los dirigentes del oficialismo entrante son optimistas por los gestos de las últimas semanas para generar una relación bilateral de confianza.

Massa les planteó la importancia de que colaboren con la Argentina para rediscutir el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. “Por el acuerdo de Macri con el FMI, que es muy malo, hay un atragantamiento con los vencimientos, pedimos que nos ayuden con el país a rediscutir el acuerdo, ya que Estados Unidos es el principal accionista”, explicaron en el entorno del diputado.

Los representante de Fernández creen que una postergación de los vencimientos beneficiará a los ciudadanos estadounidenses tenedores de bonos.

La reunión tuvo como ejes temas la balanza comercial, la necesidad de inversiones y la importancia de que las empresas estadounidense obtengan financiamiento para poder competir en las inversiones en infraestructura en el país a través del Comité de Inversiones de la Overseas Private Investment Corporation (OPIC), que recién en abril pasado firmó el primer acuerdo en 7 años.

Massa les anticipó las primeras leyes que buscará empujar desde el Congreso, donde prometió buscar consensos para aprobar la institucionalización de un Consejo Económico y Social, del Consejo de seguridad; de una reforma tributaria para Pymes y del reperfilamiento de deuda. “Queremos una relación madura y pragmática”, se entusiasmaron los delegados del mandatario electo.

Fuente: Clarín