Un femicidio lleva casi seis años impune y la causa está frenada en la Corte Suprema

Gisela López fue violada y asesinada en abril de 2016 en Santa Elena, Entre Ríos. Los sospechosos estuvieron presos durante 10 meses y finalmente fueron absueltos por falta de pruebas. La causa llegó a la Corte Suprema en agosto de 2019 y entró en un letargo. En los últimos meses, cuando empezaba a moverse, nuevamente se frenó.

“Creemos que es porque no designan a un reemplazo para (Elena) Highton de Nolasco”, señala a TN Gabriel López, hermano de Gisela, en referencia a la jueza que presentó su renuncia al máximo tribunal a principios de octubre de este año.

El femicidio de Gisela López: los tres escenarios que evalúa la Corte

La Corte, desde entonces, cuenta con cuatro miembros. En este caso debe resolver mediante votación si absuelve definitivamente a los imputados, da lugar a un nuevo juicio o dicta un fallo condenatorio. Según Gabriel, “el expediente pasó por tres vocalías y en la tercera quedó estancada. Era la de ella”.

“Hasta ahí parecía que por fin avanzaba, pero a partir de septiembre no se movió más”, agrega el hermano de la víctima, y se lamenta por lo que, presumía, podía ser un voto en favor de la víctima y contra la impunidad: “Ella era la única mujer en la Corte”.

Un femicidio lleva casi seis años impune y la causa está frenada en la Corte Suprema

El 1 de diciembre terminó el plazo máximo establecido por decreto para que el Presidente Alberto Fernández designe al candidato o candidata para ocupar la vacante que se abrió en la Corte tras la renuncia de Highton de Nolasco. Y todo parece indicar que la Casa Rosada estirará para más adelante una decisión que necesita de un complejísimo acuerdo con la oposición en el Senado: el oficialismo, que perderá la mayoría a partir del 10 de diciembre, necesita dos tercios de los miembros para elegir a un postulante.

Gisela López: los sospechosos están libres y viven a 150 metros de la familia de la víctima

Mientras tanto, los sospechosos de la violación y el femicidio de Gisela siguen libres. Y a Gabriel le resulta inevitable cruzarse con ellos: viven a una cuadra y media de su casa.

“Siempre les hacen allanamientos por cuatrerismo. El otro día vi a uno, y cuando pasó frente a mí me dirigió una mirada burlona. Pero yo no puedo reaccionar. No quiero hacer nada que pueda entorpecer la causa”, remarca el joven (28 años), invadido además por la bronca de sentir que nada cambia.

“Las leyes siguen iguales y los femicidios también. Me dolió muchísimo ver cómo mataron a Nancy (Videla)”, contó sobre el caso de la mujer asesinada en Ingeniero Budge.

Leé también: El femicidio de Nancy Videla: el juez presume que pudo haber una agresión sexual previa y rechazó el pedido de excarcelación del detenido

Un femicidio lleva casi seis años impune y la causa está frenada en la Corte Suprema

El femicidio de Gisela López

El cuerpo de Gisela López fue hallado el 10 de mayo de 2016 en la zona de “El Bajo” de Santa Elena, 18 días después de su desaparición cuando regresaba de la escuela a su casa.

Gisela, de 19 años, fue estrangulada con el cordón de una zapatilla, luego de sufrir golpes y agresiones sexuales.

Por el femicidio fueron acusados Mario Saucedo, alias “Negro”, de 54 años al momento del hecho; su hijo Elvio Saucedo, de 29; y Matías Vega, apodado “Matute”, de 19, por los delitos de abuso sexual y homicidio. Además, Rocío Altamirano, de 19 años y novia de Vega, fue imputada por encubrimiento.

Los fiscales Carolina Castagno y Santiago Alfieri habían pedido la pena de prisión perpetua, pero los tres acusados fueron absueltos por los jueces José María Chemez, Cristina Van Dembrouck y Ricardo Bonazzola.

Gisela López: críticas a la fiscalía y la llegada del caso a la Corte Suprema

En el veredicto, el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná formuló críticas a la fiscalía por “las escasas y débiles pruebas arrimadas al juicio”. La familia López siempre tuvo una mirada muy crítica sobre Santiago Alfieri y Carolina Castagno, a cargo de la investigación.

Tras el primer fallo, los fiscales presentaron un recurso ante la Cámara de Casación Penal para revisar la sentencia. Por mayoría, las juezas Marcela Davite y Marcela Badano cuestionaron errores en la valoración de pruebas de parte del Tribunal de Juicio y ordenaron realizar un nuevo debate. El tercer integrante, Hugo Perotti, votó que la absolución estuvo bien fundamentada. Corría el año 2018.

Meses más tarde, ya en 2019, la causa llegó a la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia. También por mayoría (los vocales Miguel Ángel Giorgio y Daniel Carubia sostuvieron que el fallo del Tribunal que dictó la absolución fue correcto, mientras la vocal Claudia Mizawak llamó a confirmar la última resolución) se anuló la sentencia de Casación y se confirmó el veredicto del Tribunal de Juicio. Entonces tomó intervención la Corte Suprema.

Fuente: TN

Please follow and like us: