Un buque de guerra noruego choca contra un petrolero tras realizar maniobras con la OTAN

El “KNM Helge Ingstad”, con 137 tripulantes a bordo, debió ser encallado para que no se hunda.

Una fragata noruega que había participado en las maniobras militares “Trident Juncture” de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) colisionó este jueves con un petrolero, dijeron las autoridades de Noruega. Hay ocho heridos, se informó.

La fragata “KNM Helge Ingstad”, con 137 tripulantes a bordo, chocó con el buque tanque “Sola TS” cuando éste estaba saliendo de una terminal petrolera en la localidad noruega de Øygarden, en la provincia de Hordaland.

Estado en el que quedó la fragata noruega KNM Helge Ingstad ./ EFE

Estado en el que quedó la fragata noruega KNM Helge Ingstad ./ EFE

Todos los tripulantes de la fragata pudieron ser rescatados, aunque ocho de ellos sufrieron heridas leves.

La colisión abrió una vía de agua en la fragata, que escoró. El petrolero, que transportaba 625.000 litros de crudo, solo sufrió daños ligeros y toda la tripulación resultó ilesa.

El Ejército noruego informó que se intentará remolcar la fragata a la base naval de Haakonsvern, situada no lejos del lugar del accidente.

La fragata noruega debió ser evacuada ante la entrada de agua y la posibilidad de hundirse./ AP

La fragata noruega debió ser evacuada ante la entrada de agua y la posibilidad de hundirse./ AP

Los servicios de rescate noruegos recibieron el aviso del accidente, cuyas causas todavía se desconocen, pasadas las 04.00 locales, pero no se procedió a evacuar a toda la tripulación, de 127 personas, hasta varias horas después ante el peligro de hundimiento de la nave.

“El barco no tenía capacidad de maniobra tras el accidente, sufrió daños bajo y sobre la línea de flotación, que hicieron que perdiera estabilidad”, explicó en rueda de prensa el comandante de la Marina noruega Sigurd Smith.

lLa fragata sufrió daños bajo y sobre la línea de flotación./ AP

lLa fragata sufrió daños bajo y sobre la línea de flotación./ AP

Ante el peligro de que la fragata KNM Helge Ingstad, de 139 metros de largo, se hundiera, las autoridades decidieron hacer encallar la nave.

Equinor, la compañía noruega dueña de la terminal, la cerró temporalmente después del accidente, al igual que se detuvo la producción en cinco yacimientos petroleros próximos situados en el mar del Norte.

Buques de guerra en formación durante las maniobras militares de la OTAN "Trident Juncture"./ DPA

Buques de guerra en formación durante las maniobras militares de la OTAN “Trident Juncture”./ DPA

El KNM Helge Ingstad es una de las cinco fragatas construidas la pasada década por los astilleros de Navantia en Ferrol (noroeste de España) para la armada de Noruega, en un encargo valorado en total en 1.100 millones de euros.

La fragata volvía de participar en “Trident Juncture”, las mayores maniobras organizadas por la OTAN desde el fin de la Guerra Fría, en las que participaron hasta el miércoles unos 50.000 soldados de una treintena de países, 10.000 vehículos, 65 barcos y 250 aviones.

Fuente: Clarín