Trump echó a su jefe de gabinete y lo reemplaza con un militar

El que se va es el moderado Reince Priebus. Lo sucede el general John Kelly, actual secretario de Seguridad.

Frustrado por las filtraciones a la prensa y por la incapacidad de alinear a los republicanos en el Congreso, el presidente Donald Trump echó a su jefe de Gabinete, el moderado Reince Priebus, y nombró como remplazante al general John Kelly, que se desempeñaba como secretario de Seguridad Interior.

No fue una sorpresa ya que Anthony Scaramucci, el recién designado jefe de Comunicaciones de la Casa Blanca, había definido a Priebus ante un periodista como un “jodido esquizofrénico paranoico”, responsable de las filtraciones a la prensa y que tenía los días contados.

Como es habitual, Trump anunció el cambio en su cuenta de Twitter: “Estoy complacido de informarles que acabo de nombrar al general/secretario John F Kelly como jefe de Gabinete. Es un gran estadounidense”. Sin ni siquiera mencionarlo, Priebus estaba afuera.

Trump continuó tuiteando que Kelly “ha sido una verdadera estrella de mi administración”. Luego agradeció a Priebus “por su servicio y dedicación al país. Logramos mucho juntos y estoy orgulloso de él”.

Los rumores de la salida de Priebus crecían de forma consistente ya que estaba acusado de no poder frenar las filtraciones de información desde la Casa Blanca –algo que enfurece a Trump—y de no poner orden en una administración caótica plagada de controversias. Aunque se sabe que no es tarea nada sencilla con un presidente con las características del magnate.

Priebus, ex presidente del Partido Republicano, que alcanzó su puesto dadas sus fuertes conexiones con el establishment de Washington y sobre todo por el Congreso, ha sido acusado también de haber sido uno de los responsables de no poder disciplinar a los legisladores oficialistas, que han votado algunas leyes en contra de los deseos de Trump. Prueba de ello es lo que sucedió la madrugada de ayer, cuando tres legisladores republicanos –entre ellos John McCain—se alinearon con los demócratas y rechazaron derogar la ley de salud de Obama, algo que Trump consideraba vital para su administración.

La designación de Anthony Scaramucci como jefe de Comunicaciones de la Casa Blanca la semana pasada dio un nuevo empujón para que Priebus viera su salida. En un audio de tono soez con un periodista de The New Yorker, Scaramucci acusaba a Priebus de ser un “jodido esquizofrénico paranoico” y estaba claro que ambos no podían convivir en el gabinete.

Fuente: Clarín