Tras una campaña breve y atípica, Río Negro elegirá a su próximo gobernador

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- Después de una campaña breve , atípica y atravesada por un fallo judicial que obligó a cambiar la grilla de competidores a último momento, Río Negro elegirá mañana a su próximo gobernador.

La pelea central será entre Arabela Carreras, la representante del frente oficialista Juntos Somos Río Negro, -que debió reemplazar al actual gobernador Alberto Weretilneck tras el fallo de la Corte Suprema que hace dos semanas le impidió competir por un tercer mandato-, y Martín Soria, el candidato del Frente para la Victoria, que aquí reúne a kirchneristas, peronistas y dirigentes del Frente Renovador.

Aunque los pronósticos le adjudican una ventaja a la candidata oficialista, de entre 5 y 20 puntos según el análisis que se mire, la sensación que aquí se palpa es de incertidumbre. Y no necesariamente por el desempeño de los competidores o por eventuales batacazos, sino por la desconfianza que en el ámbito político local y entre la gente de a pie generan las encuestas, sobre todo después del a fallida experiencia de Neuquén. A la incertidumbre también aporta la cantidad de indecisos que, siempre según las encuestas, rondan el 15 por ciento del electorado.

La tercera fórmula en competencia, son siete en total, es la de Cambiemos, que encabeza la radical Lorena Matzen. Aunque formalmente Matzen es la candidata del Gobierno, nadie en la Casa Rosada oculta que mañana esperan y hacen fuerza por un triunfo de Carreras, en quien ven la posibilidad de replicar el buen vínculo y la sintonía que Mauricio Macri tuvo con Wererilneck desde 2015. De hecho, en los últimos días no solo desde los campamentos de campaña rionegrinos, sino también desde despachos de la Casa Rosada hicieron circular encuestas que dan ganadora a la actual ministra de Turismo, Cultura y Deportes.

Una de las características de la elección de mañana, que Wewrtilneck desdobló como la mayoría de los gobernadores, es que no se nacionalizó, no trascendió las fronteras de la provincia, más allá del debate nacional que desató el fallo de la Corte Suprema (ver aparte).

En el marco de esa «provincialización», la contienda está atravesada por varios interrogantes que encontrarán respuesta cuando se conozcan los resultados y, sobre todo, cuando asuma el nuevo gobernador, el próximo 10 de diciembre.

Del lado del oficialismo, si la ganadora fuera Carreras, las preguntas se imponen solas: ¿cuán autónoma será de Weretilneck? ¿en qué medida gobernará condicionada por las directivas o necesidades políticas de su jefe político? La candidata no oculta que en un eventual gobierno suyo, el actual gobernador sería un hombre de consulta, aunque negó que vaya a ocupar un cargo. Ello pese a que, desde que fue elegida por Weretilneck como candidata a sucederlo, aquí suena con fuerza la posibilidad de que el gobernador sea su jefe de Gabinete.

¿Y si ganara Soria? Un triunfo del intendente de General Roca se interpretaría como una derrota de Macri en el largo camino a las elecciones de octubre y un triunfo del peronismo, tanto de Alternativa Federal como del kirchnerismo, pese a que Soria aseguró ayer en una entrevista con LA NACIÓN que no es kirchnerista ni cristinista. Sin embargo, si perdiera, es esperable que el gobierno nacional busque instalar que con Soria también fue derrotada Cristina Kirchner .

Como ya es habitual, y frente a la «laguna» que existe respecto del uso de redes sociales durante la veda electoral, ayer Weretilneck usó ayer su cuenta de Twitter para emitir un mensaje vinculado a su gestión, pero de tono evidentemente proselitista. «Hoy completamos el cronograma de pago de sueldos de la totalidad de los trabajadores públicos rionegrinos. Seguimos creciendo juntos», escribió junto a la imagen de un calendario y el detalle de las dependencias cuyos empleados cobraron: «Poderes Legislativo y Judicial, organismos de control, guardias y horas extra en salud», dice el cartel que posteó poco antes del mediodía. Aquí la veda electoral comienza 32 horas antes de la apertura de los centros de votación, es decir, a la medianoche del viernes.

En la provincia hay 545.695 personas habilitadas para participar de las elecciones. Votarán en 1651 mesas distribuidas en 276 escuelas de toda la provincia. Además de gobernador y vice, los rionegrinos elegirán legisladores provinciales.

A la hora del recuento de votos, la atención estará concentrada en las ciudades con mayor cantidad de electores y, por lo tanto, con más peso en el padrón electoral. Son Bariloche (97.582 electores), Roca (78.192) y Cipolletti (66.106). Los primeros resultados del escrutinio provisorio, que podrá seguirse online, se esperan para las 20 del domingo.

Fuente: LA NACION