“Tras los pasos de Orwell”: reflexiones de la diputada Sanz sobre las expresiones de Brieva, Cafiero y Nodio

En pocos días tres asuntos se instalaron en los temas de discusión: el ninguneo de Santiago Carfiero, jefe de Gabinete a toda la población que no comparte los métodos y las formas del Gobierno Nacional, las intenciones de Dadi Brieva de «agarrar un camión N1 619 y jugar al bowling por la 9 de Julio» y la creación de Nodio, el «observatorio» que controlará las expresiones periodísticas. Una crítica reflexión sobre ellos de la diputada María José Sanz.

Tras los pasos de Orwell

Pareciera que las caretas van cayendo y las verdaderas mezquindades van apareciendo. En apenas 3 días ocurrieron 3 hechos, que con observarlos es suficiente para entender mejor para donde iría la cosa.

Conocimos la creación del observatorio denominado NODIO, destinado a «verificar» desde el Estado Nacional las noticias y/o publicaciones pretendiendo determinar cuáles son maliciosas y cuáles no. Luego el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, al referirse a la importante manifestación del 12 de octubre por el descontento de las medidas adoptadas por el Presidente y su equipo de gobierno, expresó «Estos argentinos y argentinas que se manifestaron no son ‘la gente’, no son todos, no son ‘el pueblo’, no son la Argentina». Y como no hay dos sin tres,  Dady Brieva (cómico fanático kichnerista), tuvo un ataque de verborrágico odio, en su programa  “Volver Mejores” (nombre que pareciera una paradoja) manifestando que tenía “ganas  de agarrar un camión N1 619 y jugar al bowling por la 9 de Julio».

Pareciera que nos encontramos en el escenario 1984 de George Orwell, novela de distopía cuya trama ocurre en Oceanía, un país dominado por un gobierno totalitario que mantiene en constante vigilancia a sus ciudadanos e, incluso, insiste en espiar sus pensamientos para mantener el orden.  Donde un Ministerio de la Verdad mantiene a los ciudadanos bajo vigilancia perpetua, reescribiendo artículos para que cumplan con la ideología y la imagen que vende el Partido dominante.

 La ironía en estas situaciones es que, por un lado, tenemos un gobierno que quiere “proteger” a pueblo, pero casi simultáneamente pareciera que para pertenecer a él es condición ineludible aceptar lo que el gobierno disponga sin chistar, y, claramente, no oponerse a sus ideas, mucho menos a sus medidas. Así entonces, si se está de acuerdo se es un “argentino de bien”, parafraseando al presidente.

El establecimiento del NODIO nos recuerda la extraviada propuesta de la de la CONADEP del periodismo y al Juicio Publico Simbólico llevado a cabo por Hebe Bonafini en 2010 a periodistas opositores. Agrava esta situación la falta de respeto a aquellas personas que perdieron la vida durante la última dictadura, para cuya investigación fue creada la CONADEP, asimilando el ser opositor a ser un genocida; además esta profanación es asistida por su propia ignorancia, debido a que el peronismo se opuso en su momento a esa política de derechos humanos al punto que rechazó la invitación para formar parte de la Conadep. Ello nos marca claramente la tendencia que busca crear el llamado irónicamente Frente de “TODOS”.

Este Frente que utilizó la palabra TODOS pareciera demostrarnos que cree acérrimamente que quien no está con ellos es nadie y como tal debe ser tratado. Desmereciendo y desoyendo los reclamos que gran parte de la sociedad realiza hace caer la carta del pluralismo. Si se está al frente del Gobierno se trabaja para todo un país no para un sector incondicional al partido gobernante.

Este oxímoron en que nos encontramos, donde pregonan libertad de expresión con censura, nos hace preguntarnos en donde estamos parados, preocupados por cual es el futuro que nos espera, percibiendo que la soberbia y control ponen en jaque nuestros derechos constitucionalmente reconocidos.

En este momento podríamos reflexionar sobre la incoherencia de la frase que les gusta utilizar “el amor vence al odio”. En lo acontecido cuesta vislumbrar algo más que odio y la incitación a profundizarlo.

Pareciera haber arraigado la idea expresada por Orwell en 1984, “El poder consiste en hacer pedazos las mentes humanas y volver a unirlas en nuevas formas que elijas”.

La Argentina será una democracia madura cuando sus dirigentes entendamos que en la diversidad hay un recurso inagotable, en los valores democráticos un marco común, y en la convivencia respetuosa, la estrategia para que la realidad que nos sofoca sea solo una parte de la historia de un país de ciudadanos libres, diversos en ideas e iguales en derechos.

Diputada María José Sanz

Frente4 Cambia Mendoza

Please follow and like us:
Tweet 20