Historia repetida: trabajadores de La Colina quemaron neumáticos y cortaron el tránsito

Esta mañana trabajadores de la planta permanente y temporal de La Colina S.A. incendiaron neumáticos y cortaron la calle Callao al 300, donde se encuentra la empresa conservera.

La medida se debe a que no les han cancelado el mes de septiembre; les han entregado a cuenta $15000 a algunos empleados de rango más alto y $10000 a los otros.

Además, protestan porque existe la posibilidad de que no haya trabajo en la temporada 2018, debido a problemas financieros y administrativos que tiene la empresa; por esto el reclamo -que comenzó el martes- no se levantará la protesta, aún cuando paguen la deuda. Esperan respuesta a lo que los inquieta: el trabajo para la temporada 2017/2018. Si no se realiza, estiman que cerca de 800 empleados se quedarían sin trabajo.

En julio de este año realizaron una medida de fuerza similar, que se sumó a la larga lista de protestas por la conducta empresaria.

Cabe destacar que la conservera es gerenciada por la familia De Pellegrin; desde hace años sus números no cierran, y que han pasado períodos con abultados pasivos.

La desafortunada historia de La Colina se remite a varios años atrás, los previos a la privatización de Giol (incluida La Colina) en la década de la presidencia de Carlos Saúl Menem y los posteriores.

En 2012, Alejandro Abraham, el entonces intendente de Guaymallén y pre candidato a diputado nacional kirchnerista (cargo que hasta ahora ocupa), presentó en San Rafael un proyecto para reestatizarla. Sin embargo a pesar del tiempo transcurrido nunca hubo gestiones exitosas en tal sentido.

Cuando en 2012 Abraham presentó el proyecto estatizador (proponía que el Estado provincial adquieriera el 51% de las acciones y una participación para los trabajadores), lo acompañaba Alejandro Cazabán, quien en aquella conferencia de prensa denunció el cierre en San Rafael de 7 industrias relacionadas al procesamiento de frutas.

La historia actual nos remite a uno de los puntos de inflexión de la empresa, cuando solicitó en 2015 se presentó a la justicia para una convocatoria de acreedores.