Tiene 38 años, es concejal y pide jubilación por invalidez: argumenta que el estrés del cargo agravó su salud

Gabriel D’Amico es edil del PRO en la ciudad de San Juan y está a dos meses de finalizar su mandato. En diálogo con TN, habló de una «persecución y operación política» del oficialismo local.

Previo a terminar su mandato un concejal de la capital de San Juan que tiene 38 años pide una jubilación por invalidez porque asegura que el estrés que le genera su cargo agravó su estado de salud. Se trata del edil del PRO Gabriel D’Amico, que asegura que tiene patologías acreditadas como colitis ulcerosa, que empeoraron por la tensión que le produce su puesto municipal. En diálogo con TN, argumentó que la información inicial que se publicó sobre su caso era falsa y la vinculó a una «persecución y operación política» del oficialismo local.

Explicó que hace 8 años que tiene certificado por discapacidad, que tiene colitis ulcerosa, una patología autoinmune que afecta al intestino grueso generando hemorragias, úlceras, pérdida de peso y anemia. Dijo además que está anticoagulado hace más de 14 años, tuvo dos episodios de trombosis (coágulos que obstruyen el flujo sanguíneo), miopía avanzada y que durante su gestión le colocaron un marcapasos.

«Está todo acreditado», aseguró, y aclaró que en ningún momento pidió «jubilación de privilegio ni una compensación por estrés». Dijo que pidió una jubilación por invalidez a partir del agravamiento de su salud que, aduce, fue provocado por la tensión que le genera su cargo. «Está probado que el estrés incide en las enfermedades que tengo», afirmó.

Asegura que parte de la información que se publicó inicialmente sobre su caso era falsa y acusó al kirchnerismo, que gobierna la capital sanjuanina, de orquestar «una persecución y una operación política» en su contra. «Soy el más opositor al oficialismo, denuncié varios casos de corrupción. Hay una campaña en contra mía, los medios locales hacen una operación en mi contra, me desprestigian. Hay mucha mala intención», cuestionó.

Aclaró que no cobra $139 mil en mano sino $98 mil y que está en su «legítimo derecho» de pedir la jubilación. «Hice la presentación, que será evaluada. Todos los días entran en la ANSES requerimientos de jubilación por invalidez. No estoy haciendo nada ilegal», explicó.

D’Amico es concejal de la capital sanjuanina desde 2015 y este termina su mandato. Hizo la presentación en la ANSES el pasado 17 de septiembre y espera un examen médico que certifique cuál es su grado de discapacidad, que comprobará el historial clínico y que definirá si sus patologías se agravaron por su labor como concejal. Solo podrá acceder a la jubilación en el caso de que se determine si tiene una incapacidad física o intelectual del 66% como mínimo.

 

Fuente: TN