Sigue la batalla judicial entre Cristóbal López y Tinelli por una deuda de US$ 17 millones

El conductor televisivo volvió a impulsar un juicio por cuotas impagas de la compra de Ideas del Sur y su contrato como conductor de Show Match.

Con acusaciones por «estafa», «desbaratamiento de derechos acordados» e «insolvencia fraudulenta», Marcelo Tinelli denunció hace más de un año y medio a su ex socio Cristóbal López y a Fabián De Sousa. La causa se encuentra a cargo del juez Martín Peluso provisoriamente, ya que el juzgado se encuentra vacante. Se ordenaron una serie de medidas hace poco tiempo para determinar si hubo fraude o si la cesación de pago contra el conductor de televisión respondió a un problema estrictamente comercial. Esta causa se unificó con otra de Orlando Vignatti, ex dueño de Ámbito Financiero, contra López por no terminar de pagar las acciones del diario.

“Que diga (Marcelo) Tinelli si yo le debía algo antes de quedar detenido”, dijo en tono molesto el dueño del Grupo Indalo al recuperar su libertad. Temprano se dirigió a los Tribunales de Comodoro Py para notificarse de la decisión del juez Claudio Bonadio de excarcelarlo. Allí en declaraciones a Radio Mitre, dijo que su próximo objetivo era recuperar su empresa que a la fecha tiene a la principal compañía -Oil Combustibles SA-, quebrada y el resto de las firmas con sus concursos preventivos abiertos. En ese planteo disparó contra el conductor de Showmatch.

La denuncia que Tinelli presentó ante la justicia contra Cristóbal López, fue a mediados de noviembre de 2017. Un mes después, el empresario K quedó detenido por orden del juez Julián Ercolini y procesado por defraudar al Estado por no pagar con Oil, el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC). Esa deuda generada con el fisco, al momento de la formulación de la denuncia, ascendía a $ 8.000 millones. “Marcelo no va a ir a la justicia por una deuda que no existe”, replicaron desde el entorno del conductor ante la consulta de Clarín.

El reclamo es por una deuda de 322 millones de pesos, para entonces unos 17 millones de dólares ya que López nunca terminó de pagar el porcentaje correspondiente a las acciones vendidas de Ideas del Sur y adeudaba para entonces, más de ocho meses de honorarios al conductor. 

Sin margen para vender el Grupo Indalo como pretendía el empresario K antes de quedar detenido por primera vez, los reclamos por deudas se acumulan. No sólo le reclama la AFIP más de $ 10.000 millones por el ITC, y diversos acreedores, sino también Tinelli y Vignatti. Al primero le compró la productora Ideas del Sur y al segundo, el grupo Ámbito Financiero. Según las denuncias formuladas en el fuero de instrucción, a ambos les quedó debiendo parte de la operación comercial. La Justicia federal ya había manifestado que “lejos de cumplir con sus obligaciones fiscales, Cristóbal López expandió su grupo empresarial sobre todo los medios de comunicación”.

La denuncia del conductor patrocinado por los abogados José María Figuerero y Santiago Fontán Balestra, refiere a maniobras fraudulentas e incumplimiento de los contratos firmados.

Ideas del Sur, la productora fundada por Tinelli y una de las empresas del Grupo Indalo, le adeuda $ 137.375.000 sólo por su «contrato de exclusividad y conducción» de Showmatch.

A la millonaria cifra, se suma US$ 12.900.000, que South Media Investments, otras de las empresas de Indalo, adeuda al conductor de televisión por la compra del 19% de Ideas del Sur, en abril de 2016. Así, a la fecha la deuda reclamada ronda los 17 millones de dólares.

La causa tuvo sus idas y vueltas. El primer juez Luis Zelaya buscó enviarla al fuero federal, entendiendo «que el reclamo de Tinelli se desprende de la misma maniobra defraudatoria por la que no pagó los $ 8.000 millones a la AFIP». Esto fue rechazado y mientras ese expediente ya se encuentra en juicio oral a cargo del Tribunal Oral Federal 3 (TOF 3), la denuncia por la deuda de U$S 17 millones avanza en el fuero de instrucción.

El juez Peluso envió una resolución al TOF 3 pidiendo que remitan copias certificadas del informe realizado por los veedores jurídicos. Asimismo, se requirió que se reciba declaración a dichos peritos “a fin de que se pronuncien respecto de la hipótesis delictiva aquí investigada, tanto de las personas físicas como jurídicas”.

Es decir, se busca determinar en función de los informes sobre las compañías si “hubo fraude o si se trató de un problema estrictamente comercial derivado de los riesgos propios de las actividades que desarrollaban tanto Tinelli como Cristóbal López”, explicó una fuentes de la investigación.

El escrito del magistrado al que accedió Clarín, también plantea que se busca determinar si por parte de López y De Sousa, “existió un traspaso de acciones a nuevos accionistas, si buscaron alternativas adicional para asegurar el cuidado del patrimonio de las entidades, sin necesidad de transferencia accionaria y si sus modificaciones patrimoniales, variaciones en tenencias accionarias, créditos y deudas, pudieron haber acarreado su insolvencia y consecuente disminución patrimonial que perjudica al patrimonio del querellante”, es decir, de Tinelli.

La defensa de Tinelli denunció un «perjuicio económico» ante la «situación de insolvencia para afrontar esas deudas» y acusa a los empresarios de «un silencio sobre circunstancias relevantes, calidad simulada y apariencia de bienes». En este punto se refirieron a OP Investiment, que se adjudicó la compra del Grupo y creen que se trata de una transacción «ya consumada».

Fuente: Clarín