“Si Massa gana en el 2017, va a ser el nuevo líder del peronismo”

En un aviso, Scioli se define como un ‘opositor genuino’. ¿Usted se siente un opositor genuino?

-No, yo me siento un hombre de la democracia argentina. Entiendo que en esta etapa hay que apoyar los lineamientos del Gobierno y la gobernabilidad y la gobernabilidad de las provincias. Creo que el Senado ha tenido un rol muy importante en la sanción de las leyes y también en el financiamiento de los estados provinciales. La última muestra es el Presupuesto que vamos a tratar el 30 de noviembre. Creo que el trabajo ha sido responsable con el país y hemos tenido un rol democrático, que es lo que la sociedad esperaba. Esta calificaciones no las comparto para nada. Algunos temas en los que hemos disentido hemos expresado claramente nuestra posición, pero no hemos puesto palos en la rueda. Hemos sido un aporte a un Gobierno que no tiene mayoría en ninguna cámara.

En su bastión. Miguel Pichetto en el despacho del bloque de senadores del PJ, que preside desde diciembre de 2002.

En su bastión. Miguel Pichetto en el despacho del bloque de senadores del PJ, que preside desde diciembre de 2002.

-¿Qué frutos obtuvo el peronismo?

-El saldo creo es positivo para los gobernadores y para los intendentes. Hubo una recuperación de recursos para los estados provinciales, obra pública, un presupuesto que todo el mundo reconoce tiene una transferencia importante para los estados provinciales.

-Algunos en el PJ le critican que también acompañaron iniciativas en las que no estaba en juego la gobernabilidad…

-En la reforma del Ministerio Público habíamos negociado una salida razonable, pero eso no fue posible porque no hubo cohesión por parte del propio Gobierno, que desistió de la sanción de la ley y creo que es un tema cerrado en el ámbito del Congreso. Tuvimos una actitud pro positiva para encontrar una salida que fuera armoniosa y no compleja para que el Gobierno pudiera en su momento designar un procurador que tuviera una línea más cercana a su pensamiento.

-Otro ejemplo sería la reforma electoral…

-Esa ley esta discutiéndose, va a haber reformas. El peronismo es un partido democrático, de raigambre popular y nacional, y no puede ir en contra del proceso tecnológico.

En su bastión. Miguel Pichetto en el despacho del bloque de senadores del PJ, que preside desde diciembre de 2002.

En su bastión. Miguel Pichetto en el despacho del bloque de senadores del PJ, que preside desde diciembre de 2002.

-¿Pero siente que acompañaron más leyes de las necesarias?

-Hemos acompañado algunos temas económicos centrales, como la salida del default, el pago a los holdouts, el blanqueo, el pago a jubilados, la ley de participación público privada. Hemos acompañado los grandes lineamientos de la politica económica del Gobierno. Lo que no nos pueden imputar es que hemos rechazado estas políticas y le hemos generado al país un costo. Si nosotros nos hubiéramos opuesto, nos dirían que bloqueamos.

-¿El peronismo irá dividido en las elecciones de 2017?

-Sería preocupante. Al Gobierno le conviene. La gran batalla va a ser en provincia de Buenos Aires, vamos a ver cómo evoluciona este proceso.

-¿Ve a Cristina Kirchner como candidata?

-No lo sé, no puedo hacer valoraciones de conducta que deben asumirse a titulo personal. Pienso que el peronismo tiene que ir a un proceso de renovación generacional, de construcción de nuevos liderazgos. Creo que la etapa anterior fue muy larga, ha tenido aciertos y errores. Los procesos políticos se agotan, los liderazgos personalizados fueron muy fuertes, un modelo casi cesarista de la conducción con pérdida del poder parlamentario. El peronismo de cara al futuro tiene que reconstruirse.

-¿Incluye a Massa en la visión de un peronismo dividido?

-Sí, porque es un espacio político que tiene una corriente peronista muy fuerte y dirigentes importantes. Con Massa están Lavagna y Felipe Solá. No puedo desconocer que ahí hay peronismo. Creo que que es un hombre que tiene proyección, como también la tienen otras figuras jóvenes del peronismo, llámese Randazzo, Perotti, Bossio o gobernadores que han aparecido como Bordet, Uñac o el propio Urtubey.

-¿La elección de 2017 ordenará al partido?

-Va a ser una elección importante, en donde los emergentes del resultado electoral indudablemente van a ser la conducción que va a emerger en el peronismo. El que gane en Provincia, si el peronismo hace una buena elección, emergerá con un liderazgo muy relevante. Y en esto lo incluyo al Frente Renovador. Si Massa gana en la Provincia el año que viene va a ser el nuevo líder del peronismo de cara a 2019.

-¿A todo el peronismo?

-A todo el peronismo. El que gana, conduce.

-¿Qué le pareció el apoyo del Gobierno a Hillary Clinton?

-El Gobierno estuvo muy amateur. El rol de la canciller y del embajador han sido muy irresponsables. No deberían haber opinado sobre el proceso proceso democrático de otro país. Esta en la primera lección de las relaciones internacionales.

En su bastión. Miguel Pichetto en el despacho del bloque de senadores del PJ, que preside desde diciembre de 2002.

En su bastión. Miguel Pichetto en el despacho del bloque de senadores del PJ, que preside desde diciembre de 2002.

-¿Había tanto para emprolijar en lo económico como sostiene el Gobierno?

-Había temas que se debían resolver, el tema holduts es uno. Se podría haber hecho peor o mejor, pero había que hacerlo. El Congreso apoyó. Era fundamental resolverlo para tener acceso a los mercados, para que la Argentina se normalizara, había que hacerlo. El blanqueo me pareció una buena herramienta, puede tener un resultado positivo.

-Pero la inflación supera el 40%…

-Hay una tendencia a la baja de la inflación en los últimos meses, pero también es cierto persiste en la economía una situación de recesión y de no reactivación, y como me preocupa a mí también debe estar preocupando al Gobierno. Por ahora los datos económicos no son buenos. Esperemos que los recursos del blanqueo sirvan para inversiones que puedan reactivar.

-¿Va insistir con la idea de aquel acuerdo político que el Gobierno no aceptó?

-Creo más que nunca en un acuerdo de políticas de Estado para el año próximo. El Gobierno debería convocar a la oposición y colocar sobre el tablero una serie de temas que estén fuera de la discusión electoral, de lo contrario corremos riesgo de que el Congreso se paralice a mitad de año y no haya posibilidad de sancionar leyes que puedan resultar importantes para el país. La lucha contra el delito, contra el narcotráfico, la cuestión del crecimiento, del empleo, armar una agenda que esté afuera de la discusión electoral para que el Congreso funcione, para que puedan tener previsibilidad las políticas y la Argentina no se parelice por un proceso electoral que puede ser muy largo en el tiempo.

Fuente: Clarín.com.ar