Semana clave para el dólar: vence un bono en pesos y esperan por el impacto en el tipo de cambio

Semana clave para el dólar: vence un bono en pesos y esperan por el impacto en el tipo de cambio

Los controles de cambio que ayudaron en las últimas dos semanas a mantener la estabilidad cambiaria serán puestos a prueba esta semana. El viernes vencerá un bono en pesos que implicará un pago equivalente a poco más de U$S400 millones. Esto podría poner presión en el precio de una de las cotizaciones paralelas del dólar, el contado con liquidación.

El Ministerio de Hacienda deberá abonar esta semana unos $24.800 millones correspondientes al BoPoMo (Bono de Política Monetaria), un título de deuda en pesos que paga intereses de acuerdo al nivel de la tasa de las Leliq del Banco Central. Al tipo de cambio oficial actual, representarían U$S410 millones.

Según datos del mercado, la mitad de esa tenencia pertenece a un solo fondo de inversión internacional, por U$S200 millones y casi la totalidad a inversores en el extranjero. Debido a los límites en la posibilidad de compra de divisas, ese fondo tiene prohibido dolarizarse para atesoramiento. La única forma que tendría, entonces, para convertir esos pesos en moneda extranjera sería a través del mercado financiero.

El «contado con liqui» es la alternativa bursátil por la cual las empresas pueden saltearse los controles de cambios y adquirir dólares. Se trata de una operatoria por la cual las personas jurídicas, a través de la compraventa de acciones o bonos, pueden comprar divisas que quedan depositadas en una cuenta en el exterior.

Esta alternativa para hacerse de dólares, al tratarse de una opción paralela, una cotización diferenciada. Este viernes, según la sociedad de bolsa Rava, el precio del contado con liquidación fue de $73,21, casi 30% de diferencia con el oficial, que cerró a $57,50. Una eventual conversión de los pesos que pague el BoPoMo a dólares podría, incluso, hacer crecer esa brecha.

En los últimos días, además, algunas empresas comenzaron a tener problemas para hacer frente a sus obligaciones con inversores en el exterior. El control de cambio impide que puedan girar con normalidad los pagos de sus deudas. El gigante inmobiliario IRSA registró esta semana inconvenientes para abonar U$S135 millones de intereses a sus acreedores.

Según informó, IRSA acreditó los desembolsos en las cuentas de los tenedores de deuda, pero aquellos con cuentas en el extranjero no recibieron los giros. Sucede que el control de cambios que reguló el Banco Central desde comienzos de mes impide a las empresas girar divisas al exterior sin autorización previa.

Fuente: TN