Se conoció el audio de la declaración de uno de los rugbiers ante el juez por el crimen en Villa Gesell

Este jueves, los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell estuvieron ante el juez de la causa. Aunque no declararon, uno de ellos hizo uso de la palabra para advertir que ninguno de los imputados por el asesino quiso que «pasara lo que pasó».

En las últimas horas se conoció el audio de esa declaración de Blas Cinalli, de 18 años, ante el juez de Garantías de la causa, David Mancinelli.

Según el corte difundido por el canal de noticias C5N, en un momento de la audiencia, el juez le dio lugar a los ocho rugbiers que estaban presentes en la sala para que hablaran.

«Ustedes, por el momento, no han prestado declaración en el proceso, por lo tanto en esta audiencia no deberíamos escucharlos hacer un relato sobre lo que pasó en el hecho, pero si tienen algo que manifestar, algo con respecto a su situación, respecto del lugar de alojamiento, alguna cuestión que les parezca de utilidad, este es el momento oportuno», sentenció el juez.

En ese momento, se escuchó la voz de Cinalli, quien afirmó: «Yo quiero decir que lo que pasó, ninguno de nosotros quiso que pase. Eso sí». A su lado lloraba Máximo Thomsen (20), uno de los acusados como coautor del crimen.

En ese contexto, Mancinelli señaló que «en cualquier momento del proceso en el que tengan alguna petición para hacer en el Juzgado, el mismo día yo los voy a atender».

Al término de la audiencia, Fabián Améndola, uno de los abogados de la familia Báez Sosa, contó que el juez adelantó que dará a conocer su resolución este viernes sobre la situación judicial de los imputados.

En tanto, la defensa de los rugbiers, a cargo de Hugo Tomei, dijo que pedirá que en caso de confirmarse la prisión preventiva para todos o algunos de ellos, puedan cumplirla de manera atenuada, bajo arresto domiciliario, con monitoreo electrónico.

Al respecto, Fernando Burlando -abogado de la familia Báez Sosa- habló sobre las sensaciones que le dejó la audiencia de este jueves: «Ellos no demostraron estar arrepentidos o una voluntad vinculada a algo similar. No tuvieron reacción. Esa actitud habla de lo que son, de lo que hicieron».

Consultado sobre qué son para él los rugbiers, el letrado no dudó: «Son personas que a traición y cobardemente atacaron a un joven en patota. Son unos cobardes, son mierda», sentenció y agregó: «Ellos no pueden estar un sólo minuto en la calle».

Clarín