,

Schwartzman dio vuelta un impresionante partido y se metió en la tercera ronda de Roland Garros

Si hay algo que no se le puede discutir a Diego Schwartzman es su actitud a la hora de disputar los partidos.

Si hay algo que no se le puede discutir a Diego Schwartzman es su actitud a la hora de disputar los partidos. En la segunda ronda de Roland Garros, volvió a demostrar que nunca hay que darlo por muerto y remontó un impresionante duelo en el que arrancó perdieron los primeros dos sets. Después de tres horas y 45 minutos de juego, el número 16 de ranking doblegó por 2-6, 6-7 (3), 6-2, 6-2 y 6-2 a Jaume Munar (87°) y accedió a la siguiente fase del segundo Grand Slam de la temporada.

El Peque arrancó muy errático y le costó hacer pie frente al gran nivel con el que el español arrancó el partido. Luego de ceder el primer capítulo, volvió a sucumbir en el segundo por un tie-break en el que estuvo muy errático. Una breve meditación y concentración en el banco fue suficiente para reiniciar su cabeza y salir en busca de la hazaña en el polvo de ladrillo de París: estampó dos 6-2 consecutivos para forzar el partido a un quinto set.

Ya en la quinta manga, salió decidido a cerrar la historia y logró quebrar el servicio de Munar en el primer juego. Minutos más tarde, tras varios minutos de disputa, cerró su saque con un contundente ace y se llevó rápidamente un 2-0 a su favor. Ya con el momento a su favor, Schwartzman sólo siguió levantando el nivel sin darle una oportunidad a Munar que rápidamente se encontró 4-0 abajo en el marcado y al borde de quedar eliminado del Grand Slam.

Una vez contra las cuerdas, el español elevó el rendimiento de manera repentina y achicó la diferencia a dos juegos. Allí nuevamente el nacido en Buenos Aires sacó su caracter, quebró el servicio y cerró el partido con otro 6-2. En la tercera ronda de Roland Garros el argentino se enfrentará con el ganador del encuentro entre el croata Borna Coric (279°) y el búlgaro Grigor Dimitrov (21°).

Además, Sebastián Báez dio la nota este miérocles, pese a su derrota ante Alexander Zverev, uno de los máximos candidatos al título luego de más de 3 horas 30 minuntos. Fue 6-2, 6-4, 1-6, 2-6 y 7-5 en una remontada espectacular del argentino que enloqueció a los fanáticos, que tuvo con un match point a su favor, pero que no alcanzó para barrer al alemán.

Luego de su ajustado triunfo, el número 3 del ranking ATP declaró: “Le dije a Sebastián que esto es lo peor que vas a sentir por haber perdido en cinco sets después de un partidazo… yo perdí un US open después de haber ganado los dos primeros sets. Le desee lo mejor, es un gran jugador”. Al ser consultado sobre cómo logró resurgir en el quinto juego, explicó: “Yo solamente traté de pelear, siempre hay que buscar la manera de seguir luchando”. El tercer mejor tenista de la actualidad, enfrentará ahora al ganador del duelo entre el neerlandés Tallon Griekspoor y el estadounidense Brandon Nakashima.

Por su parte, Baez, que se había clasificado para la segunda ronda de Roland Garros tras dejar en el camino al serbio Dusan Lajovic, cierra una actuación consagratoria ante los ojos del mundo. Con apenas 21 años, el oriundo de Buenos Aires que fue cuartofinalista en Lyon la semana pasada, mostró un nivel fantástico para completar una de sus mejores performance de su carrera.

En la segunda ronda de Roland Garros, volvió a demostrar que nunca hay que darlo por muerto y remontó un impresionante duelo en el que arrancó perdieron los primeros dos sets. Después de tres horas y 45 minutos de juego, el número 16 de ranking doblegó por 2-6, 6-7 (3), 6-2, 6-2 y 6-2 a Jaume Munar (87°) y accedió a la siguiente fase del segundo Grand Slam de la temporada.

El Peque arrancó muy errático y le costó hacer pie frente al gran nivel con el que el español arrancó el partido. Luego de ceder el primer capítulo, volvió a sucumbir en el segundo por un tie-break en el que estuvo muy errático. Una breve meditación y concentración en el banco fue suficiente para reiniciar su cabeza y salir en busca de la hazaña en el polvo de ladrillo de París: estampó dos 6-2 consecutivos para forzar el partido a un quinto set.

Ya en la quinta manga, salió decidido a cerrar la historia y logró quebrar el servicio de Munar en el primer juego. Minutos más tarde, tras varios minutos de disputa, cerró su saque con un contundente ace y se llevó rápidamente un 2-0 a su favor. Ya con el momento a su favor, Schwartzman sólo siguió levantando el nivel sin darle una oportunidad a Munar que rápidamente se encontró 4-0 abajo en el marcado y al borde de quedar eliminado del Grand Slam.

Una vez contra las cuerdas, el español elevó el rendimiento de manera repentina y achicó la diferencia a dos juegos. Allí nuevamente el nacido en Buenos Aires sacó su caracter, quebró el servicio y cerró el partido con otro 6-2. En la tercera ronda de Roland Garros el argentino se enfrentará con el ganador del encuentro entre el croata Borna Coric (279°) y el búlgaro Grigor Dimitrov (21°)

Además, Sebastián Báez dio la nota este miérocles, pese a su derrota ante Alexander Zverev, uno de los máximos candidatos al título luego de más de 3 horas 30 minuntos. Fue 6-2, 6-4, 1-6, 2-6 y 7-5 en una remontada espectacular del argentino que enloqueció a los fanáticos, que tuvo con un match point a su favor, pero que no alcanzó para barrer al alemán.

Luego de su ajustado triunfo, el número 3 del ranking ATP declaró: “Le dije a Sebastián que esto es lo peor que vas a sentir por haber perdido en cinco sets después de un partidazo… yo perdí un US open después de haber ganado los dos primeros sets. Le desee lo mejor, es un gran jugador”. Al ser consultado sobre cómo logró resurgir en el quinto juego, explicó: “Yo solamente traté de pelear, siempre hay que buscar la manera de seguir luchando”. El tercer mejor tenista de la actualidad, enfrentará ahora al ganador del duelo entre el neerlandés Tallon Griekspoor y el estadounidense Brandon Nakashima.

Por su parte, Baez, que se había clasificado para la segunda ronda de Roland Garros tras dejar en el camino al serbio Dusan Lajovic, cierra una actuación consagratoria ante los ojos del mundo. Con apenas 21 años, el oriundo de Buenos Aires que fue cuartofinalista en Lyon la semana pasada, mostró un nivel fantástico para completar una de sus mejores performance de su carrera.

Fuente: La Nación

Please follow and like us: