,

Sacó ventaja y afianza la ilusión

River le ganó 1-0 a Banfield con un gol de Suárez y le metió presión a Boca, que juega ahora en Santiago del Estero. El equipo de Gallardo le lleva seis puntos a su eterno rival en la tabla.

En el tramo final del campeonato, cuando los puntos parecen valer doble, los triunfos se festejan más. Por eso el desahogo, bajo el diluvio, de todo River con el pitazo final del árbitro. Un triunfo que lo deja con seis puntos de ventaja sobre Boca, aunque con un partido más porque el Xeneize estará intentando descontar en su partido en Santiago del Estero ante Central Córdoba. Algunas falencias a la hora de definir sumada a la gran actuación que tuvo el arquero Arboleda hicieron que el resultado quedara chiquito. De ahí que el 1-0 terminó transformando el dominio de River en puro sufrimiento. Aunque la realidad es que Banfield nunca puso en aprietos al puntero del torneo, salvo alguna jugada aislada como esa acción de Daniel Osvaldo, sacándose de encima en una baldosa a Robert Rojas y probando con una vaselina por arriba de Armani que se fue cerquita.

De entrada, River fue el que impuso condiciones. Su 5-3-2 flexible, con los carrileros Montiel y Casco pasando permanentemente al ataque prevalecía ante el 4-4-2 de Banfield en el que Arias intentaba tapar a Enzo Pérez en la salida mientras Bertolo por un lado y Dátolo por el otro buscaban evitar las conducciones de Martínez Quarta y Pinola. Pero River, más intenso y rápido en las transiciones, dominaba el juego al saltear líneas de presión rivales.

Luego del gol de Suárez, tras una gran acción individual de Montiel que recibió un pase al vacío de Enzo Pérez, River tuvo «su» momento en el partido y pudo ampliar la diferencia con ese penal fallido de Borré, que pateó al travesaño. Justamente el poste le negó el gol al colombiano también en el complemento, luego de un cabezazo.

Con Pinola tocado, Gallardo metió a Scocco y cambió a un 4-3-1-2, con Juanfer de enlace. Pero Banfield, con más empuje que juego, fue a buscar el empate y si bien casi no generó peligro, salvo la de Osvaldo, su actitud le puso dramatismo a los minutos finales.

Fuente: Olé

Please follow and like us:
Tweet 20