,

River fue contundente, goleó a Independiente y se acerca a la Liberadores 2020

Los de Gallardo se aprovecharon de la falta de eficacia de su rival para conseguir un triunfo importante en el clásico. Fue 3-0 con tantos de Álvarez, Scocco de penal y Pratto.

River recibía en el estadio Monumental a Independiente, en uno de los clásicos más tradicionales de la historia del fútbol argentino y en el cual los dos equipos necesitaban ganar para fortalecer e incrementar las chances para alcanzar un lugar en la Copa Libertadores de 2020. El local goleó por 3 a 0 y se afianzó en zona de copas.

Como era de esperar por los estilos de ambos equipos, y por lo que mostraron en sus choques en la Libertadores pasada, tanto River como Independiente salieron a buscar el partido, cada uno con sus armas. Se armó un buen encuentro en el que los locales se impusieron un poco más.

Pero primero, antes de los cinco minutos, Sanchez Miño quedó en buena posición de frente al arco, dudó en pegarle al arco o meter un centro y definió mal. Después fue River el que tuvo más llegadas en el arco contrario. Primero por un desborde de Matías Suárez a los 12′, que tiró el centro atrás y Nacho Scocco no definió bien (erró el disparo y le pegó pifiado). Después, Campaña salvó a los 16′ en un córner de Quintero que se le metía «olímpico».

El local comenzaba a ser netamente mejor que su rival y, para colmo, el equipo de Ariel Holan se quedó sin Guillermo Burdisso, que se lesionó solo al caer mal en un cierre.

Las llegadas del Millonario se multiplicaron en los siguientes minutos, y encontraron en Campaña una figura excluyente. El arquero, que ya le había tapado el gol a Quintero en el córner, apareció para ahogarle el grito a Scocco a los 24′. El ex Newell’s cabeceó en soledad tras un centro de Matías Suárez y el arquero salvó de manera milagrosa.

Dos minutos después fue Alan Franco, quien primero había pifiado en un cierre aéreo, el que salvó en la línea una buena definición de Suárez en la salida de Campaña.

En los últimos diez minutos de la primera etapa el Rojo pudo emparejar el encuentro y se quedó con la última situación de gol. Cecilio Domínguez apareció en el segundo palo tras una jugada de pelota parada, le dio con su pierna derecha, la pelota picó y se metía esquinada contra el palo izquierdo del arquero, pero una estirada de Armani salvó el tanto.

Y la tendencia de los primeros 45 minutos continuó en el arranque del complemento. Independiente salió con todo y arrinconó al conjunto de Marcelo Gallardo. La primera fue de Sánchez Miño, que remató en el mano a mano y salvó otra vez Armani.

Después Franco tuvo un cabezazo que dio en el palo y en la siguiente jugada Gaibor paró la pelota en una diagonal y habilitó de taco a Benítez, quien mano a mano con Armani tardó mucho en definir y alcanzó a cerrar Zuculini con lo justo.

Pero cuando River estaba complicado y el Rojo era mejor, apareció el pibe Julián Álvarez, recién ingresado por el colombiano Quintero que se fue lesionado, para poner el 1 a 0. Suárez lo habilitó con una pelota pinchada y el juvenil definió con una media vuelta. Pareció que Álvarez bajó el balón con la mano tras la pifia de Bustos.

Y cuando los de Holan buscaban salir del bajón del gol en contra, a los 23′ Campaña, uno de los mejores de la visita, se equivocó y regaló el segundo tanto. Quiso salir con Domingo y dejó la pelota corta, la robó Suárez y, cuando se la tiró larga al arquero, este lo chocó con el cuerpo. Patricio Loustau no dudó y cobró penal. Scocco remató fuerte, Campaña llegó a tocarla pero no alcanzó a sacar.

La frutilla del postre en el Monumental la puso Pratto, quien encontró el tercero tras un rebote de Campaña a un tiro del debutante colombiano Jorge Carrascal.

River aprovechó el primer gol que le dio tranquilidad y luego liquidó el encuentro con la contundencia típica del conjunto de Gallardo.

Línea de tiempo

River Plate

4-3-1-2
River Plate 3 0 Independiente Independiente

4-1-4-1
Argentina Superligadomingo 17 marzo 2019
Árbitro
Patricio Loustau
Estadio
Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti

Fuente: Clarín