Recomendaciones generales para los que viajan al exterior

Los viajeros se exponen a una gran variedad de riesgos para la salud en entornos desconocidos. Dichos riesgos se pueden minimizar, tomando las precauciones adecuadas antes, durante y después del viaje.

Cada vez es mayor el número de personas que realizan viajes internacionales con fines profesionales, sociales, de ocio o con carácter humanitario. Este número progresivamente creciente de personas viajan a grandes distancias y a mayor velocidad que antes, es una tendencia en alza que va a continuar.

Existen 3 momentos claves para atender la salud de las personas que viajan:

Pre viaje: todo viajero que tenga intención de visitar un destino en otro país, debería acudir a un centro especializado en medicina del viajero o consultar con un médico previamente. Esta consulta debería realizarse al menos 4-8 semanas antes y aún antes, si se prevé llevar a cabo un viaje de larga duración o trabajar en el extranjero.

Durante el viaje: aunque sea a distancia para recomendar algún centro de atención o metodología a seguir una vez desencadenado algún síntoma.

Post viaje: para la atención de algún problema de salud instalado y con miras a hacer el correspondiente tratamiento médico.

Recomendaciones para evitar los problemas de salud más frecuentes durante los viajes

  • Informarse sobre el lugar del viaje: la geografía, el clima, los servicios médicos disponibles, la existencia de agua potable, las enfermedades endémicas o brotes epidemiológicos existentes, etc.
  • Se aconseja realizar una consulta al médico o a un servicio de medicina del viajero, aun cuando no haya ningún síntoma o dolencia puntual, para informarte sobre los recaudos y medidas preventivas a tomar. También te recomendamos hacer una consulta odontológica, a fin de evitar alguna molestia durante el viaje.
  • Es muy importante aplicarse las vacunas y/o tomes la medicación profiláctica indicada por el médico, de acuerdo al lugar de destino y tu situación particular (edad, gestación, enfermedad preexistente, etc.).
  • Llevar la medicación que se toma habitualmente en cantidad necesaria y una receta médica con las drogas originales. Si se usa anteojos, lentes de contacto o audífonos, llevar un par de más y una receta del especialista.
  • Incluir entre la documentación, una tarjeta identificatoria sobre las enfermedades que se padeces y el listado de medicamentos que te producen alergias.
  • Contratar un seguro médico y verificar los servicios de atención médica del lugar de destino.
  • Llevar la ropa adecuada al clima del lugar de destino.
  • Preparar un botiquín de viaje, incluyendo elementos adicionales que te haya indicado el profesional médico de acuerdo al lugar de destino.

Consideraciones antes de viajar

Si se planea realizar viajes prolongados o en crucero, es aconsejable:

  • Realizar controles ginecológicos y odontológicos.
  • Si tiene enfermedades previas, el médico le indicará recomendaciones particulares para cada caso. En estas situaciones algunas precauciones generales incluyen llevar medicación extra acompañada de receta, solicitar servicios especiales con anticipación en las compañías de transporte, llevar a mano datos de contacto de
    especialistas en su lugar de origen y en su destino, así como contratar un adecuado seguro para viajeros.
  • Deben tomar mayores precauciones las embarazadas, los adultos mayores de 65 años, aquellos que viajan con niños, así como quienes eligen el turismo de aventura y los mochileros.

Si bien es relevante el destino, hay otros elementos muy destacados al momento de evaluar los peligros para el bienestar de los viajeros. De hecho, el especialista analiza una gran cantidad de factores para indicar la vacunación y las medidas de prevención y cuidado más apropiadas para cada caso.

Riesgos

Bajo: Quienes visitan áreas urbanas de países desarrollados o zonas en desarrollo. Aquellos que tienen estadías cortas. Los que desarrollan actividades sin contacto con la naturaleza.

Alto riesgo: Personas que visitan áreas rurales, destinos tropicales o subtropicales o áreas subdesarrolladas. Quienes tienen itinerarios inciertos o muy flexibles. Los que viajan a países desarrollados bajo situaciones especiales, como epidemias.

Viajeros con estadías prolongadas de más de 3 semanas. Personas que realicen actividades con exposición intensa a la naturaleza, turismo de aventura o deportes extremos. Quienes tienen condiciones previas.

Please follow and like us:
Tweet 20