Qué dice el comunicado del FMI sobre las tarifas, el dólar y los subsidios

El Fondo Monetario Internacional dijo este viernes que el acuerdo incluye un «sendero de coordinación fiscal» que será «clave del programa», luego de una reunión en la que el equipo técnico del organismo explicó al Directorio Ejecutivo los detalles del nuevo plan.

Poco después, la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, tuiteó que estaba «alentada» por el «progreso» con la Argentina para «alcanzar un entendimiento sobre políticas clave para un programa avalado por el FMI para afrontar los desafíos actuales como la inflación y asegurar un crecimiento sostenible e inclusivo».

Ni Georgieva ni el comunicado del Fondo hablan de que el acuerdo ya esté listo sino que se refieren a un «entendimiento de políticas». Aún falta negociar y un proceso formal de aprobación, pero esto facilitaría el pago de los 738 millones de dólares que debe efectivizarse este viernes

En un comunicado, el Fondo dijo que «el personal técnico del FMI y las autoridades argentinas han llegado a entendimientos sobre políticas clave como parte de sus discusiones en curso sobre un programa respaldado por el FMI».

Según el Fondo, las principales áreas del acuerdo incluyen lo siguiente: “El personal técnico del FMI y las autoridades argentinas acordaron el sendero de consolidación fiscal que formará un ancla de política clave del programa. El sendero fiscal acordado mejoraría de manera gradual y sostenible las finanzas públicas y reduciría el financiamiento monetario».

«Es importante destacar que también permitiría aumentar el gasto en infraestructura y ciencia y tecnología y protegería programas sociales focalizados», en lo que se entendió como una buena señal para el Gobierno.

Sin embargo, el Fondo logró algo que consideraba vital para bajar el déficit: «Acordamos que una estrategia para reducir los subsidios a la energía de manera progresiva será fundamental para mejorar la composición del gasto público».

“Hemos llegado a un entendimiento sobre el marco para la implementación de la política monetaria como parte de un enfoque múltiple para enfrentar la alta y persistente inflación. Este marco tiene como objetivo asegurar tasas de interés reales positivas para respaldar el financiamiento interno y fortalecer la estabilidad», agregan.

“También hemos acordado que el apoyo financiero adicional de los socios Internacionales de Argentina ayudaría a reforzar la resiliencia externa del país y sus esfuerzos para asegurar un crecimiento más inclusivo y sostenible», señalaron.

“El personal técnico del FMI y las autoridades argentinas continuarán su trabajo en las próximas semanas para llegar a un acuerdo a nivel del personal técnico. Como siempre es el caso, el acuerdo final sobre un acuerdo de programa estaría sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI”.

El nuevo programa incluye un equilibrio fiscal para 2025, un par de años antes de lo que quería el Gobierno.  Según informó el ministro Martín Guzmán, el plan plantea una reducción gradual del déficit fiscal:para 2022 se proyecta un 2,5 %; para 2023 un 1,9%; y para 2024 un 0,9%», precisó.

El encuentro informal del directorio comenzó a las 8 en Washington (10 de la Argentina), en una jornada en la que el país deberá afrontar el pago al FMI de U$S731 millones, en concepto de intereses del préstamo por 44.00 millones de dólares que recibió la gestión de Mauricio Macri.

La reunión no estuvo pautada en la agenda oficial del organismo que recién tendrá un encuentro «oficial» el 2 de febrero sobre Nigeria. Sin embargo, los directores ejecutivos quisieron escuchar al staff técnico para ver los detalles del acuerdo.

El staff tecnico del Fondo explicó a los directores ejecutivos los detalles del acuerdo alcanzado con Argentina. Participaron la subjefa del Departamento Occidental Julie Kozack y el encargado del caso argentino, Luis Cubbedu, quienes trabajaron sin descanso en las últimos meses para lograrlo.

«El board escucha y habrá comentarios de la directora gerente, Kristalina Georgieva, y los directores. No se espera ninguna acción legal o aprobación formal de nada hoy», dijo a Clarín una fuente que conoce de primera mano el funcionamiento del organismo.

Las formalidades vendrían después, con una Carta de Intención con los detalles del plan, y una aprobación final en una reunión oficial de directorio. También debe existir un aval del Congreso argentino al plan , algo que buscó siempre el Fondo para dar sustentabilidad política al nuevo programa.

El directorio está conformado por representantes de todos los países, donde Estados Unidos tiene un gran peso, y debe aprobar cualquier nuevo acuerdo. Muchos de los que lo componen eran reticentes a aprobar otro plan, luego del mayor desembolso en la historia del organismo en 2018, que no contemplara claras metas fiscales.

Cuando se iniciaba la reunión en Washington, el presidente Alberto Fernández anunciaba desde la residencia de Olivos el entendimiento con el organismo multilateral de crédito.

“Este acuerdo no nos condiciona”, dijo Alberto Fernández. Seguiremos la senda de organizar las cuentas públicas sin condiciones a las cuentas de ayuda social.

“Había un problema, gravísimo y urgente ahora tenemos una solución posible y razonable”

La historia juzgara quien hizo quién, quién creó el problema y quién lo solucionó”, dijo el presidente y anunció que elevaría el acuerdo al Congreso para su evaluación.

En los últimos días las negociaciones fueron febriles. Guzmán y Sergio Chodos, el representante argentino ante el Fondo, en la parte técnica, con el Presidente involucrado en el tema constantemente.

También participaron los técnicos de Miguel Pesce, el jefe del Banco Central en las cuestiones monetarias y de metas de acumulación de reservas internacionales.

El camino se destrabó cuando hubo acuerdo entre las partes sobre la convergencia del sendero fiscal, o sea el ritmo del ajuste. El Gobierno quería convergencia para 2027, pero, según trascendió, finalmente aceptó la meta que buscaba el Fondo, lograr un equilibrio para 2025.

Fuente: Clarín

Please follow and like us: