Presupuesto 2019: sin “roll-over” no se podrán refinanciar deudas con mejores condiciones

Se trata de un instrumento que permite el manejo eficiente de los pasivos y ha sido incluido recurrentemente en las pautas presupuestarias desde 1983 a la fecha. El mecanismo permite refinanciar las deudas que vencen durante el año obteniendo mejores condiciones. En ningún caso implica incrementar los niveles de deuda vigentes, sino que para los mismos niveles permite mejorar el perfil de vencimientos.

Desde el Ejecutivo explicaron que la negativa de Unidad Ciudadana de no acompañar la aprobación del artículo que plantea la posibilidad de refinanciamiento de deuda, a través del instrumento del roll-over, es una contradicción a su propia historia de gestión.

Es que, desde el regreso de la democracia, ese artículo del Presupuesto provincial se ha votado sin mayores problemas, ya que no equivale a tomar nueva deuda sino a refinanciar la existente, ampliando los plazos de pago y reduciendo las tasas de interés.

“Hace más de 30 años se aprueba el mismo artículo, ya que permite refinanciar la deuda con los organismos locales e internacionales”, dijo el gobernador Alfredo Cornejo semanas atrás. A lo que la ministra de Hacienda y Finanzas, Paula Allasino, agregó: “El término refinanciación (roll-over) significa volver a financiar una deuda, es decir cambiar una deuda por otra, manteniendo los niveles de endeudamiento constantes”.

La funcionaria detalló que “es un pedido que se hace todos los años” y agregó que gracias al roll-over se puede depurar deuda que se tomó en momentos complicados y en condiciones desfavorables para Mendoza”. Además, aclaró que en ningún caso “vamos a pedir autorización para nuevos créditos”.

Para entender mejor esta herramienta, la ministra explicó que si el mes que viene debe pagarse una deuda de 100 pesos, antes del vencimiento podría pedirse un préstamo por 100 pesos a un año de plazo para afrontar dicho pago. De esta manera, se sigue debiendo la misma suma (100) pero la refinanciación permitió postergar los pagos.

“Esta operación permite utilizar para otros destinos los 100 pesos que se hubieran necesitado para pagar la deuda. En el caso de nuestra Provincia, la refinanciación permitiría ejecutar de manera oportuna el plan de obras”, dijo Allasino, y agregó: “Una vez finalizadas las obras y con la generación de nuevos ingresos, se puede comenzar a devolver la deuda”.

Para refinanciar la deuda de la Provincia es necesario conseguir nuevos fondos y, para ello, la funcionaria sostuvo que “es necesario ser confiable y solvente. Caso contrario, nadie otorgaría nuevos préstamos y las deudas no podrían refinanciarse”, dijo la funcionaria.