Presentaron el Diagnóstico del Sector Primario

Ayer, y luego de un año de intenso trabajo, fue presentado el trabajo realizado en conjunto por la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael y la Universidad Nacional de Cuyo, a través de la Consultora Sociedad y Territorio.

Participaron productores, entidades ligadas al agro, cooperativas relacionadas con la vitivinicultura, la actividad frutícola, hortícola y ganadera y representantes de los sectores políticos y gobierno.

El objetivo final del trabajo fue construir una reflexión de la cuenca del oasis Sur y su crisis, a partir de la mirada de los diversos actores, para buscar una salida hacia el crecimiento de la actividad.

El Licenciado Manuel Font fue el encargado de mostrar cada aspecto que arrojó el exhaustivo diagnóstico que, se espera, sea el puntapié para encontrar la transformación de una realidad más que complicada para el sector primario.

El consultor comentó que el diagnóstico busca dar una alternativa de enfoque a la problemática desde una mirada integral, pero teniendo en cuenta las particularidades.

Algunos de los aspectos desde los cuales se realizó el enfoque fueron la modernización, la contemporaneidad y las nuevas búsquedas y valores como la vida saludable, los costos, la inteligencia o capacidad para adaptarse a los cambios y los actores que participan en la realidad.

Qué se observó

Se destacaron los puntos característicos de la realidad del oasis, que permiten visualizar las problemáticas que hay que revertir, como así también las oportunidades que hay que aprovechar. A saber:

Complejidad: relacionada con la edad promedio de los productores -personas mayores que no tienen la misma predisposición o posibilidades de incorporar la innovación-, una superficie media de cultivos menor al promedio Provincial (el 50% de las áreas cultivables está sin aprovechar) y un sistema del cual es difícil salir y aún más complejo ingresar, por no parecer un buen negocio.

Fragilidad: en términos climáticos, desde lo macroeconómico. Es la zona donde es más difícil modificar el entorno. La actividad está asediada por nuevos rubros como el turismo y la inmobiliaria, que avanzan en las zonas peri-urbanas de manera desordenada y han generado un escenario de tensión.

Potencial: la cuenca posee los productos que el mundo demanda y que concuerdan con un ideal positivo, con la vida sana, la salud, la alimentación natural. Hoy la vid, la ciruela y la ganadería tienen un desempeño aceptable que hay que potenciar y a la misma vez se deben sumar nuevos productos. Este punto según Font “es en donde se encuentra la Crisis Paradojal; merece una profunda reflexión el hecho de que el Mundo necesita lo que producimos y a la misma vez hemos construido una crisis los últimos 30 años”.

Una Crisis Compleja

Se presentaron las aristas que inciden en toda crisis y que se ven reflejadas en la realidad, la macroeconomía (la situación que atraviesa el país en sentido económico), la trama institucional (aquellos actores e instituciones involucrados y con deseo de generar oportunidades de transformación) y los actores que hoy responden al eje casi fundamental, con características como la longevidad y la descapitalización, con un sesgo productivista.

En este sentido se planteó que en la actualidad la mirada está puesta en el volumen producido y las características de la producción, dejando de lado una planificación y la idea de saber dónde se va a vender, cuáles son los mercados y dónde se va a insertar lo producido.

La Transformación

Font explicó que “transformar una cuenca no es un fenómeno automático que se dé en poco tiempo o sin costos. Cada parte debe hacer lo suyo, se deben conjugar los actores, los instrumentos y el contexto adecuado. Hoy hay que dirigir la mirada hacia el mercado, hacia lo que pide el mundo y el consumo -tanto internacional como argentino- y cómo satisfacer esas necesidades”.

Para esta transformación se mostraron 3 formas de abordarla:

La “mercadista”, que supone una transformación poco virtuosa y hasta trágica, que por diversas situaciones produce el abandono de la tierra y termina en la caída del precio de la finca. Se incorporan aquí otras actividades que ponen en peligro esas tierras productivas por los nuevos usos. Este modelo resiente la cadena de valor social y no es la vía esperada en términos de desarrollo de territorio.

La “populista”, relacionada con la anterior y con el hecho de que el Estado sostiene a los productores y se obtiene beneficio político aparente.

Por último, y la opción superadora, sería la del Cambio de Paradigma, que supone que no hay transformación si no se disminuyen los costos de salida e ingreso de la dimensión productiva. Está ligada a la atractividad que hay que generar alrededor de la actividad.

Nuevo modelo

Manuel Font destacó que hay que realizar la transición del modelo de poca escala -minifundista, con mirada solo en la producción- hacia una mirada nueva, de mayor escala, inversión en la tecnología y productores más eficientes.

Este nuevo modelo supone un ideal que se basa en tres ejes: Economía, Identidad y Paisaje; “cuando se vende un producto se vende un estándar de calidad, una tradición”, aseguró Font.

Para la aplicación de estos ejes se propuso trabajar desde:

  1. El Ordenamiento Territorial, la mirada integral sobre la zona y su complementariedad e impacto en el territorio, desde prácticas públicas provinciales y municipales.
  2. Atractividad de la cuenca, con políticas activas de financiamiento y apertura de mercados, pasando de una lógica de sostenimiento a una de transformación, construyendo una nueva visión de la cuenca.
  3. Visión, una lógica de diversidad sostenible.

Qué resultados se esperan

Todo se enfoca en resultados que estén ligados a bajar la edad promedio de los productores y hacer un trabajo de transformación que pueda incorporar nuevos actores que reviertan el proceso y el cambio de visión. Estos aspectos requieren una implicancia política explícita, con operatividad cierta.

En los primeros días de abril, la CCIA elevará este trabajo a las autoridades provinciales para determinar las herramientas que acompañen esta nueva mirada desde una realidad concreta.

Fotos: Mathías Guijarro.