Por la inflación sin freno, se mantiene alta la pobreza a pesar de la mejora del empleo

Una semana después de difundidos los datos oficiales que mostraron una notable mejora en el mercado laboral en el último trimestre de 2021, con suba del empleo y caída en la tasa de desocupación al menor nivel de los últimos 5 años, el INDEC dará a conocer el próximo miércoles el dato de incidencia de la pobreza durante el segundo semestre del año pasado.

La estadística, se espera, también reflejará una mejora respecto del semestre previo, con una reducción que especialistas privados calculan en aproximadamente 2 puntos porcentuales. Así, la incidencia de la pobreza bajaría del 40,6% a una cifra inferior al 39%. Si bien el dato es positivo, la correlación con el nivel de empleo deja una conclusión alarmante: por el efecto de los altos niveles de inflación, cada vez son más los trabajadores pobres. Puesto de otro modo, ya no alcanza con tener trabajo para evitar caer por debajo de la línea de pobreza.

Las estadísticas lo exponen claramente: con una desocupación de 7,2% en 2017, y una tasa de empleo de 43%, la pobreza se ubicaba en 25% de la población. Con cifras levemente más favorables del mercado de trabajo para fin de 2021, la pobreza es al menos 13 puntos superior a la de entonces. Y, lo peor, es que la foto que se va conocer la próxima semana ya es vieja. Para el primer trimestre de este año, estimaciones privadas que suelen anticipar con alta precisión el dato oficial, indican que la pobreza volvió a subir y alcanzaría al 40,3% de la población. Otra vez, el acelerado avance de la inflación, particularmente de alimentos, se ubica en el centro de la explicación.

“Se recuperó el empleo pero no los salarios reales. La elevada inflación de los últimos cuatro años carcomió el poder adquisitivo de los salarios, lo que determina que la tasa de pobreza se encuentre muy por encima a pesar de la situación laboral” (Tornarolli)

“Los números del mercado laboral que dio a conocer el INDEC muestran una situación relativamente buena en términos de cantidad y también calidad del empleo, que es parecida a la del último trimestre de 2017, antes de que ocurrieran las corridas cambiarias de los años siguientes. Pero, por otro lado, la semana próxima se conocerán los datos oficiales de pobreza, que seguramente mostrarán que se sitúa en un rango de 38%, lo cual indica que tenemos una situación similar en el mercado laboral, con una tasa de pobreza más de 10 puntos por encima de la de aquel momento”, puntualizó Leopoldo Tornarolli, economista del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS), quien ofreció la explicación de esos datos.

“Se recuperó el empleo pero no los salarios reales. La elevada inflación de los últimos cuatro años carcomió el poder adquisitivo de los salarios, lo que determina que la tasa de pobreza se encuentre muy por encima a pesar de la situación laboral. En ese sentido, una mejora tiene que ver con recuperar el poder adquisitivo de los ingresos de los trabajadores para lo que es necesario reducir la inflación”, dijo. A contramano de ese imperativo, la inflación se aceleró en los últimos meses, lo que induce a Tornarolli a predecir que los datos de al meno la primera parte de 2022 no serán positivos.

"Nowcast de Pobreza"
Fuente: Martín González Rozada (UTDT)«Nowcast de Pobreza» Fuente: Martín González Rozada (UTDT)

Registros preliminares, también privados, le dan la razón e indican que para inicios de este año, el panorama empeora. La Universidad Di Tella actualiza todo los meses la proyección de pobreza, lo que denomina “nowcast de pobreza”, a cargo del economista Martín González Rozada. Esta estimación vuelve a situar la pobreza por encima de 40%. “El nowcast estima una tasa de pobreza de 40,3% para el semestre de septiembre de 2021 a febrero de 2022, con un intervalo del 95% de confianza entre 38,7% y 41,8%”, informa el análisis de la Di Tella.

Para llegar a esta cifra, se explicó, se consideró el aumento interanual de 43,4% de la canasta básica total, de $24.570 por adulto, y un incremento de 49,5% para el promedio de ingreso total familiar. Con estos datos y la simulación de los microdatos de la encuesta permanente de hogares (EPH), se proyectó la tasa de pobreza. Así, según se detalla en el informe, “esto significa que alrededor del 40% de las personas vive en hogares pobres. La población urbana capturada por la EPH en el semestre analizado se estimó en alrededor de 28.7 millones de personas lo que implica que alrededor de 11.6 millones viven en hogares pobres”.

Este nowcast de pobreza estima la incidencia de la pobreza en forma semestral, se actualiza todos los meses y está basada en la EPH del INDEC junto a proyecciones de la canasta básica total, utilizando el Índice de Precios al Consumidor y a proyecciones de los deciles de ingreso total familiar. Dependiendo de la fecha de publicación, a veces no es necesario proyectar la CBT y se utilizan los datos oficiales publicados por INDEC.

Fuente: Infobae

Please follow and like us: