Para Cristina Kirchner, el juicio de Vialidad es un «nuevo acto de persecución» en su contra

La expresidenta habló en Twitter de la citación de hoy y dijo que se trata de una denuncia efectuada por el gobierno de Macri sobre obras públicas en Santa Cruz.

n unas horas comenzará en Comodoro Py un juicio oral al que jamás debí haber sido citada. Se trata de un nuevo acto de persecución con un único objetivo: colocar a una expresidenta opositora a este gobierno en el banquillo de los acusados en plena campaña presidencial». Así, con este tuit, la expresidenta Cristina Kirchner se refirió en redes sociales esta mañana al inicio del juicio oral de Vialidad que la llevará hoy a los tribunales por el supuesto direccionamiento de la obra pública vial en Santa Cruz durante sus dos mandatos.

La exmandataria, que el sábado pasado anunció que se presentará en las elecciones de octubre como candidata a vicepresidenta y compañera de fórmula de Alberto Fernández, aseguró: «La citación de hoy se trata de una denuncia efectuada por el gobierno de Mauricio Macri sobre obras públicas viales llevadas a cabo enteramente en la provincia de Santa Cruz».

El primer juicio por corrupción a Cristina comenzará a las 12 con la lectura de las acusaciones en la Sala AMIA, la más amplia del edificio judicial de Comodoro Py 2002, y según fuentes judiciales ese trámite podría demandar más de tres jornadas, en las que todos los acusados tendrán la obligación de estar presentes, de acuerdo con lo publicado por la agencia Télam.

La senadora, su ministro de Planificación, Julio De Vido; el empresario Lázaro Báez y otros diez acusados serán juzgados por la supuesta comisión de los delitos de asociación ilícita y de administración fraudulenta en perjuicio de una administración pública.

Al respecto de esta acusación, Cristina indicó: «No se trata de una denuncia original sino de un refrito de denuncias desde el año 2008, armadas por diputados de la Coalición Civica, en las cuales Comodoro Py se declaró incompetente en el año 2011 y la justicia deSanta Cruz las sobreseyó por inexistencia de delito».

Asimismo, Cristina Kirchner hizo alusión a las declaraciones de Leonardo Fariña, el arrepentido que admitió ser parte del mecanismo de lavado de dinero del empresario Lázaro Báez, y dijo: «Como frutilla del postre, también utilizan la ‘declaración’ del ‘arrepentido’ coucheado Fariña, quien se encuentra sujeto a una investigación criminal en el escandaloso caso D’Alessio por armado de causas truchas que se lleva adelante en el Juzgado Federal de Dolores».

«Los juicios deben buscar la verdad. Pero aquí no parece que esto vaya a ocurrir. Mientras a mi defensa le impiden contar con las pruebas más elementales, se incorpora la declaración de la Dip. Oliveto -alias Pau- y un libro de Daniel Santoro, ambos imputados en la causa D’Alessio», agregó la exmandataria y finalizó: «Claramente no se trata de hacer justicia. Sólo armar una nueva cortina de humo que pretende distraer a los argentinos y las argentinas -cada vez con menos éxito- de la dramática situación que vive nuestro país y nuestro pueblo».

El caso

Para los fiscales que llevaron adelante la investigación, Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, los acusados se asociaron de manera ilegal para favorecer a Báez con la adjudicación de 52 obras públicas en Santa Cruz entre 2004 y 2015, por valor de 46.000 millones de pesos.

Además de Cristina, De Vido, José López, el primo del fallecido expresidente Néstor Kirchner, Carlos Kirchner, y Báez, serán juzgados Nelson Periotti, Raul Daruich, Mauricio Collareda, Héctor Garro, Juan Villafañe, Raúl Pavesi, José Raúl Santibañez y Abel Fatala.

Cuatro de los trece acusados serán trasladados desde los penales en los que están detenidos e ingresarán directamente a la sala junto a personal del Servicio Penitenciario Federal: De Vido, López, Kirchner y Báez.

Fuentes judiciales estimaron que el debate se extenderá casi un año y destacaron que está prevista la declaración de unos 160 testigos, entre ellos el exjefe de Gabinete kirchnerista Alberto Fernández, actual precandidato a presidente de la nación.

 

Fuente: LA NACION