Pandora Papers: sale a la luz el entramado offshore de los intermediarios de las coimas entre Argentina y Venezuela

Los lobistas que intermediaron entre las empresas argentinas y el gobierno de Venezuela para la compraventa de maquinaria agrícola montaron un entramado offshore entre Panamá y las Islas Vírgenes Británicas (BVI), que comenzó a funcionar diez días después de que los presidentes Néstor Kirchner y Hugo Chávez firmaron el convenio entre ambas naciones.

Sospechados de actuar como puentes en el presunto pago de sobornos, Roberto Wellisch y Francisco Carrasquero recurrieron a esas firmas offshore para gestionar millones de dólares y adquirir inmuebles en Estados Unidos, según surge de los documentos que integran los Pandora Papers, la filtración global del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) que integra LA NACION junto a Infobae y elDiarioAR.

El primer paso ocurrió el 16 de abril de 2004, cuando Palmat Intertrade fue registrada en Panamá. Es decir, apenas diez después de que Kirchner y Chávez firmaron el “Convenio Integral de Cooperación entre la Argentina y la República Bolivariana de Venezuela”, con el que tomaría forma el fideicomiso bilateral.

Chávez, Cristina y Néstor Kirchner, en marzo de 2007
Chávez, Cristina y Néstor Kirchner, en marzo de 2007Archivo

Palmat Intertrade se convirtió, en los hechos, en la hermana de una firma de nombre muy similar, Palmat International, que se había creado en 1989 y que fue la primera firma intermediaria entre las empresas argentinas y las autoridades venezolanas.

Así, Wellisch y Carrasquero, primero a través de Palmat Internacional y, desde 2007 con Palmat Intertrade, oficiaron de nexo en esas operaciones comerciales que pronto quedaron bajo sospecha. Desde hace más de una década, la Justicia argentina investiga el presunto pago de coimas detrás de las comisiones que cobraron.

Para montar y gestionar su operatoria offshore, tanto Palmat como Madero Trading, otra intermediaria para el comercio con Venezuela, recurrieron al estudio Alemán, Cordero y Galindo (Alcogal), un bufete especializado en paraísos fiscales que también fue utilizado por cientos de clientes que evadieron o lavaron activos.

Sin embargo, en el caso de Palmat fueron los propios ejecutivos de Alcogal quienes encendieron las alarmas cuando notaron que tanto la firma como Wellisch y Carrasquero habían quedado bajo la lupa de la Justicia.

Estudio Alcogal
Estudio Alcogal

Fue uno de los fundadores del estudio, Jaime Alemán, quien envió una nota interna a su equipo en abril de 2010, copiando un artículo periodístico que detallaba las acusaciones que afrontaban Palmat y Alcogal en la Argentina por supuestos sobornos. “En base a lo que dice el artículo, procedimos a renunciar como agentes de esta empresa y reiteramos que no tuvimos nada que ver con los negocios y asuntos de Palmat. Y no es cierto que nos estén investigando por el esquema fraudulento”, afirmó.

Pero Alcogal tomó más medidas. “La sociedad está envuelta en negocios fraudulentos”, detalló Raúl Zúñiga -uno de los ejecutivos del estudio- que volcó los nombres cuestionados en una planilla de cálculo llamada “Listado de alerta”. Incluyó a Palmat International, Palmat Intertrade, Madero Trading, Francisco Carrasquero, Roberto Wellisch, Domingo Alvarez Boccardo, Yone Boccardo, Marc David Reich y Marc Rich.

Eduardo Sadous
Eduardo SadousJulián Bongiovanni – Archivo

En aquel momento, el otrora embajador argentino en Venezuela, Eduardo Sadous, dominaba la cobertura periodística en la Argentina, al trascender que en 2005 había enviado un cable diplomático a Buenos Aires por el que fue castigado. Detalló los “serios problemas” que afectaban “los intereses argentinos” en los negocios bilaterales manejados a través de un fideicomiso, e incluyó una palabra flamígera y por demás inusual en un cable diplomático: “Corrupción”.

De Caracas a Miami

Palmat Intertrade fue inscripta en Panamá el 16 de abril de 2004. Las primeras acciones fueron emitidas a favor del argentino-venezolano Wellisch y de la venezolana Yone Boccardo. Los registros que integran los “Pandora Papers” muestran que los mismos socios abrieron otras sociedades offshore, con el apoyo inicial de Alcogal, que utilizaron luego para adquirir propiedades en Miami.

Así, Wellisch y Boccardo registraron Wilcox Intertrade, en las Islas Vírgenes Británicas, en enero de 2008. La usaron para controlar dos propiedades en el condominio Hamptons West de Aventura, Miami, que compraron con el apoyo de una hipoteca de US$1 millón en el Regions Bank de Estados Unido emitida a nombre Wilcox pero también de Palmat y de Wellisch.

Los departamentos están ubicados en un lujoso edificio cinco estrellas que cuenta con un restaurante gourmet, teatro, canchas de tenis, spa y dos piscinas. Son dos unidades de 170 m2 cada una cuya valuación fiscal suma unos 800.000 dólares, según datos oficiales. La hipoteca fue cancelada en junio de 2018, según los registros públicos.

Palmat adquirió un tercer inmueble en Florida. En agosto de 2008 pasó a controlar el condominio de oficinas y locales Square One Business Center, una propiedad que funciona como centro comercial en Doral, una zona de residencia de muchos inmigrantes venezolanos en Miami. La propiedad de 320 m2 tiene una valuación fiscal de 620.000 dólares, según la información oficial de los registros públicos de Miami.

Tras la renuncia de Alcogal, en tanto, Wellisch y los demás intermediarios contrataron al estudio Trident Trust, otro bufete especializado en operaciones offshore. Yone Boccardo informó a las autoridades del estudio en septiembre de 2018 que el propósito de la sociedad es resguardar inversiones inmobiliarias por aproximadamente 2 millones de dólares en Estados Unidos. Además, agregó que Wilcox tenía una cuenta bancaria en el BB&T Bank, sucursal en Doral, Florida. El origen de los fondos es “salarios y ahorros”, declararon.

La otra intermediaria

Madero Trading, otra de las empresas investigadas por haber ejercido de intermediaria en el comercio con Venezuela, también aparece en los registros de Pandora Papers. Los documentos muestran que también la constituyó Alcogal en Panamá, en marzo de 2009, y en las Islas Vírgenes Británicas.

Entre los pocos documentos que aparecen sobre Madero Trading, el estudio Alcogal elaboró un documento llamado “Posibles empresas relacionadas con Palmat” y tomó la información sobre el registro público panameño para luego volcarla en ese archivo.

El equipo argentino de ICIJ intentó consultar a Wellisch sobre su operatoria offshore, pero no respondió los mensajes. Años atrás, ofreció su versión sobre las comisiones que cobró en un comunicado que envió al diario oficialista Página 12. “Soy un hombre de valores y conducta ética. Mi empresa tiene treinta años dedicados a la intermediación comercial. Palmat cuenta con conocimientos e infraestructura que agregan valor a las operaciones de nuestros clientes y aliados. Tenemos filiales y oficinas propias en varias ciudades del mundo”, sostuvo, sin precisar esas ciudades. “Palmat fue seleccionada de manera individual por treinta y nueve empresas fabricantes de maquinarias agrícolas de la Argentina. La relación profesional fue estipulada en contratos, suscriptos directamente y sin intermediación. Fueron absolutamente legales, firmados y registrados en Buenos Aires en forma voluntaria y transparente. Reafirmo, y está plenamente documentado, que realizamos un trabajo profesional, que la relación profesional estuvo enmarcada en contratos legales y se facturó en forma transparente y legal. Se cumplió con el contrato con un trabajo arduo y sin reclamo de ninguna de las partes”.

Fuente: La Nación

Please follow and like us: