OPINIÓN: La fatalidad y un sistema que mira para otro lado

Las muertes de Jonathan (34) y Facundo (11) no debieran haber sucedido en vano. La política tiene la responsabilidad de aprender de las tragedias.

Jonathan era empleado municipal, pero actualmente las condiciones laborales que la Municipalidad de San Rafael ofrece son absolutamente precarias. Hace un tiempo se difundieron recibos de sueldos que no superan los 25.000 pesos mensuales. Es por esto que tal vez, Jonathan se dedicaba en las tardes a recuperar residuos de la calle para salvar la insuficiencia económica que provocaba su trabajo en la comuna.

Jonathan por las tardes cumplía el rol de recuperador urbano, un puesto de trabajo no reconocido como tal por la Municipalidad, no regulado y, por ende, desprotegido. Jonathan, como el resto de los recuperadores, no contaba con la indumentaria de seguridad básica que debe tener quien realiza esta tarea. Esto no quiere decir que su muerte necesariamente era evitable, pero sí que podemos evitar muertes de aquí en adelante si aprendemos del caso.

Varios municipios de la provincia cuentan con políticas públicas de recuperadores urbanos, son incluidos dentro de un sistema de reciclaje que funciona, regulan la actividad y hasta los proveen de transporte e indumentaria para que realicen su trabajo como corresponde.

En San Rafael, esto no sucede: no hay un sistema integral de reciclado, no se ha convocado a recuperadores y mucho menos se garantizan sus condiciones laborales.

Los municipios que han tenido esta iniciativa no lo han hecho por ser bondadosos, sino por ser responsables. Las y los recuperadores urbanos están asumiendo un rol que ellos deberían ejercer. Justamente por ello la política suele ser exitosa, porque convergen los intereses de la sociedad y el Estado en un rol noble como es cuidar la limpieza y el ambiente.

Es un círculo vicioso que debe comenzar a ser virtuoso. Reitero, no porque estas muertes pudieron haber sido evitadas a partir de una política responsable, sino porque la política debe aprender siempre.

La propuesta es comenzar de una vez por todas un sistema de reciclaje que incluya a los recuperadores urbanos, los provea de insumos básicos de seguridad y promueva el ejercicio de ese digno trabajo que contribuya a lo que en San Rafael podría ser una economía circular por reutilización de residuos.

Carros motorizados y con luces reglamentarias, salarios dignos, un sistema de recolección que contribuya al reciclaje de residuos, no es algo que nuestro municipio pueda lograr, es algo que debe garantizar.

Párrafo aparte merecen la irresponsabilidad del conductor y la escasa infraestructura del lugar. Las calles sin iluminación ponen en evidencia a un municipio que “hace foco” en los lugares céntricos y descuida barrios y distritos.

 Lic. Pablo Zapata

Presidente Bloque UCR Frente Cambia Mendoza

Please follow and like us: