No era un cerdo: la historia detrás del cordero que tiraron a una pileta desde un helicóptero

“Te lo tiro esta tarde”.

La frase habla sola: la deuda entre “amigotes” (como definió una fuente reservada de Clarín), el reclamo con palmadita en el hombro incluida (“me debés un cordero, che”) y la broma de mal gusto que se vio este martes en un video viralizado: literalmente, un cordero muerto que cae en picada desde un helicóptero, sobrevolando la adinerada zona de San Ignacio, en las inmediaciones de Punta del Este, Uruguay, y se sumerge, con peso muerto, en una pileta doméstica. ¿Los protagonistas? Sin dudas Federico Álvarez Castillo (dueño de la marca de ropa Etiqueta Negra) y su pareja, la modelo Lara Bernasconi. Con dudas todavía (pero casi seguro), Eduardo “Pacha” Cantón, quien por estas horas parece tener «todos los números» para haber sido el autor intelectual y quizás material de la (dígámoslo coloquialmente) “jodita entre ricachones”.

“Álvarez Castillo está re caliente porque mezclaron todo con política y nada que ver. No está seguro de que haya sido él, pero tiene toda la pinta de haber sido Pacha porque le debía un cordero, parece, y él se lo había reclamado”, le explicó a Clarín una fuente ligada al entorno social «pudiente» que vacaciona en Punta del Este.

Como trascendió en las redes sociales, tanto el dueño de Etiqueta Negra como su hija y también su pareja se mostraron indignados por la broma. Intentaron desligarse del hecho aclarando su “desconcierto” y calificaron la escena como una broma “de mal gusto”.

Otra que no se mantuvo callada en las redes sociales fue la ex esposa y ex socia de Álvarez Castillo, la reconocida empresaria Paula Cahen D’Anvers, quien a través de la cuenta oficial de su marca en Instagram repudió el hecho y aprovechó la ocasión para criticar a su ex.

Habló de “violencia contra los animales” y culpó en forma directa a Federico Álvarez Castillo, de quien aclaró que no tiene más vínculo con su marca por “distintas irregularidades que generaron acciones legales en su contra». Y por fin, lapidaria, concluyó: “De allí que este hecho repudiable no nos sorprenda”.

La figurita difícil por estas horas es Eduardo “Pacha” Cantón, por ahora en silencio. Si bien no se pudo confirmar su responsabilidad en el desquiciado lanzamiento, vale la pena recordar quién es este peculiar personaje, por cierto nombrado tangencialmente en algunas de las muchas noticias de “la Ruta del dinero K”.

Es que, uno de los emblemáticos emprendimientos que tiene “Pacha” en Uruguay es el exclusivo “Cantón Estate”, en la zona de Carmelo, lugar donde se alojó en numerosas oportunidades nada menos que Ernesto Clarens, financista K y uno de los “arrepentidos” en la ya mítica causa de los Cuadernos.

Al navegar la web de esa suerte de loteo estilo toscano con marina propia se puede leer que “las grandes obras las sueñan los visionarios, las ejecutan los luchadores natos, las aprovechan los felices cuerdos, las critican los inútiles crónicos”.

Suena bien, sólo que, quizás, quien se inspiró con ese romántico texto haya arrojado nada menos que un cordero muerto desde un helicóptero… Y quizás, incluso, haya tomado la nave de uno de los dos helipuertos que posee en Uruguay, sin contar el Aeropuerto Internacional de Carmelo, también de su propiedad. Todos emprendimientos concretados en los años 90.

Además, “Pacha” Cantón, recuerda el diario uruguayo El País, es la misma persona que en febrero de 2012 embistió una canoa con su yate. En el accidente murieron una nena de 2 años y su mamá, de 26. Navegaban por el Delta de San Fernando.

Y, por fin, recuerda El País, Cantón es conocido por sus vínculos con el ex banquero Marcos Gastaldi, con Alejandro Gravier (marido de Valeria Mazza, con quien mantuvo acusaciones cruzadas por temas inmobiliarios) y con Emir Yoma, ex asesor del ex Presidente Carlos Menem. Pero aún no se sabe si lanzó el cordero o no.

Clarín

Please follow and like us:
Tweet 20