Mendoza y Neuquén pujan por el negocio en Vaca Muerta

Mendoza busca «independizarse» de Neuquén y prepara el terreno para la explotación de Vaca Muerta en tierra cuyana, donde se estima que se esconden más de 8.000 millones de metros cúbicos de petróleo.

Por tal motivo, avanza el proyecto de un megapolo de servicios o parque industrial en la localidad de Pata Mora, en la comuna de Malargüe , para brindar atención permanente a las empresas petroleras y mineras, pero sobre todo, para potenciar el desarrollo económico de la zona. Esto es, literalmente, dejar de comprar bienes y servicios en la vecina provincia y lograr el «derrame» de este lado del gran reservorio.

De esta manera, se busca incentivar las inversiones en el sur mendocino, con un predio de 3.500 hectáreas, el cual ya fue expropiado por ley y comenzó a ser cercado. Se trata de tierras que no han sido explotadas en las últimas tres décadas. Por eso, frente a la esperada explotación integral del yacimiento y del desarrollo de iniciativas mineras, el objetivo oficial es poner en funcionamiento un gran predio que compita con sus vecinos.

«Obviamente buscamos capitalizar en la provincia la actividad generada por la explotación de los hidrocarburos. Ya han manifestado interés en el proyecto empresas de logística, metalmecánica, hotelería, servicios petroleros, seguridad, entre otros. Queremos acelerar pero queremos un desarrollo ordenado y sin conflictos», expresó a LA NACION, Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, quien se mantiene en permanente contacto con los habitantes del lugar para delinear cómo se avanzará con el parque industrial, con el fin de desarrollar el lugar y darle mayor calidad de vida a los habitantes.

De acuerdo a fuentes oficiales, también está prevista la construcción de 300 kilómetros de asfalto, líneas eléctricas y prestación de los servicios de agua y cloacas. Se estima que en los próximos seis meses se empezará a levantar el predio, aunque el asfalto y la energía eléctrica demandarán más tiempo.

En este sentido, se había expresado el año pasado el gobernador Alfredo Cornejo. «Si hubiésemos tenido el polo de servicios que se proyectó en los últimos 30 años, hoy estaríamos explotando Vaca Muerta desde Mendoza y no desde Neuquén. No hubo estrategas ni estadísticas que vieran esto. Hoy tenemos una oportunidad para sentar las bases para que Malargüe tenga una actividad privada que explote», sostuvo el mandatario.

Para las autoridades locales y referentes del sector, Mendoza tiene un gran déficit de infraestructura en el sur de la provincia lo que hace que las operadoras petroleras muchas veces tengan que buscar soporte de servicios en Neuquén.
En esa región de la provincia se encuentran importantes yacimientos convencionales y es la zona donde potencialmente se pueden desarrollar también explotaciones no convencionales además de tener una riqueza minera que se espera en algún momento poder explotar. «Con ese objetivo se proyecta instalar un parque industrial y de servicios allí y dotar de la infraestructura necesaria para desarrollar la región. Es un trabajo que trasciende esta gestión. Es un proyecto que arranca ahora y esperamos siga desarrollándose en forma permanente», resaltó Guiñazú.

Por eso, el plan oficial ya está en marcha. Desde el Estado explican que se debe preparar el terreno para que los privados puedan apostar y crecer en esta zona, donde existe una formación rica en petróleo y clave para cubrir la demanda local de crudo para los próximos 50 años, de acuerdo a las estimaciones de los especialistas. Esto es, que se proyecta una posible extracción de unos 240 millones de metros cúbicos para los años venideros.

Fuente La Nación