Mauricio Macri instruyó a sus ministros para que lo ayuden en la campaña por el interior

El Presidente quiere que coordinen los viajes y salgan a mostrar la gestión. Hoy regresa Marcos Peña de sus vacaciones.

Mauricio Macri sorprendió a varios ministros -y a algún secretario de Estado “colado”- en la reunión de Gabinete que encabezó este lunes.

Es que, en el inicio de la semana en la que volverá a mostrarse en modo “internacional”, con la gira que hará por India y Vietnam, el Presidente se mostró interesado en ordenar la campaña en la que buscará su reelección y decidió bajar línea para ordenar a sus funcionarios de primera línea.

Les pidió que redoblen sus esfuerzos e intensifiquen la frecuencia de sus desembarcos en todo el país y les avisó que ya no quiere que lo acompañen en los actos ni en sus viajes por el interior.

“No tiene sentido que vengan conmigo a los viajes, ni que ustedes vayan a los mismos lugares”, justificó el jefe de Estado, según pudo reconstruir este diario a partir de cuatro funcionarios presentes en la reunión.

El mandatario, apuntaron esas voces, está convencido de que el impacto que genera su presencia se traduce en menos lugar para el ministro que lo acompaña. Desde el plano político hasta en la repercusión mediática.

“Prefiero que vayan a otro lado y que no dupliquemos esfuerzos”, agregó, al proponer que los ministros cumplan con un cronograma de recorridas que estará a cargo del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien este martes se reincorpora al trabajo tras una semana de vacaciones en el Sur; y del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

“Vayan a cada inauguración y a cada actividad que puedan”, insistió el mandatario, que limitará sus giras internacionales para dedicarse a full a la campaña.

Lo curioso fue que Macri bajó esa orden tras escuchar a Frigerio plantear la importancia de que cada par de su Gabinete tome un rol preponderante este año y que “piensen un poco más en la política”.

Dicen en el Gobierno que este escenario no contradice en nada la intención del oficialismo de que la campaña sea “lo más corta posible”, como contó este diario días atrás.

Y que, pese a su interés en el armado de cara a la campaña, lejos está el Presidente de cambiar la lógica de su gestión. Más: Peña, el secretario general de Presidencia, Fernando de Andreis; y el propio Frigerio se encargarán de vigilar que tanto en los desembarcos que haga el Presidente como en los que vayan los ministros no se viole la ley electoral.

“No vamos a repetir lo que hacía el kirchnerismo, cuando mezclaba descaradamente la gestión con la campaña”, prometen en Balcarce 50.

No es lo que puertas adentro de Cambiemos todos quisieran. Pero es la voluntad del Presidente y, en consecuencia, de Peña. Por lo que no habrá concesiones en ese sentido.

“La idea es que todos viajemos más, pero que haya una mejor coordinación para que no ocurra como ahora, que hay semanas en las que dos o tres ministros vamos a la misma provincia y hasta a la misma ciudad”, razonaba uno de los presentes en la reunión de Gabinete.

“Muchos ministros van a una provincia y ni siquiera avisan antes a los referentes locales de Cambiemos. Este año eso no nos puede pasar más”, concedió, también en modo de autocrítica, otra voz de primera línea. Es que en 2017 Macri había hecho un reclamo similar a su tropa.

Pero si bien la propuesta-exigencia de Macri les permite a los ministros tomar vuelo propio, también les deparará cambios drásticos en sus agendas. Son pocos los que hoy, por cuestiones de gestión, están “obligados” a viajar al interior todas las semanas.

Frigerio, Guillermo Dietrich (Transporte), Patricia Bullrich (Seguridad), Carolina Stanley (Desarrollo Social), son las excepciones. “A partir de ahora, vamos a tener que ir a más lugares, aunque el motivo no sea nuestra área específicamente”, naturalizó uno de los que está en el grupo de los que no viaja asiduamente.

En este aspecto, la reducción del Gabinete que realizó Macri el año pasado ya había hecho mella en las rutinas de los ministros, que ahora participan en al menos tres reuniones semanales con el Presidente, cuando antes lo veían una vez cada 15 días y sólo rendían cuentas ante los vicejefes de Gabinete Gustavo Lopetegui y Mario Quintana; y en las conferencias de prensa quedan obligados a responder sobre temas que, en ocasiones, se nota que no están empapados. “Vamos a tener que ‘estudiar’ un poco más”, sonrió uno.

Fuente: Clarín