,

Masters 1000 de Cincinnati: Diego Schwartzman, demasiado errático, se despidió en sets corridos ante Tsitsipas

Diego Schwartzman perdió por 6-3 y 6-3 ante el griego Stefanos Tsitsipas y quedó eliminado en los octavos de final del Masters 1000 de Cincinnati.
Con la caída del jugador porteño, decimotercer preclasificado, ya no quedan argentinos en los singles del torneo que se disputa sobre cemento y entrega premios por cerca de 7 millones de dólares.
Las estadísticas marcan lo que fue el partido para Schwartzman, que tomó varios riesgos en su choque contra el número 7 del mundo y cometió 33 errores no forzados durante la hora y 37 minutos que duró el encuentro. Además, tampoco le funcionó el servicio: hizo 9 dobles faltas y apenas ganó el 58% de los puntos con su primer saque. Con el segundo le fue aún peor: consiguió 10 de los 27 tantos que disputó. Un magro 37% de efectividad, lo que le permitió a Tsitsipas contar con 14 chances de quiebre. El griego necesitó tomar cinco veces el servicio del argentino, incluido el último game.
Diego Schwartzman se apresta a sacar durante el partido por los octavos de final del Masters 1000 de Cincinatti ante el griego Stefanos Tsitsipas; el Peque cayó por 6-3 y 6-3 y se despidió del torneo
Diego Schwartzman se apresta a sacar durante el partido por los octavos de final del Masters 1000 de Cincinatti ante el griego Stefanos Tsitsipas; el Peque cayó por 6-3 y 6-3 y se despidió del torneoCaptura de pantalla

El Peque suma cinco victorias y cinco derrotas en sus últimos 10 partidos disputados, e intenta llegar con algo de confianza al US Open, el próximo torneo y último Grand Slam del año, que comenzará dentro de once días. En Cincinnati logró buenos triunfos ante el eslovaco Alex Molcan (39 del mundo) y el ruso Aslan Karatsev (38 en el ranking), pero aún se lo ve lejos de su mejor versión. Tsitsipas, séptimo en el escalafón, prácticamente no le dio chances durante el partido.

Lo mejor del duelo entre Schwartzman y Tsitsipas

Ni el saque, ni la devolución, ni el drive. Ni siquiera le funcionó el revés al Peque, el mejor golpe de su repertorio. Errático y sin poder calibrar la mira durante todo el partido, le dio demasiadas ventajas a Tsitsipas, un tenista que, por actualidad, está más arriba que su ranking. Buena parte de los 33 errores no forzados los marcó con el drive.

Ya desde el comienzo del partido la iniciativa fue del griego, que se puso dos breaks arriba y 4-0 en el marcador. Parecía una paliza, pero el argentino recortó la distancia y llegó a ponerse 4-2. Sin embargo, el griego se repuso de ese pequeño bache y resolvió ese primer set con el 6-3 definitivo y una volea perfecta.

En el segundo set, Schwartzman volvió a empezar cuesta abajo y Tsitipas, otra vez, tomó buena ventaja. Hubo otra tenue reacción del argentino y una defensa del griego, que nunca dejó de llevar las riendas del partido. La resiliencia del Peque estiró la definición. Se sobrepuso a dos match-points, pero claudicó en el tercero. De todas maneras, Schwartzman dio un paso al frente en Cincinnati, en su tenis y, sobre todo, en su autoestima. Si bien le costó vencer tanto a Molcan como a Karatsev (precisó de un tercer set para hacerlo), pudo encadenar dos victorias consecutivas y llegar a los octavos de final de un Masters 1000. Ahora se viene el US Open, y esa será otra historia y una nueva oportunidad.

Fuente: La Nacion

Please follow and like us: