Martín Guzmán anunció nuevas medidas cambiarias para bajar la presión sobre el dólar libre

Buscan achicar la brecha entre el dólar oficial y los financieros. Reducen el “parking” a 3 días, vuelven a permitir la operación con no residentes y licitarán US$ 750 millones.

En un cambio de estrategia tras el reforzamiento del cepo cambiario anunciado a mediados de septiembre, el Ministerio de Economía anunció este lunes que reduce el “parking” (la permanencia mínima entre compra y venta de un título) a 3 días, vuelve a permitir la operación con no residentes y licitará US$ 750 millones para darle salida a los fondos que quedaron “entrampados” en títulos en pesos y que presionaban en el mercado de los dólares financieros como el contado con liquidación.

Así se anunció a través de un comunicado en el que se detallan las medidas que había adelantado Clarín, con la que buscan “reordenar distintos aspectos normativos que afectan la operatoria en el mercado de capitales”.

En días en los que la brecha se ensanchó hasta el 120%, el Gobierno pegó un giro en la estrategia y flexibiliza las condiciones en el mercado con la intención de detener el aumento de la diferencia entre el dólar oficial y los dólares financieros (CCL y el dólar MEP o Bolsa).

“En las últimas semanas se ha observado un deterioro de las expectativas que no se condice con el proceso de normalización que se ha venido llevando adelante”, explica el comunicado del Ministerio a cargo de Martín Guzmán.

En ese sentido, se detalló que como parte del “reordenamiento del esquema regulatorio”, la Comisión Nacional de Valores dispondrá “una reducción a 3 días en todos los períodos de permanencia vigentes de valores negociables”, además de “favorecer el proceso de intermediación para incrementar la liquidez de los instrumentos locales”.

Se trata de la resolución 862 de la Comisión Nacional de Valores que será publicada este martes en el Boletín Oficial, se informó desde el organismo regulador del mercado a cargo de Adrián Cosentino.

Guzmán había anticipado el viernes pasado en el Coloquio de IDEA que iban a flexibilizar la operatoria del mercado del contado con liquidación. «¿Nos importa que pueda haber un mercado donde puede haber transacciones de pesos contra dólares? La respuesta es que sí. Pero si es un mercado muy chiquito, pasa lo que pasa ahora, que es muy volátil. Vamos a ir facilitando ese tipo de operatorias», planteó el ministro.

A su vez, anticipó que el Banco Central derogará el punto 5 de la Comunicación A7106, para fomentar la operatoria de emisiones locales en mercados regulados argentinos.

Ese punto explicitaba que “los no residentes no podrán concertar en el país ventas de títulos valores con liquidación en moneda extranjera”. De esta manera, ahora los no residentes podrán operar en el mercado de contado con liquidación. Con esta medida se busca dar mayor volumen a esta operatoria.

El otro aspecto que incluyó el paquete de medidas anunciado es que se realizará una subasta por US$ 750 millones orientada a fondos que habían ingresado al país años atrás, tenían bonos en pesos, pero que ahora querían dejar de operar en el moneda local.

Se refiere en concreto darle salida a PIMCO, un fondo que tenía buena parte de bonos en pesos y para el cual se había anunciado meses atrás licitaciones por hasta US$ 1.500 millones. No obstante, con el deterioro de las condiciones del mercado, con la suba del riesgo país hasta los 1435 puntos básicos, estas licitaciones habían sido dejadas de lado.

Ahora se retoma esta estrategia, aún con condiciones que implicarán, a la situación de hoy, pagar tasas elevadas, comentaban en el mercado.

La licitación anunciada este lunes, por US$ 750 millones, se dará dentro de la ley de Ampliación Presupuestaria. La subasta se hará el 9 y el 10 de noviembre, con liquidación el viernes 13 del mismo mes. Los títulos elegibles y los nuevos a ser emitidos serán anunciados por este Ministerio el 2 de noviembre, se especificó.

Entre las justificaciones detalladas en el comunicado se advierte que algunas de las medidas que se anunciaron en el reforzamiento del cepo no causaron el efecto esperado.

“Se ha observado que las regulaciones implementadas el 15 de septiembre han tendido a reducir la liquidez del mercado, ocasionando una volatilidad que resulta dañina para el proceso de formación de expectativas”, se reconoce de manera oficial.

Y se rescatan aspectos que desde el Gobierno resaltan como positivos, como superávit comercial, el canje de deuda y vencimientos bajos en dólares a pagar, con US$ 154 millones a los bonistas el año próximo.

En ese sentido, menciona el comunicado que aún “muy afectada por la pandemia, la Argentina muestra en 2020 un robusto superávit comercial que también se proyecta hacia 2021. La deuda pública en moneda extranjera tanto emitida bajo legislación externa como local fue completamente reestructurada. Argentina sólo pagará en 2021 US$ 154 millones a sus acreedores con instrumentos de mercado. El mercado de deuda pública en pesos ha sido normalizado”.

Agrega que el además se está negociando con el FMI para conseguir un nuevo préstamo para refinanciar el anterior, por US$ 44.000 millones.

“Nos encontramos trabajando firmemente en la refinanciación de la deuda con los organismos multilaterales de crédito bajo los mismos criterios de sostenibilidad que oportunamente consideramos para la reestructuración de los títulos públicos. En el referido proceso, el diálogo con el FMI se encuentra en una etapa de interacción constructiva”, añade.

Con estas medidas, el Gobierno espera dar mayor previsibilidad y volumen al mercado financiero, que se reduzca la brecha cambiaria y se desactiven las expectativas de devaluación que corren en la Argentina.

Fuente: Clarín

Please follow and like us:
Tweet 20