Marcos Forconi reconoció que le disparó a Roxana Toledo

En el segundo día del juicio por el asesinato de la empleada de panadería Belén, uno de los tres acusados, Marcos Forconi, admitió haberle disparado a la mujer aunque aseguró que no es un asesino y que “fue un accidente”.

Este jueves comenzaron las declaraciones frente al tribunal de la Primera Cámara del Crimen, compuesta por los jueces Julio Bittar, Rodolfo Luque y Ariel Hernández.

El primer testigo fue un policía que, estando fuera de servicio aquel 16 de abril de 2015, iba en un vehículo con un amigo cuando vio que se estaba produciendo el atraco. Él también llamó al 911 para dar aviso de que se estaba cometiendo el delito. Pudo observar –según dijo– que uno de los delincuentes golpeaba con violencia con la culata de una pistola 9 milímetros el vidrio lateral de la camioneta que conducía Roxana Toledo, exigiendo dinero.

Dado que se encontraba marcando el 911 en su celular, escuchó el disparo aunque no pudo precisar si el mismo se dio a “quemarropa” o que fue un accidente, como quiere plantear la defensa de los hermanos imputados Guido y Marcos Forconi.

Juicio Toledo Roxana 5

Durante el debate se escuchó también el audio del llamado al 911 hecho por la compañera de trabajo de Roxana, quien la acompañaba en el auto. Los gritos y desesperación de ambas mujeres ante el atraco, hicieron brotar lágrimas a la hija de Roxana, Karina Toledo.

Antes del cuarto intermedio, declaró Marcos Forconi, quien si bien admitió ser el autor del disparo, se dirigió a la hija de la víctima y le juró que se trató de un accidente. “Yo he cometido errores, es cierto que he robado, pero no soy un asesino. Fue un accidente”, aseguró.

Todo indica que la defensa de los hermanos y del cómplice, Juan Carlos Bravo, dirá que no hubo intención de matar para ocultar el delito del robo, ya que de lo contrario, habrían disparado también a la acompañante de Roxana Toledo, quien salió ilesa del atraco.