Marcharon contra el Gobierno en Plaza de Mayo y varias ciudades tras el escándalo de las vacunas VIP

El décimo banderazo contra el gobierno de Alberto Fernández se gestó este sábado en Plaza de Mayo, con una movilización masiva que aglutinó a miles de personas, pero se extendió también a otras provincias del país, como Mendoza, Córdoba y Santa Fe, y a ciudades populosas como Rosario, La Plata y Mar del Plata, entre otras. En paralelo, frente a la Quinta de Olivos se produjo un enfrentamiento entre autoconvocados críticos del Gobierno y un grupo de militantes K y de sindicalistas de la CGT que participaban de una contramarcha.

El Presidente, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner , el ministro saliente Ginés González García y la actual titular de Salud Carla Vizzotti fueron los principales apuntados de los manifestantes, que empezaron a llegar a Plaza de Mayo poco antes de las 17 y se mantuvieron cubriendo el área hasta pasadas las 20, con mucha presencia en Diagonal Norte y Avenida de Mayo, pero también desde los autos que llegaron a la zona a modo de caravana ya puro bocinazo. El cántico «que se vayan», fue el que predominó, entre muchos que se escucharon en la tarde.

Tal vez la imagen más grafica de la marcha haya sido una fila de diez bolsas de consorcio que simulaban llevar dentro cadáveres, y cada una tenía un lema común: «Estaba llevando la vacuna, pero se la aplicó…», y se adjuntaban nombres de funcionarios o allegados «VIP» favorecidos con la aplicación de Sputnik.  ​

Los apuntados fueron el ministro de Economía, Martín Guzmán, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, el embajador en Brasil, Daniel Scioli, «la familia Duhalde», «los amigos de Alberto», «la mujer de Zannini» «,» el hijo de Moyano «,» los pibes de La Cámpora «,» el sobrino de Ginés «y» los suegros de Massa.

Fue un grupo denominado «Jóvenes republicanos» el que montó la escena y de inmediato grabó un video con un mensaje para el Presidente. Alberto Fernández y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero repudiaron el hecho en redes sociales por considerarlo «un acto de barbarie» (ver aparte).

Pero también sobresalieron carteles y pancartas con críticas directas. «Frente de todos. Vacuna para algunos. Impunidad para ellos», fue uno de los que se leyó en la mitad de la Plaza. Frente a la Casa Rosada, donde se congregó la mayoría de la gente, sobresalieron diferentes proclamas.

«No vi nada, estaba boludeando (sic) con la payasa Filomena», fue uno que acompañó a la imagen de Vizzotti, la nueva ministra de Salud. Otro, por ejemplo, consideraba que «nombrar a Vizzotti es tomarnos de tarados».

También hubo un sinnúmero de carteles contra Cristina, algunos con alusiones a que podía ir presa, que se preguntaban » ¿y este año, te toca a vos?», Y otros que la vinculaban directamente con Lázaro Báez, el empresario santacruceño que el último miércoles fue condenado a 12 años de prisión en la causa denominada «La ruta del Dinero K».

Alberto Fernández, que temprano había pedido a la militancia del Frente de Todos que no convocara a una marcha en su apoyo en plena pandemia, tampoco se salvó de las críticas. «El peor Presidente de la historia», «vivo en un país donde mi celular es más inteligente que el Presidente» y «Alberto es un inmoral», fueron algunos de los carteles que se leyeron con cuestionamientos hacia el jefe de Estado.​

La oposición se hizo presente, incluso en un mayor número del previsto, ya que no solo asistieron representantes del ala más dura de Juntos por el Cambio, sino algunos «moderados» y dirigentes de la UCR.

Patricia Bullrich , titular del PRO, y Cristian Ritondo , jefe del bloque de Diputados, fueron de los más activos y vitoreados por los manifestantes. Estuvieron acompañados, entre otros, por los diputados Fernando Iglesias y Waldo Wolff , y el ex secretario de Medios Hernán Lombardi, además de legisladores porteños del espacio y de un nutrido grupo de militantes de la Juventud PRO. En el caso de Bullrich, hubo algunos cánticos que clamaban «Patricia presidente».

Llegaron todos juntos minutos antes de las 18, al grito de «vamos a volver», en referencia a un retorno al poder del espacio político que, desde Cambiemos, gobernó de 2015 a 2019, con Mauricio Macri como presidente. Precisamente Macri fue quien en Twitter expresó su apoyo. «Emocionado y contento de ver como una vez más los argentinos se movilizan, demostrando que no van a permitir los abusos y atropellos del Gobierno», escribió.

Por Juntos por el Cambio también fue Martín Lousteau , de la UCR, y Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica, y en Mendoza se manifestó el titular del radicalismo, Alfredo Cornejo . Ellos tres, como Bullrich y Ritondo, pidieron el miércoles pasado que el Gobierno brinde detalles en el Congreso sobre la lista de vacunados y los criterios que se utilizaron para inmunizarlos, convocando a exponer a Vizzotti y Cafiero.

La manifestación, con fuertes réplicas en diferentes puntos del país, se extendió durante más de tres horas y se realizó de manera pacífica, con escasa distancia entre los asistentes en tiempos de pandemia por Covid-19, pero sin incidentes. Todo lo contrario sucedió en Olivos, al mismo tiempo, donde un grupo de autoconvocados críticos del Gobierno nacional, se cruzaron con sindicalistas de la CGT y militantes de La Cámpora que se habían instalado en la puerta de la residencia presidencial.

Please follow and like us:
Tweet 20