Macri apuesta hoy a la «marcha del millón» para revertir la situación electoral

Encabezará la movilización en el Obelisco, donde pretende juntar una multitud y mostrar una señal de fortaleza; «hay un cambio de clima», estimó Frigerio.

Es la gran apuesta final. Una puesta en escena que le permita llegar a Mauricio Macri al sprint final de la campaña con la esperanza de que el milagro electoral es posible. El objetivo de la denominada » marcha del millón» es «llenar» la avenida 9 de Julio para dar una señal de fortaleza y provocar una remontada que le permita llevar la elección al ballottage.

La estética será similar a la del resto de las marchas del » Sí se puede». Macri será el único orador en el escenario montado en la Plaza de la República, que compartirá con su esposa, Juliana Awada; el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; el candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto, y Elisa Carrió, entre otros.

Si bien esperan una fuerte convocatoria, nadie en el Gobierno está pensando seriamente en juntar un millón de personas en ese lugar. La meta es lograr una imagen que «movilice a los enojados y a los que están con dudas». Además, se esperan unas 100 marchas en todo el país y en cerca de 20 ciudades en el mundo.

En la Casa Rosada crece el entusiasmo. «No tenemos números, pero algo está pasando», aseguran cerca del Presidente. Eso sí, nadie se anima a vaticinar si el cambio de actitud que se refleja por las marchas en el país alcanzará para forzar una segunda vuelta. Es que no sirve solo con que Macri crezca, sino que Alberto Fernández tiene que perder votos para que eso se materialice. Las apuestas, dentro de la Casa Rosada, están repartidas.

Macri, ayer, ante una multitud en Corrientes
Macri, ayer, ante una multitud en Corrientes Fuente: Archivo – Crédito: Prensa

«Nosotros creemos que este cambio en la estrategia de campaña, de que el Presidente pueda recorrer el país y de que una parte de su equipo también lo haga, ha generado un cambio de clima», describió el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Y agregó: «Yo, que estoy en la calle permanentemente, lo percibo. Hay un clima distinto y nosotros estamos convencidos de que en esta semana de campaña podemos seguir trabajando en esa línea y llegar al ballottage».

El Presidente está previsto que ingrese por Diagonal Norte o por la avenida Corrientes en la caja de una camioneta, para saludar a la gente a medida que se acerque al escenario, que mirará hacia el río. La idea de los organizadores es que toda la gente se ubique de frente a Macri, pero en caso de que la convocatoria se desborde también habrá pantallas del otro lado de la 9 de Julio.

Nueve días antes de la elección, el Gobierno apuesta todo a generar un cambio con las marchas y un discurso más confrontativo del Presidente, como viene repitiendo en cada presentación y entrevista. «Es totalmente real llegar al ballottage, algo está pasando por abajo del periscopio», dijo a LA NACION Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios.

«Mucha gente decide su voto a último momento. Todavía tenemos una semana más para trabajar en este contacto directo con la gente y lograr que más argentinos compartan que no hay que tirar por la borda todos los logros que se hicieron en estos años», analizó Frigerio.

La «marcha del millón», a la que convocó la militancia de Juntos por el Cambio -entre ellos, referentes como el cineasta Juan José Campanella-, también tendrá su réplica internacional con movilizaciones en ciudades como Adelaide, en Australia; Toronto, Madrid, París, Roma, Río de Janeiro, Montevideo y Miami, entre otras.

La intención de los organizadores es mostrar pequeños videos de las marchas en el interior y el mundo por las pantallas gigantes -habrá varias hasta la avenida Córdoba- antes de que el Presidente dé su discurso.

El operativo de seguridad estará a cargo de la Casa Militar, en coordinación con la Policía Federal y la Policía de la Ciudad, que dispondrá de un «anillo» de seguridad en las zonas cercanas. «Habrá un refuerzo del despliegue habitual», adelantaron en el gobierno porteño.

Macri también volverá a compartir un escenario con Carrió, Vidal y Rodríguez Larreta. La particularidad es que el encuentro con la líder de la Coalición Cívica se dará después de su fuerte crítica a los intendentes de Cambiemos en el conurbano bonaerense, a los que acusó de traidores.

La diputada, que en diálogo con Infobae apuntó contra Néstor Grindetti (Lanús), Martiniano Molina (Quilmes), Nicolás Ducoté (Pilar), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Jorge Macri (Vicente López), Gustavo Posee (San Isidro), Julio Garro (La Plata) y Ramiro Tagliaferro (Morón), hace unos días también dirigió un dardo contra Frigerio, lo que obligó al Presidente a salir en su defensa.

«No tiene paz», se lamentaron fuentes oficiales.

 

Fuente: LA NACION