,

Los Spurs, en caída libre en la era pos Ginóbili

Tras el retiro de Manu, San Antonio perdió tres de sus últimos cuatro partidos por más de 30 puntos y marcha penúltimo en la Conferencia Oeste.

Martin Handford pensó en un hombrecito desgarbado, alto y vestido a rayas rojas y blancas. con un gorrito del mismo estilo. mezclado en un sinfín de situaciones. Lo bautizó Wally e invitó a millones de chicos a lo largo de la historia a encontrarlo. Lo bien que hizo.

Si se le hubiera ocurrido insertar a una franquicia de la NBA con un distintivo de espuela en una marea llamada Conferencia Oeste, poco éxito hubiera tenido. Nada era más fácil que encontrar a San Antonio Spurs en las primeras posiciones. Sin embargo, todo eso cambió en esta temporada, retiro de Emanuel Ginóbili mediante.

El golpe que le dio Utah en la noche del martes (139-105) fue otro cachetazo en una campaña que lo tiene en el 14° y penúltimo puesto, con números casi impropios para un conjunto asociado al éxito.

A San Antonio Spurs no le alcanza con la llegada de DeMar DeRozan.
Foto: AP

A San Antonio Spurs no le alcanza con la llegada de DeMar DeRozan. Foto: AP

Es que los Spurs son el único equipo con balance positivo histórico ante los 29 otros rivales y llevan 21 campañas al hilo con más partidos ganados que perdidos (récord histórico en riesgo de terminar, con 11-13) y 21 años de presencia ininterrumpida en playoffs.

Pero ahora la canción es muy diferente. Ejemplo clarificador: en los primeros 1.758 partidos de temporadas regulares con Gregg Popovich, San Antonio sólo cayó por 30 o más puntos sólo cinco veces. Ahora viene de pasarle en tres de las últimas cuatro presentaciones.

Era todo un desafío para los texanos sostenerse como lo hicieron durante 20 años ahora que no sólo se marchaba Ginóbili, sino también su otro líder simbólico, Tony Parker; la gran figura, Kawhi Leonard; y uno de sus mejores especialistas de la defensa y el triple como Danny Green. La llegada de un crack como DeMar DeRozan no parecía suficiente para equilibrar la balanza.

La defensa, uno de los aspectos que más trabajo requiere aceitar y donde los Spurs se hicieron siempre fuertes, hoy no brinda garantías. Ya les anotaron al menos 135 puntos en 5 ocasiones y tienen un rating defensivo (puntos permitidos cada 100 posesiones) de 114,6, lo que sería, de mantenerse, el peor de la historia.

Ya se veía en los últimos tiempos que a los Spurs les empezaba a costar a partir de la modernización de un juego que empezó a jugarse cada vez más lejos del aro y con gente más baja -o con gente igual de alta pero más versátil-.

Oscuro es el presente de San Antonio Spurs, dirigido por Gregg Popovich.
Foto: AP

Oscuro es el presente de San Antonio Spurs, dirigido por Gregg Popovich. Foto: AP

San Antonio, por caso, nunca adoptó el tiro de 3 puntos como una política, mientras el grueso de los equipos exitosos de la liga se hizo fuerte a partir del tiro a distancia. Entre otras cosas, pues no se gana con un arma única.

Se entiende a partir de la filosofía de su entrenador. Hace menos de una semana, Popovich fue contundente: “Se pone tanto énfasis en el triple porque se probó que es analíticamente correcto. Lo primero que miran de la hoja de estadísticas es el triple. Y yo lo odio. Lo vengo odiando hace 20 años. Ya no es básquetbol, no hay belleza ahí. Es muy aburrido, pero es lo que es y hay que trabajar con ello”.

Y pese a su grandeza y su vigencia, si el viejo Pop no accede a darle a esta herramienta el valor que merece, a los Spurs se les hará todo cuesta arriba. En lo que va de la temporada (algo más de un cuarto), sólo Cleveland tira menos triples que San Antonio y las dos cartas de gol más importantes del equipo (LaMarcus Aldridge y DeMar DeRozan) tienen la media distancia como mayor amenaza. Dejounte Murray, su joven valor, sufrió una lesión ligamentaria que debilitó fuertemente al equipo.

Pese a todo, la paridad del Oeste permite que los Spurs estén a tan sólo dos victorias del 8°y último lugar de clasificación a los playoffs. Habrá que ver si Popovich y el manager R.C. Buford logran reinventar al equipo o si, definitivamente, a San Antonio se le fue mucho más que Manu

Fuente: Clarín