Lograron hacer hablar a una momia 3.000 años después de su muerte

Un equipo de científicos recreó la voz de Nesiamón, un sacerdote egipcio que vivió durante el reinado del faraón Ramsés XI.

Tres milenios después de su muerte, una momia volvió a hablar. Un equipo de científicos trasladó a la momia al Hospital General de Leeds, en Inglaterra, la introdujo en un escáner de rayos X, estudió su tracto vocal y lo reconstruyó con una impresora 3D.

El resultado es un sonido breve, similar a la vocal “e”, que según los investigadores sería la voz de este sacerdote egipcio que vivió durante el reinado del faraón Ramsés XI en el templo de Karnak, cerca del actual Luxor. Nesiamón dedicó su vida a recitar oraciones y a cantar al dios Amón.

 

Por qué sólo recrearon un sonido breve de la voz de la momia

“Estamos viendo si podríamos crear algunas palabras o un canto de Nesiamón mediante una simulación por ordenador”, anticipó el ingeniero electrónico David Howard, quien es el inventor de un sorprendente “órgano de tractos vocales”.

Este es un instrumento musical que toca vocales mediante un teclado conectado a laringes electrónicas y a tractos impresos en 3D a partir de escáneres de personas reales.

Además, el ingeniero es el líder del proyecto junto al arqueólogo John Schofield. “Su lengua se encogió, probablemente por la deshidratación. Si tuviéramos que reproducir su habla tendríamos que crear una lengua con una forma que parezca razonable para su boca”, subrayó Howard, de la Universidad de Londres.

La revista especializada Scientific Reports, publicó este jueves el estudio de la momia. En el mismo asegura que la voz de Nesiamón ha sido “reproducida con exactitud”, pero otros investigadores son más escépticos.

Según El País, el ingeniero electrónico Piero Cosi intentó hace tres años recrear la voz de Ötzi, un hombre que fue asesinado en los Alpes hace 5.300 años y cuyo cadáver perfectamente conservado apareció en 1991. “Cuando la fantasía se encuentra con la ciencia”, titularon el estudio.

Entonces, Cosi advirtió: “Sin conocer una infinidad de otros factores implicados en la producción de la voz, como la capacidad pulmonar, la densidad y la rigidez de las cuerdas vocales y del resto de músculos involucrados, la absorción de los tejidos y un largo etcétera, nunca se podría llegar a una reconstrucción precisa”. Pero reconoció que “uno puede tener una idea de la voz original”.

El equipo de Howard subrayó el potencial de su investigación para “emocionar e inspirar” al público, ayudando a divulgar la historia de la humanidad. Los autores también apuntan otra posible aplicación para el futuro: ayudar a recuperar la voz a personas que se han quedado sin laringe tras un tumor.

Gareth Iball
Gareth Iball del Departamento de Física Médica en Leeds realizó una tomografía computarizada de alta resolución.

Fuente: RMitre