Lavagna confirmó candidatura e irá a PASO en Alternativa Federal

Forzado por el anuncio del binomio Alberto Fernández-CFK, el economista aprovechó su participación en una clase abierta para ratificar ante universitarios que competirá por la presidencia. Más tarde le aclaró a un grupo de sindicalistas de la CGT que aceptará una eventual disputa con otro aspirante del peronismo federal.

Roberto Lavagna confirmó ayer su candidatura presidencial y dijo que aceptará ir a las primarias de Alternativa Federal. Lo hizo impulsado por el anuncio anticipado del binomio Alberto Fernández-Cristina de Kirchner durante el fin de semana, en un raid de campaña que incluyó una charla pública y un encuentro con el segmento de la CGT que prometió respaldarlo. El economista, además, avisó que mañana, en la cumbre del peronismo federal, propondrá sumar al esquema al socialismo, el GEN de Margarita Stolbizer y el radicalismo no alineado con Cambiemos ni con el kirchnerismo.

El exministro de Economía despejó así, en el arranque de la semana, las dudas que subsistían en torno de su postulación y su relación con la dirigencia de AF, con la que se reunirá mañana en Córdoba para un encuentro decisivo. Ayer en público ratificó su intención de competir por el sello Consenso 19 y sólo en la reunión posterior con gremialistas dijo que aceptará ir a una PASO, aunque aclaró que el miércoles insistirá en la necesidad de que ese espacio lo nomine en soledad para competir por la presidencia.

Lavagna arrancó ayer su actividad pública con una disertación en el aula magna de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de El Salvador, adonde afirmó: “Soy candidato a Presidente, después veremos detalles. El miércoles voy a llevar la propuesta del consenso que busca mantenernos al margen de los dos lados de la grieta, para que no nos lleven para un lado ni para el otro”. De paso chuzó a Sergio Massa, de quien sospecha que prepara una alianza con la expresidenta, al señalar que la dirigencia de Alternativa Federal “lo primero” que debe resolver es si “se va a querer ir con Cristina o con el Gobierno”.

Por la tarde el exministro recibió en su búnker a un grupo de sindicalistas encabezado por el gastronómico Luis Barrionuevo, su principal impulsor. A ellos, además de confirmarles su aspiración presidencial, les admitió que aceptará competir en una primaria abierta de Alternativa Federal una vez definido un acuerdo programático. En el entorno de Lavagna explicaron que la hipótesis de máxima será convencer a la dirigencia de AF de encumbrarlo a solas para la PASO, y de la necesidad de sumar a otros sellos partidarios a un esquema ideado como una tercera vía entre Cambiemos y el kirchnerismo. Aunque en caso de haber más candidatos dentro del mismo espacio, dijo, aceptará competir.

Lo escuchaban, además de Barrionuevo, los “independientes” (de buen diálogo con Cambiemos) Andrés Rodríguez y Gerardo Martínez, los transportistas Omar Maturano y Roberto Fernández, el municipal Amadeo Genta y Oscar Rojas, de maestranza. El mercantil Armando Cavalieri no participó, pero los presentes dijeron que hizo llegar su aval al economista. Se trata de una parte sustancial de la “mesa chica” de la CGT aunque carente de sus dos líderes formales: Héctor Daer, que ya anunció su apoyo al binomio de los Fernández, y Carlos Acuña, que de momento permanece al lado de Massa en el Frente Renovador y a la espera de una definición más concreta del tigrense.

Los asistentes al búnker de Lavagna reiteraron ayer su apoyo a la candidatura del economista como ya lo habían hecho en otras ocasiones en sendos almuerzos que compartieron, también organizados por Barrionuevo. De todos modos, y en reserva, varios de ellos aclararon que su respaldo dependerá del resultado de la PASO de Alternativa Federal y, eventualmente, del desempeño de ese sello en las encuestas respecto de lo que pudiese suceder con el PJ. Tras el encuentro, el gastronómico insistió que Lavagna “sin lugar a duda tiene que ir” a la primaria y agregó: “Vamos a trabajar para que sea presidente. Tenemos que empujar para terminar con la grieta y salir del estancamiento”. Incluso deslizó que el economista podría terminar en una segunda vuelta con el kirchnerismo.

A partir de las definiciones de ayer de Lavagna la expectativa quedó centrada en su nomi- nación como candidato presidencial en un posible binomio con el senador Miguel Pichetto, y la eventual competencia dentro del mismo espacio con el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

 

Fuente: Ámbito