Lavagna aseguró que sospechas de «cartelización» de obra pública nunca fueron sobre Báez

Exministro reveló que Banco Mundial advirtió sobre prácticas de empresarios viales, en 2005; que la CNDC inició una investigación y la terminó archivando; y que jamás se mencionaron en el informe las rutas de Santa Cruz. Terminó «ayudando» a defensas.

Roberto Lavagna declaró como testigo en el juicio oral “Vialidad”: habló de una advertencia del Banco Mundial por presunta cartelización de la obra pública, pero aclaró que no se especificaban las obras de Santa Cruz ni las empresas de Lázaro Báez. El testimonio del exministro de Economía entre 2002 y 2005 fue ofrecido por el Ministerio Público fiscal, que buscó reeditar su declaración del año 2018 ante el juez Claudio Bonadio. En aquella oportunidad fue convocado para ratificar lo que había dicho públicamente en 2005 sobre la cartelización de la obra pública en la Argentina, algo que repitió este martes ante el Tribunal Oral Federal 2, pero sin sumar precisiones ni elementos a los hechos que se investigan.

Pero lo que sí Lavagna aseguró fue que la presunción de cartelización motivó una denuncia a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que abrió una investigación que terminó archivando en 2008. Y también reveló que en una cena de la Cámara Argentina de la Construcción fue él mismo el que le informó al empresario Benito Roggio que una investigación de ese calibre se estaba llevando a cabo. Ese empresario terminaría, más de una década después, complicado en la causa “cuadernos”.

Conceptualmente, la declaración de Lavagna coincide con algunos de los puntos esgrimidos por la defensa de la expresidenta Cristina de Kirchner acerca de la presencia de jugadores fuertes en cada provincia que tenían mayor poder de influencia para dirigir ganadores y perdedores en las licitaciones.

Con declaraciones de interés más político que jurídico, Lavagna estuvo presente en Comodoro Py por casi dos horas. Interrogado por la Fiscalía y por varios de los abogados defensores, detalló las condiciones en las que, durante la presidencia de Néstor Kirchner, habló ante empresarios contratistas de la cartelización. Explicó que cuando asumió el Gobierno en 2002 ya “había un programa de financiamiento de obra vial” por parte del Banco Mundial que estaba vigente desde hacía algunos años”.

¿El Banco Mundial le transmitió alguna preocupación sobre cómo se ejecutaban esas obras?, preguntó la fiscalía. “En 2005 dejó trascender que iba a iniciar un proceso de análisis sobre la marcha de este proceso de construcción de rutas”. “¿Por qué motivos?” “No especificaron. Por eso el Ministerio de Economía decidió hacer un informe preliminar para eventualmente hablar con el Banco Mundial”, detalló Lavagna. En este punto, Lavagna no pudo especificar quién le transmitió desde aquel organismo las preocupaciones por la cartelización: “¿Qué funcionarios del BM hicieron esta advertencia?” “No fue de manera directa conmigo. Fue con algún otro funcionario con los que habitualmente están en contacto. Argentina tiene una silla en el directorio del Banco. Si recuerdo bien fue ese el camino que hizo la información”, dijo, sin mayores precisiones.

Según el ex funcionario, la Secretaría de Política Económica sacó una “primera conclusión” sobre “algunos elementos preliminares que hacían suponer la posibilidad de una cartelización de la obra pública”. Luego, con esos elementos dijo recordar que “hubo algún tipo de denuncia y en 2008 se cerró el caso”, pero no aportó más detalles. En efecto, fue Elisa Carrió la que presentó una denuncia penal, que recayó en el juzgado federal Nº5. Fue el expediente 15375/05, que quedó archivado por inexistencia de delito, lo que fue confirmado luego por la Sala 2 de la Cámara Federal.

Al mismo tiempo recordó que puso en conocimiento a Néstor Kirchner de la situación pero que el Jefe de Estado no intervino porque “no debía intervenir”, ya que era potestad de la Comisión de Defensa de la Competencia, organismo al que él personalmente llevó el caso y en el que ningún funcionario debe interferir.

“¿El Banco hablaba de todo el país o de una jurisdicción determinada?” “Entiendo que era en todo el país. Era en general. Estos fondos del BM eran aplicables a la totalidad del territorio”, dijo. “El informe del BM hacía mención a las obras viales en Santa Cruz?” interrumpió el presidente del Tribunal, Jorge Gorini. “No. Específicamente no”, fue la respuesta de Lavagna.

“¿Tomó conocimiento de Lázaro Báez?”. “Por conocimiento público. No tenía ninguna fuente específica de información, más que la que aparece en los medios de comunicación”. En concreto, Lavagna contó que a partir de aquel informe del Banco Mundial él hizo una manifestación pública sobre la cartelización en el encuentro número 53 de la Cámara Argentina de la Construcción. Según sus dichos, esa mención no cayó bien a los empresarios y eso generó un cambio de programa del evento y el que cerró la convención fue el propio Néstor Kirchner, con un mensaje conciliador para las contratistas. “Se había terminado el informe preliminar y en una reunión que hubo en Rosario, frente a empresarios hablé por primera vez del tema del inicio de una investigación más formal sobre cuestiones de cartelización y lo repetí frente a esa Convención. Lo cual generó un estado de agitación entre los presentes. Alguien me dijo: ‘Doctor, justo acá viene a decir eso’. Recuerdo que mi respuesta fue, ‘si, justamente acá”.

Después de ese episodio, consultado específicamente por el fiscal, Lavagna contó que no tuvo ningún reproche en privado por parte del entonces Presidente de la Nación, ni de Julio De Vido, Nelson Periotti o José López, todos exfuncionarios imputados en esta causa.

Al mismo tiempo, reveló que debió renunciar a su cargo a pedido de Néstor Kirchner, pero que los motivos para pedir su salida no estuvieron relacionados con estos hechos, sino con diferencias con Kirchner por su presencia en el Coloquio de Idea, lo que generó tensiones en la relación entre ambos. “Para ser estricto le voy a decir que nunca renuncié, sino que a pedido del Presidente puse a disposición el cargo. Fue el 28 o 29 de noviembre de 2005”, relató.

Aportes a las defensas

En otros pasajes de su declaración, lejos de sumar elementos a la acusación el exministro aportó argumentos para las defensas de los imputados. Dijo que todas las obras viales pasan por el Presupuesto Nacional, que es aprobado por el Congreso de la Nación y que tiene numerosos procesos de control y análisis; que los plazos de las obras se extendían, en parte, por la falta de pago a las contratistas; que la “logística, estructura ferroviaria, etc encarece los trabajos” en algunos puntos del país (lo que sucede en Santa Cruz) y que hay “diferencia en infraestructura de movilidad entre las provincias”. También, contó que “se asignan fondos no sólo por la cantidad de población”, lo que derriba el argumento acusatorio sobre beneficios a Santa Cruz por sobre otros distritos a pesar de la baja cantidad de habitantes.

Fuente: Ambitofinanciero

Please follow and like us: