,

Lanus supercopado

El Campeón de las Cuatro Estaciones volvió a hacerlo. Y, de nuevo, con un nocaut XXXL, en la jeta del poderoso. Le tocó a Boca, le tocó a San Lorenzo, le tocó a Racing, y ahora le tocó a River

Mirás al cielo y la noche, te juro, parece venirse abajo. No hay techo que aguante. No entendés, por suerte, si la lluvia pinta de afuera hacia adentro o de adentro hacia afuera. No te importa. Venga ese abrazo. Ese beso al alma. Sentimiento Unico. Celebrá. Sos Lanús. Sos el Laucha, sos Pepe, sos Maxi. Sos, anónimo, una partecita fundamental del Club de Barrio Más Grande del Mundo. Sos el mejor. Te golpeás el pecho. La grieta se abre y todo se revuelve entre diagonales.

Empapado de gloria, tu fuego sagrado derrite paradigmas, quema viejos manuales de historia. Te creés rico –en un ghetto de flacas billeteras- y humilde en el mismo llanto. Tu vida es un tango y naciste para bailar.

Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches se ha mezclao la vida… En el 506. Y en el 2017 también. Ya sabés –y saben, todos saben- que estás haciendo ruido. Que vivís silenciosamente haciendo ruido. Llegó viejo, la sexta vuelta olímpica llegó. Supercopados.

Porque La Plata –cada tanto- hace la felicidad. El Campeón de las Cuatro Estaciones volvió a hacerlo. Y, de nuevo, con un nocaut XXXL, en la jeta del poderoso. Le tocó a Boca, le tocó a San Lorenzo, le tocó a Racing, y ahora le tocó a River. Y no se trata de un milagro. Es una simple y compleja consecuencia: en el Top Five de la tabla de puntos acumulados durante las últimas 20 temporadas, coqueteando el primer puesto de la década, 12 años de participaciones internacionales al hilo… Así y todo, a pesar de todos los números a favor, lo esencial sigue siendo invisible a los ojos.

Un plus armónico subyace en cada esquina de la ciudad. El Club de los Socios, casi 30.000, unido, jamás será vencido. Por eso, mirás al cielo y la noche, te recontrajuro, se viene abajo. Quinto título desde el Bombonerazo 2007 hasta hoy. Quinto equipo más festejador de la Centuria… Venga ese abrazo. Ya se va la caravana detonada para el Sur. Llueve en el corazón. Y qué va. El Quinto Grande del Siglo XXI no tiene techo.

Fuente:http://www.ole.com.ar/opinion/Grande-siglo-XXI-lanus-de_frente_0_1736826306.html