La verdad sobre el experimento que algunos llamaron la «máquina del tiempo»

El reciente experimento sobre el regreso al pasado de una computadora cuántica, llevado a cabo por físicos de Rusia, EEUU y Suiza, hizo mucho ruido en los medios que se dividieron entre los que casi anunciaron la creación de una máquina del tiempo y los que opinaron que la investigación incluso podría dañar la reputación de la física cuántica.

Sputnik conversó con uno de los autores del estudio, Gordéi Lesovik, doctor en ciencias físicas y matemáticas, jefe del laboratorio de física de las tecnologías cuánticas de información del Instituto de Física y Tecnología de Moscú, para arrojar luz sobre la esencia del estudio titulado ‘La flecha del tiempo y su reversión en la computadora cuántica IBM’ (Arrow of Time and its Reversal on IBM Quantum Computer, en inglés).

Gordéi Lesovik (drcha.) y Andréi Lébedev (izda.), autores del estudio 'La flecha del tiempo y su reversión en la computadora cuántica IBM'.
Gordéi Lesovik (drcha.) y Andréi Lébedev (izda.), autores del estudio ‘La flecha del tiempo y su reversión en la computadora cuántica IBM’.

Durante el experimento, los físicos lograron hacer viajar una computadora cuántica al pasado por una fracción de segundo. Lesovik comparó el hecho con una «historia cuántica de Benjamin Button», en alusión a la película ‘El curioso caso de Benjamin Button’, basada en la historia de un hombre que nace con el cuerpo de una persona de 80 años y que con el transcurso del tiempo va rejuveneciendo.

«Si tenemos un Benjamin Button cuántico, lo colocamos en nuestras computadoras IBM, realizamos cierta operación rápida y luego lo mantenemos allí durante un año. En vez de envejecer un año será un año más joven. Así es como funciona este dispositivo».

Muchos medios de comunicación utilizaron el término ‘máquina del tiempo’ en sus titulares de los artículos sobre el experimento. No obstante, la revista MIT Technology Review del Instituto Tecnológico de Massachusetts observó que la aplicación de este término en dicho contexto «está muy lejos de la realidad».

Lesovik, a su vez, señaló que «llamarlo máquina del tiempo o dispositivo Benjamin Button es cuestión de gusto».

«No es una máquina del tiempo de [Herbert] Wells, porque allí el hombre no cambia de edad, está en su máquina y llega a diferentes tiempos. Se trata de un dispositivo de otro tipo. Pero, sin duda, está relacionado con la evolución en el tiempo», comentó a Sputnik.

El científico admitió que algunas frases de los periodistas pueden percibirse de forma ambigua por los lectores, pero añadió que «es común para el periodismo que busca hablar de manera breve y llamativa».

El artículo de MIT Technology Review comparó el experimento con una simple «reproducción en reversa de un vídeo».Lesovik aseguró en declaraciones a Sputnik que esta comparación es incorrecta y calificó la publicación del MIT de «incompetente» que «no se corresponde con el nivel» de la institución, en particular porque cita a un experto, sin revelar su nombre, lo que no es común para la comunidad científica.

Según el físico, se está preparando una respuesta profesional al artículo del MIT.

Mientras tanto, con referencia a la misma publicación del Instituto Tecnológico y las palabras del experto anónimo, Forbes México aseguró que «diversos miembros de la comunidad científica han cuestionado la utilidad del experimento y la investigación, incluso argumentan que está dañando la reputación de la física cuántica», aunque no se trataba del experimento en sí, sino más bien de su presentación en los medios.

Lesovik, por su parte, calificó este tipo de declaraciones como «amarillistas», y explicó a Sputnik en qué consiste la utilidad de su investigación.

«En realidad, el hecho de que se haya modelado cierto movimiento de las partículas no es tan importante. Lo importante es que fue una evolución cuántica real del sistema. Se llevó a cabo una acción que se llama conjugación de la función de onda, después de la cual el sistema empezó a evolucionar hacia atrás en el tiempo, hacia su estado inicial. La imperfección de la computadora IBM exigió un algoritmo complicado que ideamos para realizar el experimento».

Además, los autores del estudio propusieron una visión general sobre la aparición de la irreversibilidad en el tiempo: «Se puede revertir el movimiento solo por medio de un supersistema (…), en la naturaleza no pasan estas cosas, por eso el movimiento en reverso es imposible, pero en los sistemas artificiales, como la computadora cuántica que supone un control total de cúbits, es posible».

En la actualidad, la imprecisión de las computadoras cuánticas no permite garantizar un control realmente total. Por lo tanto, los científicos mostraron su modelo en dos o tres cúbits y todavía no han logrado revertir la evolución de un objeto cuántico más notable, compuesto de 10, 20 o más cúbits.»La utilidad de este tipo de manipulaciones es incuestionable. En la resonancia magnética nuclear, la operación de reversión de la evolución, que se llama eco de espín o desacoplamiento dinámico para los cúbits, es una operación extremadamente útil que permite aislarse parcialmente de las fluctuaciones exteriores o de una dinámica innecesaria y que puede mejorar, en particular los métodos de la tomografía por resonancia magnética. Son cosas totalmente aplicables a la práctica», concluyó Lesovik.

Fuente: Sputnik